Compartir o Ver en sitio web
25/01/2013#113
 
 
 

Mejoramiento genético: opción para el cacao


   
Proceso de injertación de varetas en CDP Nahulingo
Proceso de injertación de varetas en CDP Nahulingo
 
 
 
 
   
 
 
 
 

Calidad, alta productividad y resistencia a enfermedades son tres de las principales características que tendrá el cacao cultivado en tierras salvadoreñas, gracias a la introducción de material genético certificado, como parte de los esfuerzos realizados por la cadena de cacao, del PAF Cadenas Productivas, para la reactivación de este ancestral cultivo.

El pasado mes de diciembre, el Centro de Desarrollo Productivo (CDP) de Nahulingo, Sonsonate, – uno de los 12 CDP establecidos por la cadena de cacao – fue el escenario donde se realizó el injerto de 2 mil 224 varetas de cacao fino de aroma, tipo Trinitario, provenientes del banco de genes del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), en Costa Rica.

De acuerdo con Luis Zúñiga, coordinador de la cadena de cacao, la importación de las varetas responde al hecho de que gran parte de las variedades cultivadas en El Salvador son híbridas, producto de múltiples cruzamientos. “No existe un orden en cuanto al tamaño de las mazorcas y de las semillas, ni una calidad específica. Con la introducción de estos materiales, se pretende estandarizar la base genética en el país, con variedades que sean altamente productivas y competitivas en los mercados”, explica Zúñiga.

Actualmente, los rendimientos de una manzana de cacao en el país rondan los seis quintales por año; con la apuesta por el mejoramiento genético, se espera alcanzar una producción de entre 25 y 30 quintales.

Por tanto, en las próximas semanas se proyecta la importación gradual de nueve mil varetas más, con el objetivo de establecer un banco de genes en cada uno de los 11 CDP restantes, para que se conviertan en potenciales abastecedores de material genético al resto del país.

Paralelo a estos esfuerzos, actualmente, se han generado 140 mil plantines de cacao en los viveros instalados en los Centros de Desarrollo Productivo –un promedio de 14 mil plantas por CDP- para satisfacer, en primera instancia, la demanda de los 200 productores inscritos en la cadena, y a otros agricultores interesados en incursionar en el cultivo e incrementar, paulatinamente, las áreas siembra en el país.

“Cultivar cacao fino de aroma abre nuevas posibilidades de comercialización para los productores, por su gran potencial para convertirse en un producto competitivo tanto en el mercado nacional, como en el internacional”, dice el coordinador.
 

Todo por la calidad

   
Técnicos realizan dinámica durante taller
Técnicos realizan dinámica durante taller
 
 
 
 

Generar una cultura sobre la implementación de las reglamentaciones y normas para el aseguramiento y la calidad e inocuidad como requerimientos del mercado; y demostrar de manera práctica los conceptos teóricos del manejo poscosecha, fueron los objetivos principales de una jornada de capacitaciones teórico-prácticas, denominada Tratamiento poscosecha de granos básicos, impartidas por la Dirección General de Sanidad Vegetal (DGSV) del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través del Área de Inocuidad de Alimentos y Agricultura Orgánica, en coordinación con el equipo de Sanidad Animal e Inocuidad de los Alimentos (SAIA) del PAF Cadenas Productivas.

Productores que forman parte de diferentes Centros de Acopio y Servicios (CAS), técnicos de la DGSV y del equipo PAF MAG/IICA participaron en el evento. Especialistas de la DGSV impartieron temas como factores generales que afectan los granos; inocuidad de los alimentos e introducción a las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA); sanidad e higiene de los trabajadores; recomendaciones para el secamiento y almacenamiento; uso de la fosfamina y silos metálicos, entre otros.

“Hablar de este tema es un reto, explica Ana María López, técnico en marketing de la cadena de granos básicos, pero también una gran oportunidad de negocio, dice, ya que permite a los pequeños productores entrar a mercados cuya exigencia por la calidad del producto, la implementación de buenas prácticas, el cuidado del medio ambiente y la salud humana es muy alta”.

Las jornadas, que se desarrollaron en las zonas central, paracentral y oriental del país, incluyeron prácticas en los CAS sobre fumigación en sacos de frijol y en silos metálicos, medición de áreas para determinar la cantidad de pastillas a utilizar en la preparación de silos, donde se tomaron en cuenta las indicaciones brindadas durante la mañana de capacitación. El evento se enmarca dentro del POA 2013 del PAF Cadenas Productivas, que tiene como indicador de resultado la asistencia técnica directa a los Centros de Desarrollo Productivo (CDP) y Centros de Acopio y Servicio (CAS).

Difusión de conocimientos

Por otro lado, técnicos de producción de la cadena de frutas, quienes imparten Escuelas de Campo (ECAS) en los distintos Centros de Desarrollo Productivo (CDP) y brindan asistencia técnica directa en las parcelas de los productores beneficiarios, participaron, el 21 de enero, en el Taller sobre empresarialidad y asociatividad, impartido por el equipo de comercialización y desarrollo empresarial de la misma cadena productiva.

El taller surge como una iniciativa del equipo de desarrollo empresarial, con el objetivo de que los técnicos de producción conozcan, y puedan reforzar a los productores, ciertos temas relacionados con la asociatividad, la comercialización y gestión de calidad, que están vinculados con el proceso de consolidación de los Centros de Acopio y Servicios (CAS).

“Los técnicos en producción contribuirán a que la temática mencionada se disemine a través de las 110 Escuelas de Campo que se imparten dentro de la cadena, con lo que lograremos una mayor cobertura de productores capacitados”, explica Walter Alfonso Flores, facilitador del taller.

Temas y actividades relacionadas con la empresarialidad, características emprendedoras y comercialización fueron desarrolladas durante el taller, mediante la utilización de la metodología CEFE: juegos, dinámicas y trabajos en grupo permitieron a los técnicos vivenciar experiencias que luego utilizarán para generar conocimiento.

Una segunda jornada de capacitación se llevará a cabo durante la primera semana de febrero, donde se reforzarán los temas de comercialización y planes de producción en gestión de calidad.

 

Gota a gota

   
 
 
 
 

El Documento Nacional de Implementación de la Política Nacional de Agricultura Bajo Riego está listo para ser remitido, a finales del mes de enero, a la coordinación del Programa de Cooperación Técnica del Gobierno Mexicano para Fomentar la Innovación Tecnológica en Agricultura Bajo Riego, iniciativa impulsada por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), de México, la FAO y el IICA.

Este ha sido un camino iniciado en 2012 con una serie de actividades, como el desarrollo de cursos regionales y la asesoría permanente a los Equipos Técnicos Nacionales para fortalecimiento de sus capacidades técnicas en cuanto al diseño de proyectos y políticas de agricultura bajo riego. El último paso del proceso, es elevar gestiones ante el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para el posible financiamiento de proyectos de inversión.

La administración eficiente del agua con usos agrícolas en El Salvador; la gestión y manejo de distritos de riego, y la generación de alianzas estratégicas para el financiamiento de proyectos de inversión, son algunos de los lineamientos planteados en el Documento, que ha sido elaborado por el Equipo Técnico Nacional, conformado por profesionales del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdoba” (CENTA), la Universidad de El Salvador (UES), un representante de las organizaciones de regantes y un técnico de la Oficina del IICA en El Salvador, como facilitador del proceso.

El punto de partida para la elaboración del Documento de Implementación ha sido la Estrategia y Política para la Agricultura de Riego, cuya formulación –en el caso de El Salvador- concluyó a mediados de 2012 y estuvo a cargo de la Dirección General de Ordenamiento Forestal, Cuencas y Riego del MAG.

“La aplicación de los lineamientos contenidos en este documento, viene a normar la agricultura bajo riego y el riego en sí; además, busca que este esfuerzo se oriente a superar los desafíos que hoy plantea el cambio climático en el sector agrícola”, explica Milton Traña, enlace técnico de la Oficina del IICA en El Salvador para el Proyecto.

En el país, el agua –canalizada a través de tecnologías de riego- representa un recurso estratégico para mejorar la productividad de los cultivos, implementar siembras en distintas épocas del año y tener un mayor control de malezas y plagas; de ahí, la importancia de contar con políticas que regulen su utilización de manera efectiva.

 

Un impulso para cambiar

La Embajada de El Salvador en Brasil, en coordinación con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), está perfilando a la Escuela Nacional de Agronomía, “Roberto Quiñonez” (ENA) como prioridad en el plano de la cooperación brasileña, en el marco del proyecto Sistema de Apoyo a la Innovación en el Sector Agrícola de El Salvador.

Un convenio de ajuste para mejorar la innovación en el sector agrícola de El Salvador fue oficializado entre ambas naciones en julio de 2012. El acuerdo, que también incluye al Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), abre la puerta a una inversión compartida para el fortalecimiento de las capacidades de investigación y desarrollo a través de la renovación de laboratorios, transferencia de tecnología, mejoramiento de la biblioteca, entre otros.

Uno de los intereses del cooperante es el fortalecimiento institucional. Sobre ese aspecto, las autoridades de la ENA han puesto sobre la mesa una propuesta de reforma curricular que conlleva a la oferta de especializaciones posteriores a los tres años de formación técnica.

De esa forma, los graduados de la ENA podrán convertirse en técnicos agrónomos con especialización en riego, agroindustria o agricultura protegida. Esas tres áreas son acordes con las prioridades del sector agrícola nacional y la apuesta ministerial.

Además, el proyecto enfatiza las capacidades técnicas en recursos naturales, sobre ese aspecto, el interés local radica en lograr asesorías en el tema de riego. Esta acción es integradora porque involucraría al CENTA y al MAG.

Las conversaciones bilaterales continuarán con el fin de alcanzar la ayuda técnica de la Agencia de Cooperación Brasileña (ABC) y la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (EMBRAPA). El proceso es dirigido por el Viceministerio de Cooperación para el Desarrollo y el MAG, en armonía con el Plan de Agricultura Familiar. Cuenta con el acompañamiento de las Oficina del IICA en Brasil y El Salvador.

 

Diplomado Presencial

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Flores
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda