Compartir o Ver en sitio web
27/02/2015#180
 
 
 

PRIICA adopta un ritmo más acelerado

 
 
 

El Programa Regional de Investigación e Innovación por Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA) proyecta un ritmo más acelerado de ejecución local.

Con el fin de consolidar la figura de los Consorcios Locales de Investigación e Innovación (CLIITAS) y aumentar la divulgación de las investigaciones, se anticipan 20 meses muy intensos de trabajo en los cuatro cultivos priorizados: papa, yuca, tomate y aguacate.

En 2014, con PRIICA se formularon programas estratégicos de innovación y proyectos de investigación. Se perfila que en 2015, los pasos estarán orientados a la generación y validación de tecnologías.

“Queremos el éxito del proyecto y exhorto a los productores a maximizar resultados y productividad”, dijo el Representante del IICA en El Salvador, Gabriel Rodríguez, durante un taller de coordinación con unos 35 actores del Programa, celebrado el viernes 20 de febrero.

Durante la actividad, se aclaró que el IICA imprimirá velocidad tanto técnica como administrativa a las fases subsiguientes, lo que sumado al acompañamiento del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), generarán un mayor dinamismo y presencia en los territorios de incidencia.

Luego de analizar el estado actual de los pasos dados en El Salvador y hacer un comparativo regional, los participantes del evento definieron elaborar un programa de visitas; atraer más gente al programa; ejecutar más rápido trabajando con énfasis en los temas: seguridad alimentaria y nutricional; así como en agrocadenas, en los próximos meses.

Además, el CENTA y el IICA fomentarán más intercambios, capacitaciones y otras actividades de conocimiento. Tendrá mayor énfasis el preparar las condiciones para aumentar las parcelas demostrativas y los bancos de semilla, en los programas de investigación; así como la puesta en práctica de aspectos innovadores sencillos.

La alimentación del sistema de seguimiento, con su respectivo levantamiento de datos, mantendrá su continuidad y se fortalecerá en los próximos meses. Y se buscará crear publicaciones técnicas con insumos locales.

Productores, miembros de los cuatro consorcios, técnicos, investigadores y enlaces acordaron una próxima reunión para el 20 de marzo.

El PRIICA es un programa financiado por la Unión Europea (UE), cuyos fondos ascienden a € 5,6 millones de euros y pretende reforzar la seguridad alimentaria y nutricional de los agricultores en Centroamérica y Panamá, a través de innovaciones tecnológicas agrícolas.

 

Presentación de propuestas sobre ventanilla única

 
 
 

La Oficina del IICA en El Salvador cooperó técnicamente con propuestas sobre el Proyecto “Ventanilla Única”, el cual fue expuesto ante distintas instancias gubernamentales, a mediados de febrero.

La tarea estuvo a cargo de Carlos Fernández Reyes, ingeniero agrónomo con experiencia en tecnologías y sistemas de información, quien realizó una segunda visita al país, para explicar las referidas propuestas del Sistema Ventanilla Única, el cual consiste en un concepto que acerca a la gente hacia las instituciones.

“El usuario – sin necesidad de trasladarse – puede hacer una gestión, tramitar, consultar, informarse, asesorarse técnicamente, teniendo una conexión a una página web”, indicó Fernández, quien sugiere – para el caso – una plataforma de procesos.

El experto efectuó las propuestas para el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), incluyendo una para la Dirección General de Desarrollo de la Pesca y Acuicultura (CENDEPESCA), y el Ministerio de Economía (MINEC).

Uno de los aspectos sobre los cuales hizo énfasis fue que en este tipo de mecanismos la coordinación y articulación interinstitucional son básicos en una fase previa; así como el fortalecimiento de un sistema de monitoreo y seguimiento, y capacitaciones focalizadas, en una etapa operativa.

Fernández asegura que existen distintos tipos de ventanilla única, unas de carácter informativo y otras interactivas. Para El Salvador, sugiera la última.

Las propuestas y recomendaciones surgieron luego de una primera misión en octubre 2014, que respondía a una solicitud del MAG. En esa ocasión, se efectuó una fase de análisis y verificación de procesos existentes en las entidades interesadas.

Inicialmente, el requerimiento respondía a una necesidad de promover la captura y disponibilidad en tiempo real de la información de los servicios fito y zoosanitarios en El Salvador, para facilitar gestiones.

Contar con un sistema de ventanilla única produce amplios beneficios, según Fernández, quien menciona la agilización y seguimiento de trámites a distancia, la reducción de costos económicos (por ejemplo en recurrentes traslados del productor a las oficinas centrales de una institución) y el ahorro en tiempo.

Si las entidades agrícolas apuestan por un mecanismo como el citado, ayudan especialmente a los productores, facilitándoles el intercambio de información; y abren un proceso descentralizado, para efectuar trámites y otras gestiones desde un lugar cercano, incluso desde casa o una oficina local más próxima.

 

Inspectores públicos de alimentos mejorarán sus capacidades técnicas

 
 
 

El Salvador está en la lista de países que se beneficia con la creación de una “Escuela Regional Virtual de Inspección de Alimentos (ERVIA)”. Como uno de los requisitos previos para esta iniciativa, la Oficina del IICA en El Salvador suscribió una carta de entendimiento con la Universidad José Matías Delgado (UJMD), este mes.

“Se espera que con la creación de un cuerpo de inspectores que maneje controles armonizados se minimicen los obstáculos al comercio regional y se promueva la modernización y el mejoramiento permanente de los reglamentos”, dijo Robert Ahern, líder de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad de los Alimentos (SAIA) del IICA.

La idea consiste en la realización de cursos virtuales orientados, inicialmente, a elevar las capacidades técnicas de unos 140 miembros que se desempeñan, actualmente, como inspectores en los Ministerios de Salud, y en agricultura y Ganadería. Un segundo grupo de becarios iniciará clases en agosto, ya que las capacitaciones tienen una duración de seis meses.

El funcionamiento de ERVIA le apuesta a mejorar la inocuidad de los alimentos frescos y procesados en Centroamérica y República Dominicana, contribuyendo con esa acción a la salud pública y a la armonización de los procedimientos de inspección en aduanas u otros puntos de control.

Con los primeros alumnos, la entidad académica homogenizará conocimientos y promoverá un equilibrio entre diferentes niveles académicos y especialidades para alcanzar los objetivos de aprendizaje.

Para la UJMD, en alianza con IICA, la formación de inspectores y auditores de alimentos, a través de un ambiente virtual, constituirá un primer ejercicio donde se utiliza una plataforma en línea, a través de internet, para llevar conocimientos en materia de sanidad e inocuidad.

La Universidad colaborará con personal profesional, docentes en inocuidad de alimentos, para apoyar los cursos virtuales citados. También, pondrá a disposición sus instalaciones físicas, tecnológicas y operativas para facilitar el proceso educativo.

Entre los temas que se impartirán están: Fundamento de química y microbiología, peligros y riesgos en alimentos, aplicación de buenas práctica, legislación reglamentos y normas, así como los principios modernos de inspección.

La firma de una carta de entendimiento suscrita por el Rector de Universidad Matías Delgado, Dr. David Escobar Galindo, y el Dr. Gabriel Rodríguez, Representante del IICA en El Salvador, abrió las puertas para este proyecto educativo.

Esto es posible gracias al financiamiento del Fondo para la Aplicación de Normas y el Fomento del Comercio (STDF, por sus siglas en inglés).

 

Continúan las actividades de la Mesa de Cooperación

 
 
 

El Plan Quinquenal de Desarrollo del Gobierno de El Salvador (PQD) y el Plan Estratégico del Sector Agropecuario del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), abordado en el marco del primer instrumento, fueron los temas principales de la segunda reunión de la Mesa de Cooperación Internacional para la Agricultura, celebrada el 25 de febrero anterior, en la sede de FAO El Salvador.

Carlos Moreno, Director de Seguimiento y Evaluación de la Secretaría Técnica de Planificación de la Presidencia (STPP), expuso que el PQD constituye el instrumento de política pública de más alto nivel gubernamental, que define las prioridades y traza la ruta del quinquenio para evitar la generación de iniciativas que no se articulan entre sí.

Además, explicó que el documento ayuda a definir la orientación de los recursos y estructurar el marco para el diálogo y la concertación, de acuerdo a los lineamientos concertados.

Según el expositor, existen en el país 104 iniciativas distintas, de diferentes sectores, que están desarticuladas.
Exhortó a los asistentes de la cooperación a que sus recursos afecten las variables de desarrollo, mediante productos y resultados que produzcan impactos en los territorios y en grupos poblacionales específicos, aplicando un enfoque de gestión por resultados.

Asimismo, Moreno reiteró las tres prioridades del Gobierno: generar empleo productivo, impulso a la educación con inclusión y equidad, y la seguridad ciudadana.

Uno de los puntos también citados fue que la gestión gubernamental en los siguientes años deberá contar con instrumentos de seguimiento, evaluación y divulgación para que las instituciones públicas sean medidas, y caminen en la dirección estratégica marcada por el Plan del quinquenio.

Por su parte, Jorge Salinas, del MAG, tuvo a cargo el segundo punto, la explicación del PEI de ese Ministerio, denominado “Agricultura para el Buen Vivir”, citando que además de diseñar la política sectorial tienen como retos: impulsar el crecimiento sostenido del sector, reducir importaciones, sentar las bases para adaptación al cambio climático, atraer inversiones, lograr mayor inclusión de las mujeres y poblaciones priorizadas, fortalecer la capacidad de gestión del MAG y sus autónomas, y aprovechar la capacidad instalada.

Los cooperantes escucharon los lineamientos y consideraron evaluar sus aportes para armonizar acciones con las líneas principales del Estado.

En esa ocasión, asistieron representantes de AECID, Delegación de Unión Europea, Embajada de Chile, Embajada de China Taiwán, FAO, FIDA, IICA, JICA, MAG, Misión Taiwán, OIRSA, PMA, OPS y STPP.

El próximo encuentro tendrá como sede AECID, el próximo 14 de abril.

 

Pasantías, compromiso con la formación juvenil

 
 
 

Apoyando el compromiso por la formación académica y técnica de los jóvenes, la Oficina del IICA en El Salvador tiene abiertas sus puertas a pasantes que deseen realizar una experiencia profesional práctica, con fines didácticos.

Recientemente, recibió a cuatro estudiantes de tercer año de bachillerato, con especialidad en informática, del Colegio Santa Cecilia. La referida institución es parte de la comunidad cercana a la institución y mantiene ejercicios prácticos para que sus alumnos se relacionen con casos reales en empresas u otras organizaciones.

Por un período de 240 horas reloj, Edgar Flamenco Hernández, Jonathan Edgardo Quintanilla, Carlos Iván Marín y Rodrigo Josué Campos estarán colaborando con nuestra entidad en diversas actividades dictadas por la Representación.

Entre las tareas asignadas están: mantenimiento de equipos, inventario informático y actualización de recursos o herramientas. Todo cuenta con la supervisión de la Administración del IICA.

Una serie de valores y actitudes, mostradas por parte de los estudiantes, son tomadas en cuenta para llevar a buen término la oportunidad de pasantía, la cual constituye una ventana de aprendizaje.

En otras ocasiones, la Oficina también ha recibido a estudiantes universitarios y de post grado para este tipo de modalidad formativa.

 

IICA se suma al llamado de FIDA sobre cambio climático

IICA participó en la presentación del documento “El Salvador. Evaluación Ambiental y Cambio Climático”, a cargo de PRISMA como contribución de FIDA, en el marco del Grupo de Diálogo Rural.

Atendiendo el llamado al compromiso efectuado por FIDA y PRISMA, el Instituto mantendrá su disposición de cooperar con el diálogo y la articulación de agendas sobre los temas de agricultura, medio ambiente y cambio climático.

En la presentación del estudio, se reconoció que el cambio climático y la creciente variabilidad climática representan una amenaza, sin precedentes, para El Salvador.

El documento que engloba un recorrido por un conjunto de políticas relativas al rol productivo del agro, resalta su faceta vulnerable frente al cambio climático, y sus prácticas actuales con crecientes y costosos impactos negativos sobre los medios de vida, lo que crea restricciones a la seguridad alimentaria y nutricional; así como al desarrollo de otros sectores (infraestructura, salud, recursos hídricos y ecosistemas críticos como manglares y humedales).

Plantea, además, la masificación de modelos de agricultura, ganadería y silvicultura sostenibles adaptados a las distintas condiciones locales. En ese aspecto, cobran especial importancia las propuestas agroforestales, particularmente las relacionadas con la producción de granos básicos; la ganadería (sistemas silvopastoriles); la ampliación del cultivo del cacao; y la renovación del parque cafetalero.

Algunas de las conclusiones reveladas indican que El Salvador posee ecosistemas muy diversos, al igual que condiciones agroecológicas, sociales, económicas y organizativas distintas, lo que exige redefinir el rol y el accionar de las instituciones del gobierno central en los territorios, especialmente la interacción y sinergia entre los Ministerios Agricultura y Ganadería (MAG) y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

Ante eso, FIDA y PRISMA promueven sumar esfuerzos mediante un programa o espacio específico de acción conjunta con elementos claves como:


  1. Un modelo de extensión agropecuaria con abordajes y marcos de acción amplios en términos territoriales.
  2. Articulación territorial a partir del fortalecimiento de las formas de organización tales como redes, plataformas locales o territoriales articuladas con los niveles de decisión nacional. Incluyendo responsabilidades a las organizaciones locales (municipales y comunitarias).
  3. El desarrollo de una agenda de investigación e innovación que proporcione marcos orientadores y soporte técnico para la transformación masiva de prácticas. Con relación a este punto, se señaló que las instancias públicas y privadas generadoras de conocimiento juegan un rol clave, sobre todo si actúan de manera integrada y complementaria.

 

Evento - Marzo 2015

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gabriel Rodríguez
Cindy Hernández
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda