Compartir o Ver en sitio web
15/03/2013#120
 
 
 

México perfila sincretismo con base en PAF

   
Funcionarios de la Oficina del IICA México en visita de campo
Funcionarios de la Oficina del IICA México en visita de campo
 
 
 
 

El Salvador es pequeño en territorio; pero grande por su gente. Por eso, no es de extrañar que el capital social fuera uno de los aspectos que más le llamó la atención a una misión de funcionarios de la Oficina del IICA en México, integrada por Marcela Aedo, Leticia Deschamps, Carlos Montañez y Claudia Escalera, quienes vivenciaron, esta semana, las experiencias de los Programas PAF Seguridad Alimentaria y PAF Cadenas Productivas del Plan de Agricultura Familiar.

Cuando mencionaron capital social la referencia hace relación a los productores, su entusiasmo por continuar capacitándose, el grado de cohesión, la confianza mostrada en el proceso, la solidaridad al compartir conocimiento y las buenas prácticas para progresar, la adopción de la tecnología y el dominio de los aprendizajes puestos en práctica, las nuevas actitudes y capacidades derivadas de las Escuelas de Campo.

Además, hace alusión a la estructura de un amplio cuerpo técnico, asignado en terreno, y la sinergia del equipo transversal integrado por especialistas multidisciplinarios que han dinamizado la formación de capacidades y los aspectos gerenciales/administrativos.

Los mexicanos pudieron apreciar el nivel de reconversión productiva en el sector agrícola, desde agricultores que están dejando la subsistencia y ya están generando excedentes, hasta iniciativas agroproductivas están tocando el nivel formal o consolidándose en éste.

Los visitantes opinaron que pueden retomar elementos de ambas experiencias para armar, con adaptaciones, la base de una propuesta importante el Gobierno mexicano en su lucha contra el hambre.

Los funcionarios del IICA México identificaron aspectos que no deben faltar: un buen presupuesto para programas de amplio despliegue en territorio, una estructura técnica humana idónea y alta calidad profesional; voluntad política, el aprovechamiento de la institucionalidad existente, las tecnologías de información y comunicación, la evaluación y el seguimiento, entre otros.

Todo eso fue posible luego de poner los pies en el campo. Y escuchar una serie de presentaciones detalladas sobre la estrategia de intervención. En general, se les mostró el camino recorrido para llevar a cabo una exitosa aplicación del Modelo Sincrético de Innovación impulsado en El Salvador; por ejemplo la selección del personal idóneo, organización del equipo transversal, levantamiento de iniciativas productivas, operatividad en campo, desarrollo áreas especializadas, alcances del sistema de seguimiento y monitoreo en línea, entre otros tópicos.

La agenda que ilustró a los visitantes estuvo presidida por Gerardo Escudero, Representante del IICA en El Salvador y Coordinador de la Región Central (DGIR) del IICA, coordinadores y equipo transversal del PAF Cadenas Productivas y especialistas del Instituto.

El Representante indicó que todo el proceso impulsado con el Plan de Agricultura Familiar y la aplicación de un modelo sincrético de innovación para el Programa PAF Cadenas Productivas le regresó la esperanza al agro salvadoreño, en concreto a mujeres y hombres que hacen posible la agricultura.

“Llegamos al ser humano y lo preparamos con un arsenal tecnológico para lograr trascender en el cambio del sector y hacer vibrar redes locales donde el conocimiento puede circular”, comentó Escudero.

Por otra parte, señaló que El Salvador debe continuar con una segunda generación de políticas para darle continuidad a los cambios y el camino recorrido, para avanzar en el proceso de innovación tecnológica.

Los mexicanos tuvieron acercamientos con los productores o protagonistas del PAF desde el primer día de la visita. Mario Hidalgo, gerente de la Asociación Cooperativa de Apicultores de La Libertad (ACAPILL) expuso cómo, a partir de la asesoría técnica y comercial recibida, han logrado consolidarse como un Centro de Acopio y Servicios (CAS), llegando a exportar, de forma asociativa, 23 contenedores de miel hacia Alemania con producto calificado como miel Grado A en Europa.

 

Nada es igual a verlo de cerca

   
 
 
 
 

“Hemos visto productores admirables, luchadores; con mucha visión y ganas de salir adelante”, expresó Marcela Aedo, Especialista del Área de Planificación y Políticas Públicas de la Oficina del IICA México y miembro de la Misión, durante la gira de campo por diferentes iniciativas atendidas por el PAF Cadenas Productivas.

En Nueva Concepción, Chalatenango, Aedo y sus compañeros fueron testigos del triunfo y alegría de más de 150 productores quienes recibieron su diploma por haber completado su currícula de las Escuelas de Campo (ECAS). “Este es un acto donde se celebra el sacrificio y el esfuerzo de los productores- explicó a la Misión Jorge Hidalgo, coordinador de la cadena de granos básicos-donde han demostrado que juntos sí pueden lograr lo que se proponen”.

Por otro lado, casos exitosos fruto de la implementación del Modelo en el territorio complementaron las giras de campo; el testimonio de tenacidad, sacrificio y fe en la agricultura, por parte de Sebastián Menjívar – un productor de papaya, plátano y coco – suscitó mucho interés entre los mexicanos; “sin la asistencia y el acompañamiento técnico del PAF no tuviera ni la mitad de la producción que tengo en este momento. Productores vecinos me llaman para que les aconseje cómo manejar sus cultivos y les explico en base a lo que he aprendido en las ECAS; las enseñanzas han sido bien adecuadas”, explicó orgulloso el productor.

Durante el almuerzo-conversatorio en la Asociación Cooperativa de Producción Agropecuaria San Carlos (ACOPASCA), Rafael Torres, presidente de la Asociación, narró sobre la experiencia de la Asociación como Centro Demostrativo durante la ejecución del PAF Cadenas Productivas. “Es incontable la cantidad de productores que ha aprendido el manejo de los cultivos en nuestras tierras”.

En el segundo día de la visita, se suscitó un enriquecedor diálogo entre los miembros de la comitiva y productores atendidos por el programa PAF Seguridad Alimentaria. La visita al municipio de Tacuba, Ahuachapán, ejemplificó cómo este Programa ha fomentado la disponibilidad, acceso y consumo de alimentos a través de la mejora de los sistemas de producción y abastecimiento para las familias rurales a nivel nacional.

¿Cuáles fueron los criterios para la selección de beneficiarios? ¿En qué consiste el éxito del modelo de familias demostradoras e irridiadas? ¿Qué temas se abordan en los talleres hogareños? ¿Cómo operan las Escuelas de Campo? ¿Qué tipo de incentivos se otorgan a las familias atendidas y bajo qué lineamientos? fueron, entre otras, las interrogantes expuestas. Más allá de las palabras, las respuestas fueron palpables a través de la visita a los hogares de Rosa Jiménez y Julio Zaldaña.

En la parcela de la familia Jiménez, opera una Escuela de campo. Ese es el escenario donde cada 15 días, durante cinco horas, se reúnen 16 familias para aprender nuevas técnicas, de bajo costo, para el cultivo de hortalizas. Por su parte, los Zaldaña ejercen con gran eficiencia su rol como familia demostradora, irradiando el conocimiento que reciben directamente de los extensionistas, a otras 16 familias de la comunidad.

Durante el recorrido, el coordinador de la agencia de extensión CENTA Tacuba, Eduardo Rodríguez, explicó que el éxito del PAF Seguridad Alimentaria reside, en buena parte, en la transferencia de tecnologías que conducen al mejoramiento de sistemas de producción tradicionales, la diversificación agroproductiva y, especialmente, a la promoción de la integración e involucramiento de todo el núcleo familiar en las labores agrícolas, una actividad que antes era considerada exclusiva para el hombre.

La interacción con los protagonistas del PAF continuó hasta el último día de la agenda. Productores de hortalizas y granos básicos, atendidos por el programa PAF Cadenas Productivas, también tuvieron la oportunidad de expresar cómo el acompañamiento del Programa les ha permitido incrementar rendimientos en sus parcelas productivas y tener mayor acceso a mercados formales vía un Centro de Acopio y Servicios (CAS).

 

Camino por recorrer

   
Sesión CENTA/IICA
Sesión CENTA/IICA
 
 
 
 

“Estamos profundamente agradecidos y satisfechos por la eficiente coordinación e integración que hemos logrado con el equipo técnico de MAG, CENTA, e IICA. Agradecemos, también, al Gobierno de El Salvador y a todos los productores por brindarnos la oportunidad de acompañar la ejecución del Plan de Agricultura Familiar”, expresó Gerardo Escudero Columna, Representante de la Oficina del IICA en El Salvador y Coordinador de la Región Central (DGIR) del IICA, ante miembros del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), que forman parte del equipo de trabajo de las diferentes cadenas del PAF Cadenas Productivas.

La sesión entre Escudero y los técnicos se llevó a cabo este día, con el fin de generar un diálogo en el marco del proceso de transferencia de capacidades en la ejecución del Plan de Agricultura Familiar, iniciado a finales del 2012.

Esteban Henríquez, extensionista de la cadena de frutas, manifestó que los buenos resultados que se están suscitando en los territorios, a partir de la intervención del PAF, se deben, en buena medida, a la articulación interinstitucional propiciada por el Programa y al fortalecimiento de las capacidades técnicas, lo que se ha derivado en una eficiente atención y acompañamiento a los productores y ha permitido proporcionar respuestas efectivas a los problemas del agro.

Otro aspecto destacado durante el diálogo es la receptividad que demuestran los agricultores ante nuevos conocimientos y la aplicación de prácticas productivas innovadoras. Interrelacionar el saber –muchas veces empírico- del productor con el del técnico, ha sido una experiencia enriquecedora para el personal.

“Sabemos que tenemos un gran reto para darle continuidad a este proceso y seguir respondiendo las inquietudes de los productores, que se encuentran sumamente entusiasmados por continuar su aprendizaje”, indicó Mario Samayoa, técnico de la cadena de cacao.

Al finalizar la sesión, el Representante del IICA reiteró la disposición del Instituto por seguir trabajando en pro del agro salvadoreño y no descarta la posibilidad de coordinar alianzas con CENTA en futuros proyectos.

 

Gestión del agua para la agricultura

Elaborar un perfil de proyecto, de alcance nacional, que promueva la agricultura bajo riego, es el trabajo de un equipo multidisciplinario conformado por miembros del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), líderes de las asociaciones de regantes de Atiocoyo Norte y Sur, con apoyo técnico de la Oficina del IICA en El Salvador.

El pasado 12 de marzo, se realizó una primera sesión de trabajo entre los actores involucrados con el fin de esquematizar y coordinar las acciones de trabajo para la formulación del mencionado proyecto. Incrementar la eficiencia de área regable existente, incrementar el área de riego, mejoramiento de tierras agrícolas y el fortalecimiento institucional del MAG para el manejo del riego, son algunos de los componentes que se están considerando incluir en la propuesta.

La semana entrante, se realizará un taller de trabajo entre el equipo multidisciplinario, para iniciar la construcción del marco lógico del proyecto y definir aspectos como: objetivos, resultados esperados y actividades a realizar, entre otros detalles, a fin de obtener una propuesta bancable.

Una vez completado el perfil del proyecto, será elevado a las máximas autoridades del MAG para su aprobación. Posteriormente, se espera que el proyecto sea remitido – a través de la gestión del Ministerio de Economía – al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), para evaluar su posible financiamiento.

Esta iniciativa responde a uno de los acuerdos adquiridos por los Ministros de Agricultura de los países integrantes del Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC), quienes en el año 2011 se comprometieron a impulsar políticas para una agricultura bajo riego, como parte de una estrategia integral que mitigue los efectos del cambio climático.

La Oficina del IICA en El Salvador, por su parte, apoya esta iniciativa en cumplimiento con uno de los lineamientos estratégicos planteados por la Dirección General del Instituto, que insta a los países del Hemisferio a trabajar por el fomento de una agricultura bajo riego.

 

Avanzan acciones regionales del PRIICA

   
Miembros del GNE  durante la Tercera Reunión en Oficinas del IICA
Miembros del GNE durante la Tercera Reunión en Oficinas del IICA
 
 
 
 

Mediante una cordial bienvenida a los integrantes del proyecto regional PRIICA y a los actores institucionales de El Salvador (CENTA), el Representante del IICA en El Salvador y Coordinador Regional Central, Gerardo Escudero, invitó a los integrantes de la Tercera Reunión del Grupo Nacional de Enlace (GNE), a concentrar esfuerzos en la planificación operativa periódica que asegure una correcta y dinámica ejecución de las acciones del proyecto y también a identificar la estrategia de intervención que logre transferir los conocimientos que se generen en la fase de investigación, contribuyendo así a incrementar las capacidades competitivas de los productores y por tanto de sus ingresos tan deseados por todos.

Establecer líneas para la elaboración de perfiles de proyectos de innovación; dar a conocer los resultados del diagnóstico sobre el uso de las tecnologías de comunicación (TICS) y gestión del conocimiento; presentar y explicar los instrumentos para desarrollar planes de capacitación; así como la presentación de la guía de procesos administrativos para la ejecución del Programa Regional de Investigación e Innovación por Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA), fueron, entre otros, los aspectos discutidos durante la Tercera Reunión del Grupo Nacional de Enlace (GNE) de El Salvador, el 13 de marzo.

Los miembros del GNE realizaron una valoración de las acciones ejecutadas a la fecha en el marco de la iniciativa. Asimismo, fue socializado el formato de perfil de proyectos, que será utilizado para planificar las actividades a realizar con los consorcios.

Estas sesiones – explica Kathya Lines, Especialista en Gestión del Conocimiento para la Innovación Tecnológica del PRIICA – tienen el objetivo de abonar al fortalecimiento de las competencias de los especialistas de los Institutos Nacionales de Investigación (INIAS), lo cual les permitirá desarrollar un mejor trabajo en los consorcios, generando innovaciones que vayan en beneficio directo de los pequeños productores.

La jornada contempló una inducción para los especialistas sobre el uso del software para videoconferencias WebEx, “una herramienta más segura, robusta y amigable para comunicarse; pues PRIICA es un proyecto de carácter regional y se hace necesaria la comunicación constante y en tiempo real entre los investigadores”, explicó Lines.

La visión de PRIICA es ampliar cada vez más los conocimientos de los especialistas; que vayan más allá de la mera promoción y manejo de los productos cadena- papa, tomate, yuca y aguacate-.

Del 8 al 12 de abril se llevará a cabo El II Encuentro Nacional de Redes, en el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA), donde estarán reunidos los enlaces nacionales de los INIAS y especialistas de cada uno cuatro productos cadena priorizados por el Programa, de seis países de la región. El tema principal del Encuentro será la Bioestadística.

El PRIICA es un programa de carácter regional cuyo objetivo es el incremento de la disponibilidad y acceso a los alimentos a través de la investigación agrícola como instrumento para la lucha contra la pobreza y el hambre. Los fondos para su ejecución son donados por la Unión Europea.

 

Incentivos: un factor que dinamiza

   
Acto de entrega de incentivos a CAS San Hilario
Acto de entrega de incentivos a CAS San Hilario
 
 
 
 

Implementar buenas prácticas de manufactura e incrementar la calidad e inocuidad en la producción de camarón, son elementos de valor agregado que dos Centros de Acopio y Servicio (CAS) de la cadena acuícola –San Hilario y Sisiguayo- ya pueden añadir a su producto.

Esto ha sido posible gracias a la reciente dotación de un paquete de incentivos, como: equipos de computación, freezers, hidrolavadoras para desinfección de utensilios, mesas de acero inoxidables, básculas digitales, entre otras herramientas, que dinamizarán la comercialización del producto, permitiendo cumplir con los requerimientos de calidad que exigen los mercados formales.

En total, son un poco más de 400 acuicultores del municipio de Jiquilisco, en Usulután, socios de las diferentes cooperativas que integran los CAS mencionados, quienes se verán beneficiados con el uso de estos equipos.

Gracias a la capacitación continua con la metodología de Escuelas de Campo (ECAS), las cooperativas han logrado incrementar rendimientos en la producción de camarón. Es así como el CAS Sisiguayo está en la capacidad de ofertar 562 mil libras del crustáceo por año; mientras que San Hilario, 471 mil. De esas cantidades, según proyecciones de la cadena acuícola, se espera colocar el 60% en mercados formales, como restaurantes, hoteles y supermercados.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Flores
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda