Compartir o Ver en sitio web
12/10/2012#101
 
 
 

Cacao: Reactivación comercial, medioambiental y cultural



   
Siembra simbólica de plántula de cacao por Howard Buffett. Le acompaña Gerardo Escudero, Representante de IICA en El Salvador
Siembra simbólica de plántula de cacao por Howard Buffett. Le acompaña Gerardo Escudero, Representante de IICA en El Salvador
 
 
 
 
   
 
 
 
 
   
 
 
 
 

“Estamos muy interesados en cooperar con el gobierno de El Salvador en el desarrollo de los campos para la producción del cacao; queremos trabajar en este país y desarrollar más productos”, expresó Howard G. Buffett, frente a más de 200 productores de cacao, provenientes de todo el territorio, reunidos, el pasado 8 de octubre, en el Centro de Desarrollo Productivo (CDP) “Tacuxcalco”, en el municipio de Nahulingo, departamento de Sonsonate.

La visita del representante de la Fundación Buffett es relevante cuando el país está experimentando, luego de muchísimos años, una reactivación del cultivo del cacao. Buffett, filántropo y agricultor, presidente de la Fundación que lleva su mismo nombre, está al frente de una organización que vela por el mejoramiento del nivel y calidad de vida de las poblaciones marginadas del mundo. Su interés por conocer directamente iniciativas dedicadas al cultivo del cacao en El Salvador confirma que la apuesta por la reactivación es prometedora.

La máxima autoridad de la reconocida Fundación acompañado por el Viceministro de Agricultura y Ganadería, Hugo Flores; el Representante del IICA en El Salvador, Gerardo Escudero y miembros de su Fundación, efectuó una gira técnica donde pudo observar in situ el trabajo que se está realizando en el país, así como interactuar directamente con los productores.

En un ambiente de ameno diálogo, los productores expresaron a Buffett y a sus acompañantes sus necesidades, expectativas y planes a futuro respecto al cultivo del cacao. Acceso a líneas de crédito para la reactivación de tierras ociosas; acompañamiento técnico y tecnificación del cultivo para obtener mano de obra calificada; acceso a los mercados, preservación del medio ambiente y la recuperación del cultivo ancestral propio de la región, fueron entre otras las inquietudes expresadas.

Los productores expresaron que su meta es cultivar 13 mil manzanas de cacao, de buena calidad, fino de aroma y que sea competitivo en el mercado, con lo cual se estarían beneficiando económicamente más de 5 mil familias y sus comunidades.

“El país posee excelentes condiciones: buena tierra y agua; miles de familias asociadas y organizadas, dispuestas a trabajar y apostar por el cacao cumpliendo con los requisitos que la industria requiere”, expresó Gerardo Escudero, Representante del IICA en El Salvador.

El lugar donde el filántropo-agricultor se reunió con productores fue el Centro de Desarrollo Productivo (CDP) de Nahulingo, uno de los 12 sitios establecidos por la cadena de cacao del PAF Cadenas Productivas, del Plan de Agricultura Familiar (PAF), que constituye una finca vitrina donde se ha establecido un vivero de cacao con capacidad de producir, anualmente, más de 60 mil plantas de cacao, con una proyección de unas 240 mil en cuatro años.

Allí mismo, se observó un jardín clonal con capacidad para producir 10,000 varetas de material genético certificado después de un año, proyección que satisfacerá la demanda de los miembros del CDP. El referido jardín está sembrado a alta densidad y permite elevados niveles de reproducción de plantas; en el mismo lugar se contarán con un banco de genes caracterizado molecularmente que garantizará el perfil y la procedencia de la producción y productividad.

En una estación previa, los visitantes recorrieron la finca Cuyancúa que pertenece a la Cooperativa ES-CACAO. La oportunidad fue propicia para mostrar el funcionamiento de un banco de germoplasma y un sistema agroforestal con cacao.

El Viceministro de Agricultura y Ganadería, Hugo Flores, invitó a la Fundación Buffett a acompañar y sumar esfuerzos para consolidar el desarrollo de las familias salvadoreñas dedicadas al cultivo del cacao.

Con azadón y pala, Buffett realizó un gesto muy especial en el CDP, ya que con sus propias manos realizó la siembra de un arbolito de cacao, lo cual avivó la motivación y esperanza entre los productores sobre la diseminación y reactivación del cultivo del cacao en país, para lo cual los primeros pasos han iniciado.

Una mezcla prometedora

Hablar de cacao en El Salvador es hacer referencia a una tradición ancestral desde los tiempos precolombinos. En la actualidad, el fruto está presente en la gastronomía cotidiana, acompañando comidas típicas. Pese al elevado consumo local, el país es un importador de cacao. Sin embargo, las potencialidades para aprovechar el tipo de cacao fino de aroma, presente en los suelos salvadoreños, existen. El interés y la voluntad de reproducirlo es un desafío que recién comienza. El esfuerzo gira en relación a los valores culturales de ciertas regiones donde, en una mínima expresión, sobreviven las tradiciones indígenas. Ese aspecto que vincula la cultura y el cultivo abre perspectivas turísticas en el marco del desarrollo rural y local.

La combinación de cacao en sistemas agroforestales, con arreglos frutales, maderables o la mezcla de éstos donde se cultiva bajo la sombra o se combina con especias y otras plantas, establece un potencial económico-comercial en armonía ambiental, debido a la mayor vegetación, producción de oxígeno y regeneración o preservación de los suelos.

Esas asociaciones donde el cacao trasciende del valor agrícola y se mezcla con elementos culturales, ambientales y económicos explican o justifican el por qué fue seleccionado como un cultivo prioritario que merecía ser reactivado con enfoque de cadena dentro del Plan de Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

 

Un asocio de éxito

   
Gira de campo en finca Cuyancúa
Gira de campo en finca Cuyancúa
 
 
 
 

La comitiva de la Fundación Howard G. Buffett visitó la finca Cuyancúa, en Izalco, Sonsonate en la cual los funcionarios pudieron apreciar –en terreno- el Sistema Agroforestal (SAF) empleado: combinación del cacao con el cultivo de plátano, teberinto, canela, vainilla y árboles forestales.

La oportunidad propició un diálogo entre la Fundación y la Sociedad Cooperativa de Productores de Cacao de El Salvador (ES-CACAO), quien designó como vocero a Rafael Trigueros, propietario de la finca. Éste expuso que antes cultivaba café de bajío, pero al observar una baja rentabilidad, decidió hacer una reconversión de la finca e iniciar un sistema estratificado de cultivo, combinando cacao con otras especies frutales y maderables.

El sistema diversificado ha proporcionado algunos servicios ambientales y económicos en proyección con múltiples ventajas tales como: protección y regeneración de suelos; mantenimiento de sombras, recarga hídrica y potenciales niveles productivos reflejados en beneficios económicos derivados del cacao y otras plantas cultivadas en asocio.

Los visitantes también pudieron conocer, en Cuyancúa, una amplia descripción sobre un banco de genes de cacao establecido en el lugar, donde se cultivan 40 tipos o accesiones de cacao de colecciones internacionales y algunos criollos.

Durante el diálogo, los representantes de la Fundación mostraron interés por conocer los objetivos de ES-CACAO. Respondiendo a la inquietud, Trigueros manifestó que entre los intereses de la Asociación está la reactivación del cultivo, a partir del incremento de las áreas de siembra, y la integración en una cadena agroproductiva.

ES-CACAO ha detectado un creciente interés local por el cultivo, pero entre las limitantes para seguir extendiéndolo señalaron las dificultades que enfrentan otros agricultores salvadoreños para encontrar líneas de financiamiento.

 

Modelo productivo nica digno de imitar

   
Manfred Günther, representante de Ritter Sport en Nicaragua
Manfred Günther, representante de Ritter Sport en Nicaragua
 
 
 
 

Una exitosa iniciativa integral de organización, acompañamiento técnico y capacitación hacia pequeños productores de cacao se está llevando a cabo en Nicaragua, bajo la coordinación y acompañamiento de la empresa alemana Ritter Sport, fabricante de chocolates de alta calidad a nivel mundial.

Ritter además de la compra del cacao procesado en Nicaragua, ha realizado, durante los últimos ocho años, una labor de capacitación en temas de procesamiento, organización y acopio con los productores.

“En este periodo, hemos transitado de 1 a 14 cooperativas y multiplicado el conocimiento desde la parte productiva del cacao, pasando por el procesamiento, hasta el acopio y la comercialización”, explica Manfred Günther, Reperesentante de la compañía en Nicaragua.

Desde 2004, el proyecto ha contado con la ayuda y sostenimiento de la organización Deutschen Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (GTZ GmbH)-organización de ayuda para proyectos de desarrollo-, en el ámbito del concepto de cooperación público-privada. Gran parte de su ayuda ha sido utilizada en el asesoramiento y formación de agricultores en cuestiones concernientes a aspectos organizativos y de gestión, técnicas agrarias, como así también en temas que atañen a la calidad y a la comercialización.

A partir de ello, comenta que los pequeños productores conocen y manejan apropiadamente los requerimientos de calidad que la empresa alemana exige para el cacao que producen y procesan. “Existe una constante capacitación y aprendizaje, pero lo más importante es que se ha unificado el conocimiento, para manejar una sola calidad. Luego de un período de casi dos años, se puede asegurar que existe bastante capacidad en Nicaragua para reconocer calidad en el cacao, actualmente”.

Para Günther, El Salvador constituye un escenario idóneo donde las condiciones climáticas y el capital humano que posee permitirían la implementación de la iniciativa. El representante de la empresa exhorta a realizar intercambios de experiencias, a partir de visitas técnicas a las cooperativas nicas, donde los salvadoreños puedan conocer el modelo, lo retomen y enmienden errores.

En el contexto de la reactivación del cultivo que está experimentando el país, dice, la decisión de los productores de cultivar la variedad fino de aroma generará la posibilidad de acceder a nichos de mercado fino de gran plusvalía, pues la demanda del cacao continúa en aumento. Impulsar este tipo de iniciativas conduce a una mejora en las condiciones de vida de las personas y contribuye con la protección de los recursos naturales. Günther ofreció estas reflexiones, durante una breve estadía por el país, que realizó por invitación del Representante de la Oficina del IICA en El Salvador, Gerardo Escudero, en momentos en que El Salvador apuesta hacia la reactivación del cultivo.

 

Acción ante el cambio climático

   
Miembros del panel de discusión durante presentación del Estudio Tortillas en el Comal
Miembros del panel de discusión durante presentación del Estudio Tortillas en el Comal
 
 
 
 

El estudio denominado Tortillas en el Comal: los Sistemas del maíz y frijol en Centroamérica y el cambio climático (TOR, por sus siglas en inglés), propone cinco recomendaciones estratégicas de adaptación, apropiadas para zonas geográficas específicas y a las condiciones socioeconómicas de los pequeños productores: intensificación sostenible para aumentar la productividad de los cultivos; la diversificación de los sistemas de producción para mantener la vegetación de los suelos; construcción del capital humano y social; el aumento de los ingresos no agrícolas como fuentes de ingreso más seguras y la diversificación de la agricultura como estrategia de medio de vida.

“Son guías o puntos de partida, no recomendaciones absolutas-explicó Alex Schmidt, de TOR- para el debate entre las partes interesadas: los pequeños productores y sus comunidades”.

Según datos que arroja la investigación realizada por la Catholic Relief Services (CRS), El Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT, por sus siglas en inglés), bajo el auspicio de la Fundación Howard G. Buffett, la calidad del suelo es una de las determinantes principales de los efectos del cambio climático en la producción de maíz; pequeños productores ubicados en suelos degradados experimentarán pérdidas significativas en la producción comparados con los ubicados en suelos de buena calidad. Para los países centroamericanos esta situación es fundamental, pues el 75% de las tierras agrícolas poseen suelos degradados. Por otro lado, los efectos económicos a causa del cambio climático provocarán pérdidas económicas en la región hasta por $125 millones por año antes del final de la década de 2020.

Para los realizadores del estudio, estos datos, más otros, llenan un vacío importante en el conocimiento de los impactos del cambio climático en la producción de maíz y frijol en Centroamérica; a partir de ellos, los interesados pueden pasar de una situación de incertidumbre a una situación de gestión de riesgos.

Un panel integrado por Emily Martin, de la Fundación Howard Buffet; Sergei Lantagne de CARE Honduras, Alex Schmidt del Proyecto TOR y Gerardo Escudero, Representante de IICA en El Salvador, analizó los resultados del estudio.

Durante su intervención, Escudero explicó que los resultados mostrados más que motivar a la reflexión y discusión, motivan a la acción inmediata. Además, instó a la construcción de alianzas entre las instituciones para implementar planes de acción en el corto plazo, priorizar la gestión de conocimiento y el fortalecimiento de las capacidades humanas e institucionales, premisas compartidas por los otros integrantes del panel.

El proyecto de investigación se realizó con el objetivo de orientar a los tomadores de decisiones a nivel local, nacional y regional en la definición de acciones apropiadas, y marcos adecuados de políticas para implementar estrategias de adaptación exitosas en el sector rural. Se llevó a cabo en el periodo de marzo 2011 hasta abril de 2012 y llegó a ser reconocido familiarmente como Tortillas en el Comal, en alusión a la importancia cultural de maíz y frijol para los centroamericanos, así como al cambio climático. Los resultados fueron expuestos ante representantes de instituciones relacionadas con la seguridad alimentaria, la investigación tecnológica, agricultura y recursos naturales, entre otros, el pasado 11 de octubre.

 

IICA conmemora su 70 aniversario*

   
Bailes típicos de los países miembros del IICA, durante ceremonia de conmemoración
Bailes típicos de los países miembros del IICA, durante ceremonia de conmemoración
 
 
 
 

Con un profundo compromiso por mejorar el agro y las condiciones de vida de los millones de habitantes de las zonas rurales del hemisferio, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) celebró, el pasado 8 de octubre, su 70 aniversario a través de una emotiva ceremonia realizada en el Teatro Nacional de la República de Costa Rica, país donde radica la Sede Central.

La celebración tuvo presencia de numerosas personalidades, entre ellas: Laura Chinchilla, Presidenta de Costa Rica; Ertharin Cousin, Directora Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA); Víctor M. Villalobos, Director General del Instituto; ministros y ex ministros costarricenses, delegados de organismos internacionales y delegaciones de 16 países miembros del IICA, entre otros funcionarios e invitados especiales.

Fundado el 7 de octubre de 1942, el IICA nació como un centro de investigación de nuevos cultivos que fueran la base para producir más alimentos y materias primas, con el paso de los años, el Instituto se ha transformado en la agencia especializada en agricultura del Sistema Interamericano.

El apoyo técnico del IICA se extiende a sus 34 Estados Miembros, en cada uno de los cuales cuenta con una Oficina cuya estrategia de acción se define con el Ministerio de Agricultura respectivo.

“La esencia del IICA no ha cambiado: crear y transferir conocimientos, potenciar capacidades individuales mediante la acción conjunta, servir de foro para el entendimiento mutuo, mostrar que la colaboración entre países es deseable y posible y, sobre todo, lograr que el sector agrícola no sea objeto pasivo sino activo del desarrollo económico y social de los países”, expresó Víctor M. Villalobos.

La Presidenta Laura Chinchilla, por su parte, calificó al IICA como “una de las instituciones más emblemáticas del hemisferio” y transmitió su agradecimiento por la labor realizada por el Instituto en los pueblos de América.

Durante la celebración, se propició la firma de un memorándum de entendimiento entre el PMA y el IICA, estrechando, así, lazos de cooperación en beneficio de la agricultura y la seguridad alimentaria de las Américas.

Al finalizar la ceremonia de conmemoración, la Directora Ejecutiva del PMA realizó un llamado para integrar las agencias de cooperación, gobiernos y organizaciones internacionales, en beneficio de la agricultura.

Sesiona Comité Ejecutivo

En el marco de la conmemoración de los 70 años existencia del IICA, los días 9 y 10 de octubre, se realizó la reunión de su Comité Ejecutivo, en la cual se presentaron los resultados del trabajo efectuado durante el último año, agrupados de acuerdo a los objetivos estratégicos del Instituto.

El detalle de las iniciativas impulsadas por el IICA para mejorar la productividad y competitividad agrícola, potenciar el desarrollo rural y el respaldo a la adaptación y mitigación de la agricultura al cambio climático fue presentado por el Director General el IICA, Víctor Villalobos. En total, se ejecutan actualmente 437 proyectos de cooperación en los 34 países miembros.

Entre las iniciativas para potenciar el desarrollo rural, se destacó el acompañamiento del Instituto, en El Salvador, al Plan de Agricultura Familiar (PAF) ejecutado por el Gobierno, resaltando el fortalecimiento de capacidades técnicas y organizacionales en más de 13 mil productores, a través de las Escuelas de Campo.

Durante el encuentro, el IICA reiteró su compromiso de continuar y fortalecer su apoyo técnico a la agricultura en las áreas de innovación, cambio climático y seguridad alimentaria.

*Nota elaborada con insumos de Comunicación Social, IICA, Sede Central.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Flores
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda