Compartir o Ver en sitio web
22/03/2013#121
 
 
 

Honduras prepara hoja de ruta para financiar Agricultura Familiar

   
 
 
 
 

La Secretaría de Agricultura y Ganadería de Honduras anticipa potenciar la agricultura familiar con base en la experiencia del modelo sincrético de innovación aplicado en El Salvador, en el contexto del Programa PAF Cadenas Productivas del Plan de Agricultura Familiar (PAF).

Luego de conocer los cambios y resultados generados en el agro salvadoreño, altos funcionarios agrícolas de esa nación esperan impulsar una iniciativa similar.

Gerardo Escudero, Representante del IICA en El Salvador y Coordinador de la Región Central, estuvo esta semana en ese país para compartir los alcances del modelo y los aspectos necesarios para llevarlo a cabo.

El entusiasmo de la propuesta se está traduciendo en la preparación de una hoja conceptual para ser sometida a la Secretaría de Finanzas de ese país, a fin de solicitar fondos vía el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para potenciar la agricultura familiar con énfasis en cadenas productivas.

Para Escudero, esto es parte de un interés creciente en la región por retomar una estrategia innovadora y exitosa que le devuelve la esperanza y dignidad al agro, y que en poco tiempo, provoca un cambio en el conocimiento, responde a la demanda del mercado, crea una acelerada adopción tecnológica, fomenta la asociatividad para hacer más y mejores negocios, entre otros aspectos emblemáticos.

La Oficina del IICA en El Salvador está apoyando el proceso en el marco de la cooperación técnica horizontal. Por esa razón, un grupo de especialistas se integrará al equipo multidisciplinario hondureño que está organizando y construyendo la propuesta.

El BCIE cree en la incidencia de la agricultura como motor de desarrollo, por eso otorgó al Gobierno de El Salvador un crédito millonario para continuar potenciando la agricultura familiar.

El IICA, por su parte, construyó capacidades y participó en el impulso y ejecución de Plan de Agricultura Familiar de El Salvador; sin embargo, desde un inicio estableció una estrategia de entrada y de salida que permitiera a la institucionalidad púbica continuar con lo desarrollado. Luego de dos años de ejecución, este organismo internacional deja la ejecución técnica en manos del Ministerio de Agricultura y Ganadería y del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA); pero abre regionalmente un nuevo capítulo asesorando a otras naciones a construir y retomar experiencias similares.

Por otra parte, Costa Rica y Guatemala están evaluando retomar algunos elementos del modelo.

 

Canasta campesina, innovador mecanismo de comercialización

   
Funcionarios durante visita de campo en Comasagua
Funcionarios durante visita de campo en Comasagua
 
 
 
 

¿Producir de manera orgánica teniendo la certeza de vender la totalidad de la cosecha a buen precio y en un nicho específico? ¿Comercializar directamente con el cliente, eliminando los intermediarios? ¿Pre financiar la producción? Planteado de esta manera, lograr comercializar bajo estos lineamientos pareciera ser el sueño de cualquier productor. Sin embargo, un grupo de agricultores de pequeña escala del municipio de Comasagua, La Libertad, ya están viviendo esta experiencia.

Esto es, gracias a un mecanismo denominado “canasta campesina”, implementado en el marco del proyecto Mujeres y Jóvenes impulsan el Desarrollo Comunitario, la Agricultura Orgánica del Municipio de Comasagua y su Comercialización; fomentado por el Socorro Popular Francés, la Unión Europea, el Liceo Francés, con apoyo de FUNDESYRAM, Médicos por el Derecho a la Salud y la Embajada de Francia en El Salvador.

La canasta campesina facilita el enlace directo entre el agricultor y el comprador. Los consumidores prestan su apoyo al productor a través de un adelanto financiero que se utiliza como capital semilla para comenzar a producir; el agricultor, por su parte, garantiza la entrega del producto cumpliendo con los plazos, calidades y cantidades previamente pactados.

La idea de comercializar bajo este sistema fue planteada entre los productores de ocho cantones de Comasagua, en julio de 2012, fecha en la que inició el Proyecto. 80 productores –entre ellos mujeres y jóvenes- decidieron incursionar en la iniciativa, orientada a la producción de frutas y hortalizas de manera orgánica. ¿Los clientes? Alrededor de 100 familias pertenecientes a las instituciones que apoyan el proyecto. Hoy, nueve meses después, la satisfacción de ambas partes es evidente.

Comasagua, ubicado sobre la cordillera del Bálsamo, es uno de los municipios que presenta altos índices de pobreza. Gracias a esta iniciativa, los agricultores han logrado diversificar la producción – sembrando yuca, tomate, pepino, entre otras variedades – en una zona dedicada tradicionalmente al cultivo de maíz y frijol, además de fortalecer sus habilidades productivas con la asistencia técnica proporcionada.

Los compradores, por su parte, reciben cada 15 días una canasta –cuyo precio puede ser de $10, $15 ó $20 dólares, según conveniencia- provista de huevos, frutas y hortalizas frescas, de calidad, y sin ningún tipo de agroquímico.

Satisfacer a un nicho

Este modelo es implementado con éxito en países como Francia, Estados Unidos, Japón, entre otros. “En El Salvador, se decidió retomarlo adaptándolo a las condiciones propias de los agricultores y la zona geográfica, pero el principio sigue siendo el mismo: vincular directamente al consumidor con el productor”, explica Jean- Michel Foudillade, Representante del Socorro Popular Francés en Centroamérica.

De esta manera, la producción se organiza con base en las demandas específicas de un nicho de mercado previamente identificado: en este caso, una clientela que valora y está dispuesta pagar por los beneficios de la producción orgánica. Sin embargo, el modelo puede ser replicado para otros productos, como los lácteos gourmet, café orgánico, pulpa de frutas, etc.

Para el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), es de gran importancia capturar y diseminar experiencias innovadoras relacionadas a mecanismos e instrumentos de comercialización para los productores de pequeña escala, como parte de acciones de gestión del conocimiento.

De acuerdo con Marcelo Núñez, Especialista Hemisférico en Agronegocios y Comercialización del IICA, en el marco del Plan de Agricultura Familiar (PAF), ejecutado por el MAG entre otras iniciativas, es viable analizar estas experiencias – apoyadas por un socio estratégico del Instituto en la región, como la Unión Europea- y evaluar su aplicabilidad a la realidad de las familias beneficiarias.

“Creemos que, en la medida que el pequeño productor agropecuario pueda tener elementos de diferenciación en su producción, a través de la venta de productos orgánicos, de diversas certificaciones y de mecanismos innovadores de comercialización, podrá obtener mejores precios para sus productos, y por ende, un mayor nivel de rentabilidad que le permita tener a la agricultura como parte del sustento de sus familias, al tiempo que le permite, también, mantener una oferta estable durante todo el año”, reflexiona Núñez.

“La idea es tener un mercado responsable, justo y solidario; se desarrolla una agricultura orgánica donde tanto el consumidor como el agricultor responden a criterios de precio y calidad; además, se elimina la figura del intermediario para que la ganancia quede en la economía familiar del productor“, expresa Foudillade.

Por su parte, Estefano Gato, Jefe de Misión de la Unión Europea en El Salvador, manifiesta que el impulso de iniciativas de esta naturaleza promueve la generación de una dinámica de cambio en las comunidades, que les permite ser más independientes económicamente, y son un aliciente para que jóvenes y mujeres se involucren en las actividades productivas.

 

Una sinergia innovadora en la región

   
Actores de RedSicta durante sesión de evaluación
Actores de RedSicta durante sesión de evaluación
 
 
 
 

“En El Salvador, el proyecto RedSicta está inmerso dentro una política de Estado muy profunda, fuerte, y con mucha apuesta desde las cadenas; una plataforma que le ha permitido generar resultados significativos, más allá de los previstos”, explica Gerardo Escudero, Representante del IICA en El Salvador y Coordinador de la Región Central.

El proyecto RedSicta del IICA ha establecido sinergias con el PAF Cadenas Productivas, del Plan de Agricultura Familiar (PAF), donde el trabajo de ambas partes se ha vuelto inherente, complementario y generador de buenos resultados.

En este contexto, René Rivera, Coordinador Ejecutivo de RedSicta, comenta que el Proyecto está capturando una innovación del PAF Cadenas Productivas en cuanto al modelo asociativo de hacer negocios y de vincular a los productores al mercado formal, a través de los Centros de Acopio y Servicios (CAS).

El Proyecto pretende conformar una Red Regional de Agronegocios y Comercialización en la cadena de frijol, que beneficie al menos a 1,000 productores, para que, de manera asociativa, acopien su producción en CAS, logren romper con los canales tradicionales de comercialización y puedan acceder a mercados mejor remunerados.

Las Escuelas de Campo (ECAS) en comercialización y asociatividad, donde se aplica la metodología Competencias Económicas basada en la Formación Emprendedora (CEFE), transmiten el conocimiento a los productores sobre el diseño, planificación y ejecución de mecanismos e instrumentos innovadores de negocios.

Esta iniciativa estará apoyada por el Programa Hemisférico de Agronegocios y Comercialización (PAC) del IICA, a través de la aplicación de diversos instrumentos de cooperación técnica relacionados a las mejoras en los procesos de gestión agroempresarial y el fortalecimiento organizacional probados y validados en varios países.

Medida de avances

Por otro lado, el 19 de marzo, se llevó a cabo en el país una sesión, con el objetivo de conocer el contexto socio económico, agroecológico y territorial en que iniciaron las acciones del RedSicta, tercera fase, en El Salvador, y así fortalecer sus bases y evaluar en el corto plazo el impacto del mismo.

Para identificar, dar respuesta y validar estos aspectos, se sugirió la realización de un taller el próximo 11 de abril, con la participación de productores que estuvieron involucrados en la fase dos del Proyecto, “pues a partir de ellos se podrán conocer el contexto inicial de la tercera fase. Me parece un buen mecanismo para socializar y recabar respuestas a nuestras interrogantes”, expresó Carlos Pomadera, consultor de RedSicta.

A diferencia de los demás países de la región donde se desarrolla RedSicta, en El Salvador debido a la sinergia establecida con el PAF Cadenas Productivas, los análisis de impacto siempre estarán estrechamente relacionados.

La visión de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), ente financiero del Proyecto regional, es generar amplios impactos “no pequeñas intervenciones, de las cuales hay muchas; la Agencia nos solicitó claramente: queremos que la Red del IICA contribuya a explosionar el conocimiento, multiplicarlo y difundirlo, por ello, coordinamos esfuerzos con el PAF Cadenas Productivas y los resultados han sido valiosos”, expresó el Representante del IICA y Coordinador de la Región Central.

 

Sorgo a precio seguro

   
 
 
 
 

La fluctuación de precios del mercado suele ser un factor en contra de la mayoría de pequeños agricultores. Sin embargo, para los productores de sorgo que acopian su cosecha en cinco Centros de Acopio y Servicios (CAS) de la cadena de granos básicos, del PAF Cadenas Productivas, esto ya no es una preocupación.

Un convenio para la compra-venta, concretado entre los referidos CAS y cinco empresas de la agroindustria, es prueba de ello. En él se establece la venta de sorgo a un precio de garantía de $16.30 por quintal.

Por su parte, el agricultor también adquiere compromisos, como producir cumpliendo con los requerimientos de calidad exigidos por la industria y acopiar volúmenes significativos. De diciembre 2012 a la fecha, son ya 19 mil quintales de sorgo los entregados al mercado formal entre los cinco Centros de Acopio, de una oferta estimada de 60 mil quintales.

En esta dinámica, la Bolsa de Productos y Servicios de El Salvador (BOLPROS) es el ente garante del cumplimiento del contrato. Esta es una modalidad de comercialización totalmente nueva para los agricultores, que por vez primera concretan negocios con el mercado formal, en un ambiente de transparencia e igualdad de condiciones.

¿El resultado? una comercialización ventajosa en términos de ganancias para el productor. Hagamos números: para el caso del sorgo, actualmente, el precio de plaza ronda entre los $10 y $12 el quintal, algunos intermediarios llegan a pagarlo incluso a $9. A través del convenio, la industria paga al CAS $16.30. A esta cifra se le restan los costos de operación –limpieza del producto, fumigado, almacenamiento- y de transporte. Por lo tanto, el CAS paga al productor entre $14 y $15 por el quintal de sorgo, lo que se traduce en una ganancia de $3 ó $4 por quintal, por encima del precio que podría obtener vendiendo al intermediario.

“Fueron los propios productores quienes solicitaron establecer el convenio, como una medida contra la fluctuación de precios en el mercado, que generalmente son bajos. A través del PAF, se logró realizar la vinculación con BOLPROS como una forma de hacer negocios. Bajo esta modalidad, se evita el intermediario y se hace una venta directa con la industria. Todo esto es ganancia para el productor porque cumple con estándares de calidad, obtiene mejores precios y comprueba los beneficios de comercializar de manera conjunta, por medio del CAS”, manifiesta Jorge Hidalgo, coordinador de la cadena de granos básicos.

 

Seminario Internacional sobre Riego Tecnificado

   
Sistema de riego en cantón Los Achiotales
Sistema de riego en cantón Los Achiotales
 
 
 
 

La Agencia Israelí de Cooperación Internacional para el Desarrollo (MASHAV) y el Centro Internacional de Cooperación para el Desarrollo Agrícola (CINADCO), con apoyo de la Embajada de Israel y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, llevarán a cabo, del 4 al 26 de junio de 2013, el Seminario Internacional: “Riego Tecnificado: Un componente esencial en el desarrollo agrícola sostenible”.

El Seminario será impartido de forma presencial en Israel. Está dirigido a profesionales de América Latina y el Caribe con cargos directivos y/o técnicos en instituciones y organizaciones del sector público o privado, involucrados en la evaluación, planificación y/o implementación de proyectos agrícolas bajo riego tecnificado a nivel nacional, regional o municipal. Los postulantes deben poseer títulos académicos afines y una experiencia profesional mínima de 2 años en el cargo.

Algunos temas a desarrollar serán: gestión del agua para el riego en Israel: políticas y estrategias; nuevas tendencias en la agricultura bajo riego tecnificado; manejo del riego y fertilización; aspectos sobre diseño de riego de redes de riego; riego, fertirriego y aspectos ambientales, entre otros.

Equipo a cadena de Hortalizas

La empresa de agrotecnología con capital Israelí “Naandanjain”, a través de la Embajada de Israel en El Salvador, entregó de un Drip Kit (sistemas de riego por goteo) a uno de los participantes del Centro de Desarrollo Productivo (CDP) de la cadena de hortalizas en el cantón Los Achiotales, municipio de San Pedro Masahuat, departamento de La Paz. El beneficiario integra, ahora, la cooperativa La Central.

La intervención del Programa PAF Cadenas Productivas como parte del Plan de Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura y Ganadería de El Salvador (MAG) ha fomentado, en la mencionada zona, el cultivo de loroco (flor aromática) y sandía, los cuales se verán potenciados con los sistemas de riego.

La donación no se limita al otorgamiento del equipo, sino que es un proyecto en tres etapas: la primera, la entrega e instalación del equipo; la segunda la capacitación a los involucrados; y la tercera, el grado de verificación del impacto en la cosecha.

Con la incorporación de la tecnología, se pretende innovar en los cultivos, aumentar y mejorar la producción, de tal forma que más agricultores salvadoreños puedan constatar y optar por el sistema transferido.

Más información: Embajada de Israel en El Salvador. Tel: (503) 2211-3434

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Flores
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda