Compartir o Ver en sitio web
15/02/2013#116
 
 
 

Haití adopta modelo de PAF*

   
Foto de archivo. Intercambio entre funcionarios haitianos y especialistas de la Oficina del IICA en El Salvador
Foto de archivo. Intercambio entre funcionarios haitianos y especialistas de la Oficina del IICA en El Salvador
 
 
 
 

Es un hecho, el modelo del Plan de Agricultura Familiar impulsado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) de El Salvador, se expande internacionalmente. El primer país en adoptarlo es Haití retomando, en específico, la aplicación de elementos del Programa PAF Cadenas Productivas.

Durante 2012, en un ejercicio de cooperación horizontal, se realizaron una serie de intercambios y visitas recíprocas entre funcionarios del Ministerio de Agricultura de Haití y de la Oficina del IICA en ese país con autoridades del MAG y especialistas del IICA de la Oficina en El Salvador, con el objetivo de conocer a profundidad el Plan de Agricultura Familiar (PAF).

La nación caribeña firmó el pasado 5 de febrero un memorando de entendimiento que permitirá al Ministerio de Agricultura, Recursos Naturales y Desarrollo Rural (MARNDR) llevar a cabo nuevas operaciones para mejorar sistemas de riego agrícola en la Región de Goâvienne y Nippes, con el apoyo técnico del IICA y el financiamiento del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA). Esta alianza se enmarca en el acuerdo de financiamiento suscrito entre FIDA y el Gobierno de Haití, en octubre de 2012, donde también se establecen las modalidades de colaboración MARNDR-IICA.

Estos acercamientos permitieron visualizar, entre otros aspectos, la priorización de cadenas agroproductivas y la innovación realizada con la implementación a cuatro niveles de las Escuelas de Campo (ECAS) en el agro salvadoreño, éste último constituye un mecanismo exitoso para despertar un rápido impacto en la formación de capacidades agrícolas.

Con el conocimiento adquirido, la Oficina del IICA en Haití adaptará el enfoque de ECAS en su apoyo a los componentes 2 y 3 del Proyecto, que tendrá un periodo de ejecución de 5 años y comenzará a implementarse oficialmente a inicios del mes de abril.

El aporte técnico del Instituto estará orientado a la comercialización, el desarrollo y el fortalecimiento de las capacidades de los beneficiarios finales.

Esto demuestra que no existen fronteras para los modelos técnicos exitosos que potencian la competitividad agrícola.

*Nota elaborada con información de la Oficina del IICA en Haití.

 

Alianza de alto calibre regional

   
 
 
 
 

El reposicionamiento del agro y su modernización en Centroamérica y República Dominicana estará en la agenda del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

En una apuesta conjunta, temas como el financiamiento del riego, la expansión hacia otros países del Plan de Agricultura Familiar, el combate a la roya del café y la modernización de los cafetales; la identificación y selección de iniciativas de inversión de impacto en los países de la región, entre otras, constituirán acciones prioritarias para ambas entidades, las cuales comenzarán a desarrollarse de inmediato.

Esto será posible a través de una alianza y la unión de esfuerzos entre una institución financiera como el BCIE y una institución de cooperación técnica como el IICA.

El inicio de interacciones es dado a conocer luego de una reunión celebrada en San José, Costa Rica, donde participaron por parte del BCIE: Manuel Torres Lezama, Director de Formulación de Proyectos, y Angel Murillo, Especialista en Agronegocios. En el caso del IICA asistieron: el Director de Gestión e Integración Regional del IICA (DGIR), Diego Montenegro; Gerardo Escudero, Representante del IICA en El Salvador y Coordinador de la Región Central (DGIR); Manuel Jiménez de la Secretaría Técnica del Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC); José Miguel Pérez de la DGIR, Nelson Espinoza de Formulación de Proyectos del IICA; y Carlos Pomareda, Consultor especialista en riego.

 

Granos a la Bolsa, el caso del sorgo

   
 
 
 
 

Son las 4:30 de la mañana, y Genaro Chávez ya está en camino hacia San Salvador, desde el Cantón La Ceiba, de San Francisco Menéndez, en Ahuachapán. Tiene en sus manos una misión muy importante, en la cual son protagonistas 340 personas. Él las representa a todas.

Ha recorrido casi 150km para presentar a firma documentos de compra-venta, asegurados y respaldados legalmente, ante cinco empresas del sector formal relacionadas con el rubro avícola que se han comprometido a comprar, en un lapso de no más de cuatro semanas, 5,653 quintales de sorgo, de la cosecha 2012-2013, al Centro de Acopio y Servicios (CAS) Grupo Cara Sucia, del cual es representante.

Una negociación de más de $100 mil dólares “que jamás nos imaginamos hacer. Antes del PAF esto era impensable para nosotros”, explica Genaro.

Un elemento importante dentro de esta negociación es la figura convenio productor/empresa, la cual permitió una comercialización ventajosa en términos de ganancias para el productor. Óscar Eliú Torres, técnico en comercialización de la cadena de granos básicos del PAF Cadenas Productivas, explica que “una venta individual, a estas mismas empresas ronda entre los $15 y $16 dólares por quintal, de los cuales, finalmente, el productor se queda con $12 dólares. Mediante la negociación por convenio, que es en forma grupal, el CAS venderá su producción a $20 dólares, lo que significa que el productor recibirá, netos $17 dólares; un margen bastante significativo de diferencia por quintal entre una modalidad y otra”.

El convenio representa una mayor oportunidad de mercado para los CAS, que implica para los productores realizar una serie de trámites para respaldar lo negociado: el pago de un aseguramiento de la producción y la compra de un puesto en la Bolsa de Productos y Servicios de El Salvador (BOLPROS), para que funja como árbitro en el cumplimiento del contrato, “esto nos garantiza que las empresas nos compren y paguen lo convenido”, dice Genaro.

Alcanzar estos niveles de gestión y comercialización ha requerido plantearse objetivos y metas claras, por parte de los mismos productores y de la cadena que los acompaña. Los primeros se plantearon como meta llegar a acuerdos de confianza entre ellos mismos sobre comercializar de manera conjunta, someter la producción a los estándares de calidad requeridos y administrar los ingresos de manera transparente. El trabajo técnico de la cadena se centró en el asesoramiento a los CAS para hacer negocios en serio, específicamente desarrollar destrezas para la venta directa y con estándares de la producción al mercado.

La carrera por acopiar la cantidad de sorgo ofrecido a las empresas ha dado inicio. Una novedosa modalidad se implementó en la zona del CAS Grupo Cara Sucia para recibir el sorgo: “Hemos trascendido en montar cinco pequeños CAS en las comunidades aledañas. Se trata de descentralizar el acopio para dar más facilidad al productor de trasladar su cosecha y así disminuirle los costos de transporte en que incurre, generando ahorro y más ganancias para su bolsillo”, explica Torres.

Aun sabiendo que las ganancias por ventas CAS no serán inmediatas, comparadas con las ventas al intermediario que son en efectivo y en el momento, los productores prefieren incursionar en lo formal. “Las empresas nos pagan a 15 días, con cheque y luego hacemos depósitos a cuentas bancarias que la mayoría tiene”, explica Genaro.

El CAS Cara Sucia es uno de los dos de la cadena de granos básicos formados a partir de ECAS (Escuelas de Campo para Agricultores) en el nivel de mercado y gestión empresarial; trabaja actualmente como un grupo asociativo de productores, de forma voluntaria, que han creído que sí pueden comercializar de manera conjunta. Han iniciado su proceso de legalización para conformar una Asociación Cooperativa.

 

Conectados al poder del sol

   
Instalación de paneles fotovoltaicos en Oficina IICA El Salvador
Instalación de paneles fotovoltaicos en Oficina IICA El Salvador
 
 
 
 

Con la instalación de paneles solares, la Oficina del IICA en El Salvador ingresa a la era de la energía 100% limpia y renovable, en un país donde pocas entidades aprovechan ese recurso.

“En un claro apoyo al medio ambiente, a la comunidad y a la misma Oficina podemos denominarnos: Semi-verdes”, comenta Salvador Polío, Especialista en Redes y Sistemas de Información del IICA.

Aprovechando los cielos azules que prevalecen casi todo el año, los 19 paneles fotovoltaicos instalados recientemente cubrirán, en promedio, cinco de las ocho horas laborales con energía generada a partir de rayos solares, lo cual se traducirá en un ahorro significativo en la facturación mensual.

El beneficio también es doble, la modernización tecnológica evita que los equipos eléctricos que posee la Oficina, sufran desperfectos ante los cortes y variaciones de voltaje.

La idea de generar electricidad mediante la captación de energía solar fotovoltaica se venía gestando desde hace tiempo, explica Polío; la urgencia de renovar las instalaciones eléctricas de la Oficina y contrarrestar fallas en la red debido a frecuentes cortes de energía, constituyeron las razones que apresuraron su adquisición.

El mantenimiento y monitoreo constante de la carga eléctrica generada por los paneles, con una vida útil estimada de 40 años, permitirán el óptimo aprovechamiento y funcionamiento de los mismos.

En El Salvador, la Escuela Alemana y la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) fueron pioneros en el uso de paneles solares. Actualmente, una cadena de radiodifusoras y una distribuidora eléctrica poseen una tecnología similar en un país donde los paneles se pueden aprovechar al máximo.

El Especialista destaca que esta dinámica de producción de energía limpia, que no causa emisiones dañinas ni contaminantes, está acorde con los mandatos hemisféricos sobre la adaptabilidad al cambio climático y la utilización eficiente de los recursos naturales.

 

Videoconferencia sobre Biotecnología Agrícola

El Área de Biotecnología y Bioseguridad (AB&B) del IICA presentará el próximo 21 de febrero la “VII Videoconferencia Anual sobre Avances de la Biotecnología Agrícola: 2012, año de ciencia, egos, cáncer y ratas”.

La actividad está dirigida a periodistas, investigadores, funcionarios del gobierno y personas interesadas en temas de biotecnología y bioseguridad. Para la participación presencial o en línea de los Institutos de Nacionales de Investigación Agrícola (INIAs), las universidades y los centros de investigación, deberá realizarse una gestión particular.

Una de las líneas estratégicas fundamentales para el AB&B del IICA es la difusión de información científicamente validada sobre el uso apropiado y los avances alcanzados a través de la agrobiotecnología.

La conferencia es gratuita; pero de cupo limitado. Interesados favor reservar.

Hora: 10:00 a.m.
Más información: eugenia.magana@iica.org.sv

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Flores
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda