Compartir o Ver en sitio web
06/04/2015#181
 
 
 

Bosques en perspectiva ante la vulnerabilidad

 
 
 

“Los bosques más allá de la madera, se consideran totalmente estratégicos en aspectos relacionados a la vulnerabilidad y la protección de inversiones”, aseguró la especialista peruana en materia forestal, Patricia Luna del Pozo.

El Ministro de Agricultura y Ganadería, Orestes Ortez, recibió ese y otros aportes con relación a la consultoría sobre “El análisis de la actual política y ley forestal nacional y sus principales recomendaciones frente a la nueva estrategia del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG)”.

La presentación de resultados al Sr. Ministro del MAG, captó la atención de una veintena de actores locales, públicos y privados, así como otros cooperantes que apoyan el tema. La actividad también contó con la participación del Excelentísimo Embajador de Perú, Eric Anderson Machado, así como via webex del Dr. Gustavo Cárdenas, Representante de IICA en Honduras, cooperantes de GIZ, CATIE y autoridades del MAG y MARN.

La cooperación técnica que el IICA brindó al MAG, fue desarrollada bajo la modalidad de Acción de Respuesta Rápida (ARR) en la cual participaron técnicos y profesionales del Instituto junto con la consultora internacional. Durante la ejecución de la ARR, se realizó con una amplia consulta de actores locales y dos visitas de la especialista peruana al país, entre febrero y marzo.

 
 
 

Detalles técnicos

Sobre el papel de los bosques, Luna comentó que estos constituyen una oportunidad para la competitividad, y al mismo tiempo son críticos para los medios de vida de la población rural.

Citó como ejemplo de lo anterior: el asocio de bosques con café y cacao, donde puede existir un manejo estratégico para una buena producción agraria y no solo forestal. También, mencionó la necesidad del ordenamiento forestal para manejo de diferentes paisajes.

En otro orden, la ponente exhortó hacia la gestión de los sistemas agroforestales y a la incorporación del enfoque de ecosistemas. Además, reveló el concepto de conservación productiva, que implica aprovechamiento sostenible.

Pasos pendientes

Sobre el análisis de los instrumentos vigentes el país en términos de regulación y planeación estratégica, manifestó con base en las opiniones recopiladas por diferentes voces del sector, que la Política Forestal propuesta posee una visión integral, pero que el reto grande para El Salvador es volverla operativa. Por otra parte, sobre la Ley indicó que debe considerarse como una caja de herramientas que tome en cuenta la diversidad de paisajes.

Surgió la pregunta, ¿qué le falta al país para entrar en otra dinámica? Articulación entre varios ministerios y visión compartida. Alimentar un sistema de información y actualizar el inventario forestal. El fortalecimiento de capacidades tendiendo a la especialización en carreras académicas relacionadas, y asistencia técnica para el manejo de sistemas agroforestales. Asocio entre grandes y pequeños, en relaciones justas para entrar a la operación.

Con relación al tema de los incentivos, Luna consideró –con base en las consultas efectuadas- que para el caso deberían ser diferenciados, según tipo de usuario. Reveló a manera de ejemplo los incentivos de transferencias directas condicionadas en Perú, con los cuales es viable generar negocios competitivos a nivel de una comunidad, brindándoles ayudas monetarias, las cuales se invierten en sistemas agroforestales.

La consultoría avaló la intención país de aprovechar la oportunidad para el desarrollo de instrumentos de adaptación al cambio climático y mitigación, especialmente en lo vinculado al sector agrario.

Uno de los mensajes finales fue la invitación a pasar de extractores a manejadores; así como revisar la gradualidad en las sanciones en los retos del control forestal y evaluar muy bien la descentralización en el otorgamiento de permisos.

“Si los bosques no se hacen productivos, no se manejan terminan siendo destinados a otros fines. Sin olvidar que en El Salvador al ser un país pequeño se necesita mucha innovación y tecnología, mucho valor agregado”, puntualizó Patricia Luna.

 

Evaluación técnica de empresas agroexportadoras

 
 
 

José Luis Zarceño es un pequeño agricultor de loroco y jocote, productos que terminan en el mercado “nostálgico” de Estados Unidos, empacado y comercializado a través de un tercero para satisfacer el paladar de los salvadoreños en ese país.

Zarceño quiere aprender qué aspectos mejorar en su plantación para continuar vendiéndole al agroexportador. Él sabe que el panorama y las reglas del juego pueden cambiar con la nueva normativa de la Ley de Modernización de la Inocuidad de los Alimentos (FSMA, por sus siglas en inglés), en las exportaciones de alimentos hacia Estados Unidos.

Cuaderno en mano, Zarceño toma apuntes de las sugerencias que le dicta Daniel Orellana, representante regional de USDA. Con la voluntad de aprender y entrar, aunque sea despacio, en la dinámica de la trazabilidad y las recomendaciones sanitarias básicas, empieza a darse cuenta del camino por recorrer…

Así como el pequeño productor, empresas de otro nivel, ubicadas en otro eslabón de la cadena productiva, también deben esforzarse y realizar cuanto antes ajustes para cumplir con las exigencias que se avecinan.

En marzo, se realizaron evaluaciones voluntarias a empresas salvadoreñas exportadoras de frutas y hortalizas, frescas y procesadas, para medir el grado de preparación ante las exigencias de las propuestas de reglamentos de la Ley FSMA.

Gracias a la iniciativa de USDA, IICA y la Universidad de Texas Tech, con la coordinación de la Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT), fue posible visitar plantas agroindustriales, por parte de especialistas de esas organizaciones y representantes del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

La finalidad era sencilla: ayudarlos a determinar su grado de cumplimiento en relación con estas disposiciones y al mismo tiempo identificar áreas de fortalecimiento y desarrollo de capacidades.

Hidroexport, productora y exportadora de chile dulce, Agrotropical, orientada a pulpas y mermeladas de diversas frutas, y La Qiruba, una producción de pequeña escala de loroco y jocote, fueron los sitios seleccionados para aplicar una herramienta del IICA, la cual permite conocer el grado de preparación frente a las exigencias de las propuestas de reglamentos de la Ley FSMA.

En la misión participaron: Ana Marisa, Cordero, Especialista Sanidad Agropecuaria e Inocuidad de los Alimentos (SAIA) del IICA, y Medardo Lizano, por parte de la Oficina del IICA en El Salvador, Brenda Inestroza de la Universidad de Texas Tech, Daniel Orellana del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) e inspectores de la Dirección General de Sanidad Vegetal del MAG.

 

La Carrera, una hacienda donde la innovación es una prioridad

 
 
 

La Hacienda La Carrera, en el oriente del país, específicamente en Usulután, es actualmente un conjunto de innovaciones por donde quiera que se vea.

Con cultivos como cacao, plátano y caña de azúcar, el lugar es una unidad productiva interesante. Primero, resalta su modelo de asociatividad, el cual empodera a sus trabajadores de una forma particular, y produce un nivel de motivación que deriva en el empeño de impulsar un negocio agrícola competitivo. Eso incluye la preferencia por mano de obra de la zona y la apertura de opciones laborales para jóvenes y mujeres, contribuyendo a elevar niveles de vida.

En segundo lugar, hay un secreto de gran aroma y sabor, este último tan dulce como el chocolate: La exportación de cacao fino de El Salvador a la Costa Este de Estados Unidos. Acción que es posible gracias a un dinamismo adquirido en los últimos años, una plantación que data desde hace un siglo y que superó décadas de abandono, una marca prometedora, cerca de 100 jornales, aplicación de tecnologías agrícolas y procesos tradicionales, vivero propio, rastreo o control de procedencia de las mazorcas y como ingrediente final: mucha innovación en el proceso de fermentación y secado.

 
 
 

Gracias a la captura tecnológica y de mejores prácticas en diversos países productores de cacao, La Carrera ha desarrollado su propio sistema de secado al sol utilizando un innovador mecanismo de gavetas.

Efectivamente, como en un “armario” al aire libre y bajo sol, las gavetas plegables, se extienden o contraen según la necesidad, superando así el proceso de secado en patios. Con ese cambio sustancial, la pureza del cacao aumenta al eliminarse las impurezas del secado tradicional en el suelo. Las ventajas del sistema incluyen facilidad práctica para la mano de obra, que remueve las pepitas del producto, y aumenta la protección ante las travesuras del clima.

A esa labor agrícola, se le suma la producción, empacado y exportación de un contenedor de plátano por semana, comercializado a través de una compañía internacional de amplio reconocimiento en el rubro.

Como anécdota, Víctor Santos, Gerente General de La Carrera, cuenta que los salvadoreños en Estados Unidos, quienes se percatan de la procedencia de esos plátanos nacionales, literalmente contribuyen a agotar las existencias, pero detrás de esa demanda de anaquel hay todo un esfuerzo.

Una plantación que incluye desde la reproducción controlada y tecnificada de plantas, un manejo agronómico constante, riego, buenas prácticas agrícolas en el proceso y, próximamente, la incorporación de una moderna transportadora que completará el movimiento de los racimos con menores daños. Todo con monitoreo y control de calidad.

Y finalmente, la producción de caña, incluyendo segmento orgánico, complementa las operaciones de menor escala antes citadas. Sin faltar unos toques de agroturismo.

La inversión, la diversificación, el interés por el conocimiento de vanguardia y ancestral, la exploración del mercado, el deseo de superación y el aprendizaje constante hacen la diferencia en esta unidad productiva agrícola, la cual está innovando para aumentar el valor de su oferta, permitiendo – en su conjunto – elevar un ejemplo de agro dinámico y moderno, donde se abren oportunidades con más de 600 empleos en total, durante distintas época de cosecha.

 

Más camino recorrido con PRIICA

 
 
 

Mes a mes, la revisión del Programa Regional de Investigación e Innovación por Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA) será clave para recorrer más camino con los cuatro productos cadena y ampliar beneficios.

Edmundo Mendoza, Director Ejecutivo del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) “Enrique Álvarez Córdova” calificó la reunión, correspondiente a marzo, como un giro importante y reiteró el respaldo para el avance acelerado.

Una revisión actualizada de alcances por cada cultivo priorizado: tomate, yuca, papa y aguacate fue presentada a los líderes y miembros de consorcios, por parte de los técnicos e investigadores del CENTA, con el apoyo de la Oficina del IICA.

Con relación al consorcio papa, Carlos Siliezar, explicó sobre los dos trabajos de investigación que están llevando a cabo: Métodos de propagación de mini tubérculos de papa, en el cual efectuarán la siembra hidropónica de la planta en baldes con fertilizante, a fin de verificar si se producen más tubérculos.

También, habló sobre los abonos orgánicos como alternativa de mejoramiento de los suelos para la producción de papa.

En cuanto a los pasos siguientes, el investigador adelantó sobre la gestión para la entrega de semilla y la compra de materiales destinados a la fabricación de seis macro túneles.

Respecto a la cadena aguacate, Carlos Dimas, mencionó la actualización de la información para el cambio de temas de investigación. Además, reportó que la formación de capacidades con PRIICA ha tenido como antecedente técnicas de injertos dirigidas a estudiantes del bachillerato agrícola y agricultores. Reveló que están pendientes con las Escuelas de Campo.

Al reportar tomate, Fulvio Rivas, indicó que existen dos ensayos tolerantes a plagas, con altos rendimientos; uno de ellos es un avance ante el ataque producido por mosca blanca.

En este producto cadena, se contabilizan 16 Escuelas de Campo hasta el presente, y el trabajo ha tenido como énfasis variedades criollas de Centroamérica. Además, la preparación de bocashi, fertilizante que ha funcionado para establecer una parcela demostrativa al aire libre aplicando el método de capilaridad, y donde se controlan plagas con una mezcla particular: harina y detergente.

En el cultivo yuca, Luis Ernesto Trujillo, recapituló las actividades de seguimiento con personal del IICA y la Unidad Género y Transferencia de CENTA, la elaboración de la currícula de las Escuelas de Campo; el apoyo para la capacitación en el tema de agronegocios por parte del MAG, y la siembra de parcelas para la multiplicación de variedades de yuca.

De cara al segundo trimestre, Trujillo manifestó que orientarán la labor a la validación de la yuca colombiana rosada; continuarán con los muestreos, en campo, de plagas y enfermedades y el seguimiento de las parcelas para la toma de datos.

Además, en coordinación con el Laboratorio de Alimentos de CENTA, se efectuará la comparación de métodos de deshidratación de yuca y la elaboración de los productos con harina de ese tubérculo.

La actividad de PRIICA permitió a miembros del programa conocerse, actualizarse, intercambiar ideas e inquietudes; así como aclarar dudas con personal de CENTA y del IICA. Para fomentar el uso de tecnologías, se abrió un espacio para que FIAGRO presentara la plataforma Agromóvil, que facilita la asesoría técnica por teléfono.

El PRIICA es un programa financiado por la Unión Europea (UE), cuyos fondos ascienden a € 5,6 millones de euros y pretende reforzar la seguridad alimentaria y nutricional de los agricultores en Centroamérica y Panamá, a través de innovaciones tecnológicas agrícolas.

 

Cruce inicial de experiencias ganaderas

 
 
 

Un recorrido por dos ganaderías pertenecientes a La Central Cooperativa Agropecuaria (CCA), con sede el departamento de La Paz, efectuó el Representante del IICA en El Salvador, Gabriel Rodríguez, al cierre de marzo.
La visita permitió conocer el manejo técnico que realizan dos de las 11 cooperativas adscritas a la CCA; así como su estado actual en cuanto a instalaciones, hato, ordeño, producción de leche y aspectos sanitarios.

José Luis Cubías, José Ramiro Salazar y Rubén Darío Martínez, todos directivos de CCA, fueron los encargados de brindar el panorama técnico de las Cooperativas Santo Tomás y Hoja de Sal.

Los ganaderos y Rodríguez mantuvieron un diálogo abierto con base en la realidad y posibilidades locales; intercalando detalles de la experiencia de Argentina, Brasil y Uruguay, paises con amplia tradición en ganadería. Eso permitió externar de forma inicial una serie de sugerencias a la CCA para mejorar el negocio lechero.

Las cooperativas visitadas poseen ganadería de doble propósito y cuentan con ordeño manual. La productividad lechera oscila, entre otros aspectos, por la nutrición de los animales debido a la disponibilidad de pastos y otros productos. Esos factores inciden en los rendimientos y en la posibilidad de llegar a otros mercados de forma directa del producto.

De acuerdo al recorrido exploratorio y a la muestra ganadera visitada, IICA evaluará opciones de cooperación técnica conjunta con otros socios, para contribuir con el mejoramiento de temas relacionados a la sanidad e inocuidad, mejora o fortalecimiento de capacidades en diversos temas, incluidos los aspectos de gestión empresarial y comercialización.

Actualmente, dos de las asociaciones adscritas a la CCA se dedican al rubro de las microfinanzas, el resto –en su mayoría- combina la ganadería de doble propósito con la producción de caña de azúcar. En general en el rubro cañero, la CCA y sus asociados poseen unas 2700 manzanas (1890 Hectáreas) y produce de forma estimada unas 216,000 toneladas. Mientras que en el ámbito ganado bovino lechero cuenta con unas 450 vacas en ordeño, que alcanzan una producción diaria de leche de: 5500 botellas (4163.50 litros) y mantiene 80 jornales permanentes.

Sin embargo, el camino por recorrer es largo para lograr estándares de competitividad y consolidar la venta de leche gado A. Actualmente, la CCA cuenta con el apoyo en intercambios de conocimiento, así como en organización y gestión de la Unión de Productores Agrícolas (UPA) de Quebec, Canadá, a través de UPA Développement International (UPA DI), ese vínculo también derivó en el acercamiento con las Oficinas del IICA en Canadá y El Salvador.

UPA DI es una sociedad, sin fines de lucro, que tiene como miembros a la Confederación de la UPA, una institución centrada en el desarrollo del medio rural de Quebec desde 1924. Agrupa a las federaciones regionales y los grupos especializados que están afiliados. Promoviendo un modelo de cooperación “de agricultores para agricultores”.

La UPA DI tiene por misión sostener la explotación familiar como modelo de agricultura duradera, apoyando a las organizaciones agrícolas democráticas, los sistemas colectivos de comercialización de los productos agrícolas y otras iniciativas que estructuren el futuro de la agricultura en los países en vías de desarrollo.

 

Acercamiento a la agricultura en la OMC

Con un recorrido muy didáctico y ameno, unos 20 actores locales reforzaron capacidades comerciales al conocer más sobre la dinámica del tema agrícola en la Organización Mundial del Comercio (OMC), los servicios del centro de referencia de esa entidad (ubicado en la Sede del IICA en Costa Rica), la cooperación técnica que mantiene el Instituto gracias a la alianza que data desde 2012 con esa organización; así como herramientas de información y bases de datos.

Representantes de los Ministerios de Relaciones Exteriores, Economía, y de Agricultura y Ganadería; el Organismo Salvadoreño de Reglamentación Técnica (OSARTEC), el Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (PROESA), Plan Trifinio y gremiales empresariales asistieron, el pasado 19 de marzo, al Taller sobre la agricultura en la OMC y herramienta de información de comercio.

El evento estuvo a cargo de Adriana Campos, Especialista en Comercio y en Negociaciones Comerciales del IICA, quien brindó una capacitación con cuatro presentaciones, las cuales ilustraron a los asistentes sobre la ubicación del tema del comercio en los procesos de globalización, negociaciones comerciales, política de desarrollo, sistemas regionales y multilaterales; compromisos en temas comerciales, centro de referencia y servicios de cooperación técnica, entre la OMC e IICA.

Los Centros de Referencia reúnen asistencia técnica para el comercio y es el lugar desde el cual se puede acceder a toda la información sobre OMC, incluyen el acceso a publicaciones físicas y electrónicas, organización de videoconferencias sobre temas afines a la entidad, búsquedas e investigaciones especializadas en bases de datos sobre comercio; contacto con especialistas en comercio internacional y áreas vinculadas a la agricultura, sanidad agropecuaria, economía agrícola, políticas, negociaciones comerciales.

IICA es observador en la OMC y brinda cooperación a sus miembros a través de talleres, seminarios, videoconferencias, cursos en líneas, entre otros.

Más información: adriana.campos@iica.int

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gabriel Rodríguez
Cindy Hernández
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda