Compartir o Ver en sitio web
12/04/2013#123
 
 
 

El legado innovador del PAF Cadenas Productivas

   
 
 
 
 

Mostrar porcentajes, montos y estadísticas relacionadas a la ejecución de un proyecto puede resultar demasiado frío y hasta tedioso. Sin embargo, cuando este ha generado más que cifras y ha logrado mejorar la calidad de vida de sus beneficiarios, presentar sus frutos resulta mucho más interesante.

Ese es el PAF Cadenas Productivas, del Plan de Agricultura Familiar (PAF); una apuesta para la reactivación agrícola, realizada por el Gobierno de El Salvador y donde el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) desplegó todas sus capacidades para acompañar al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en la co-ejecución; dando como resultado, en apenas 21 meses, un resurgimiento sin precedentes del agro nacional, a través la atención directa a más de 17 mil productores.

Al mes de marzo de 2013, el IICA concluye el proceso de transferencia de capacidades técnicas y gerenciales al MAG y al Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), entidades que asumen el pleno liderazgo y coordinación del Programa.

Este ejercicio responde a una estrategia de intervención técnica que contempló el uso de un modelo de intervención de transferencia de conocimiento a las cadenas agro productivas priorizadas – granos básicos, apicultura, café, cacao, acuicultura, hortalizas, lácteos y frutas – para elevar su competitividad, propiciar la integración de miles de productores y productoras a los mercados y el fortalecimiento institucional y de recursos humanos bajo un esquema de “entrada por salida”.

El modelo sincrético de innovación aplicado en la ejecución del PAF Cadenas Productivas, generó una novedosa manera de hacer extensión rural, centrada en el desarrollo de capacidades, la introducción de tecnología en las labores productivas y la transferencia de conocimientos técnicos y gerenciales a los productores y agroempresarios. ¿El resultado? Mayor productividad, incremento del área cultivada, disminución de costos de producción, mejores negocios y mayores ingresos.

Como legado de este proceso, se contabilizan, entre otros, los siguientes logros:

  • Antes del PAF, los rendimientos en maíz blanco eran de 51.7 quintales por manzana (qq/mz). A partir de la intervención del PAF, se obtienen rendimientos de 79 qq/mz. Esto significa un aumento del 53% en la productividad. En el caso del frijol, los rendimientos ascendieron en un 84%.
  • Los esfuerzos en la cadena de lácteos reportan 14% de incremento en la productividad. Las ventas anuales pasaron de $17.5 millones a $25.2 millones.
  • Los productores atendidos por la cadena acuícola han logrado obtener, en cada ciclo productivo, 1,887 libras de camarón por hectárea (Lb/Ha/ciclo), frente a los 1,127 que obtenían antes del PAF; sus volúmenes de venta han crecido en 53%, lo que se traduce en $2.65 millones.
  • La cadena de frutas, siendo el plátano su rubro principal, reporta un aumento en el rendimiento del 110% (de 500 a 1,050 cargas/mz), logrando así obtener un beneficio neto del 148% ($18, 973 por mz).
  • Por su parte, los productores de la cadena de hortalizas incrementaron sus beneficios netos de $41,362 a $52,700. Asimismo, se reportan aumentos en la productividad de chile (45%) y en tomate (15%). Se propició también un aumento en las áreas de siembra de hortalizas de alto valor (76%) y en áreas de producción bajo sistema protegido (166%).
  • En la cadena de miel destaca el alza en las exportaciones: de 10 contenedores antes del PAF, a 23 contenedores anuales con la intervención del Programa. La producción nacional de miel aumentó 35% (de 1,890 a 2,562 toneladas al año). El número de colmenas incrementó en 20% y la productividad en 30% (de 40 a 52 lb/colmena/año).
  • Por otra parte, El Salvador ahora cuenta con material genético criollo de cacao de alto valor gracias al establecimiento de un banco de genes con 19 accesiones internacionales. Al mismo tiempo, en el marco del PAF, se han establecido 12 viveros asociativos con capacidad para producir 15 mil plantas cada uno.
  • El parque cafetalero nacional ha sido repoblado con la siembra de 5 millones de plantas en un área de 11,000 mz.
  • En este contexto, el acompañamiento del PAF en el componente de agronegocios, propició la constitución legal de 18 CAS bajo la figura de agroempresas, las cuales lograron establecer vínculos directos con mercados formales, generando montos de venta que ascienden a $3 millones de dólares. Para el fisco, estas transacciones reportan medio millón de dólares ($523 mil) en concepto de impuestos; para los productores, esto se traduce en $2.5 millones como excedente de ganancia que se queda la economía familiar y no en el bolsillo de los intermediarios.

Metodologías encadenadas al éxito

Productores participando en una Escuela de Campo

La intervención del PAF Cadenas Productivas en 201 municipios del país seleccionó, contrató, capacitó e implementó a casi 300 profesionales del agro, quienes brindaron acompañamiento técnico directo a los beneficiarios a nivel de producción, comercialización y gestión empresarial para una adecuada administración de sus negocios rurales. El Salvador ahora cuenta con un ejército de profesionales, altamente calificados, capaces de responder a los desafíos que el agro plantea hoy en día.

En el área de transferencia de capacidades, alrededor de 16 mil productores asistieron a Escuelas de Campo (ECAS). Los 649 Centros de Desarrollo Productivo (CDP) o “fincas escuela” fueron el escenario de un total de 13,360 sesiones de ECAS a nivel de producción. Bajo la metodología de aprender haciendo, los productores pusieron en práctica los criterios tecnológicos y ecológicos que hoy son aplicados en sus respectivas parcelas productivas.

A nivel de Gestión Empresarial y Comercialización, se llevaron a cabo 758 sesiones con la metodología Competencias Económicas basadas en la Formación Emprendedora (CEFE) que permitieron inyectar emprendedurismo, empresarialidad y liderazgo en las venas de 902 productores participantes. De esta manera, se sentaron los cimientos para la constitución de 38 Centros de Acopio y Servicios (CAS), concebidos como una herramienta para fortalecer la gestión empresarial de los productores, promover la asociatividad, consolidar la oferta, agregar valor a la producción y comercializar sus productos en mercados formales.

Este esfuerzo testimonia un agro renovado, fruto de la implementación del Modelo Sincrético de Innovación y ante el cual los ojos de la región están puestos, con miras a retomarlo y aplicarlo en sus territorios.

La experiencia generada permite afirmar que para potenciar el gran tema de la agricultura familiar se requiere combinar: la innovación tecnológica, la extensión agrícola, el fortalecimiento de capacidades públicas y privadas, más las apuestas de los gobiernos y las facilidades de inversión.

El trabajo de cada una de las cadenas priorizadas, sus logros, el impacto directo generado en sus beneficiarios, el sentir de los mismos, su inserción a mercado formal, su vida antes después del PAF Cadenas Productivas, se irán presentando semana a semana en este mismo espacio.

 

Recetas para la roya

   
Hojas infectadas con roya
Hojas infectadas con roya
 
 
 
 

En una guerra casi todo es permitido. Si en esta historia el enemigo es la roya del cafeto, le damos un par de caldos para atacar el problema en los cafetales.

La guía técnica del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE): Caldo Mineral Sulfocalcio, elaborada en el marco del Programa Agroambiental Mesoamericano, considera que este producto no es nada nuevo; se trata de un caldo a base de azufre, cal viva o apagada y agua en ebullición o hervida. La mezcla de dichos componentes, según detalla el documento, posee propiedades fungicidas.

“Luego de enfriar el caldo sulfocacio, la pasta que se sedimenta, puede utilizarse en el cultivo del café como cicatrizante en los cortes de las podas o resepas del cafeto”, cita la guía, la cual indica que la acción principal del producto es crear un ambiente desfavorable para el desarrollo de enfermedades causadas por hongos y ácaros.

¿Cómo preparar el caldo?

Ingredientes para preparar 50 litros de sulfocalcio: 22 libras de azufre en polvo; 11 libras de cal viva o apagada; 60 litros de agua, 1 recipiente de metal para cocer el caldo, 1 paleta de madera.

Elaboración: hervir 60 litros de agua. Una vez en punto de ebullición, agregar las cantidades de azufre y cal antes detalladas. Mover el caldo constantemente con la paleta de madera por un lapso de 40 a 45 minutos hasta que el líquido se vuelva de color rojo teja o ladrillo. Retirar de fuego y dejar enfriar.

Para elaborar pequeñas cantidades se puede consultar la Guía técnica 12: Caldo Sulfocálcico, del Proyecto para el apoyo a pequeños agricultores en la zona oriental (PROPA-Oriente), del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Este material puede consultarse en: http://www.centa.gob.sv/sidia/pdf/guias/12%20Guia%20en%20produccion%20caldo%20sulfocalcico.pdfa

La receta del caldo puede ser complementaria con una recomendación de la Fundación Salvadoreña para Investigaciones del Café (PROCAFÉ): realizar podas en un cafetal con roya, porque “si muere la hoja, muere la roya”, ya que la enfermedad no pasa al suelo, según Adán Hernández, técnico de la institución.

Sin embargo, PROCAFÉ considera más acertado aplicar el caldo Vicosa, desarrollado por científicos de la Universidad Federal de Vicosa, Brasil, porque además fortalece la planta al agregar vigor y corregir deficiencias minerales. Se estima que al año se pueden realizar unas tres aplicaciones del referido caldo.

Receta para producir 100 litros de Vicosa:

Ingredientes: 500 gramos de sulfato de cobre, 600 gramos de sulfato de zinc, 400 gramos de sulfato de magnesio, 400 gramos de ácido bórico, 400 gramos de urea y 500 gramos de cal hidratada.

Elaboración: llenar con agua, hasta la mitad, un barril plástico con capacidad de 100 litros. Aparte, en un balde pequeño, agregar a 5 litros de agua el sulfato de cobre, el zinc, el magnesio, ácido bórico y, de forma opcional la urea, en las cantidades recomendadas. Mezclar vigorosamente con un palo o paleta.

En otro balde pequeño, se colocan otros 5 litros de agua y se le agrega la cal hidratada agitando vigorosamente con un palo o paleta. Cuando la cal y el agua estén bien mezcladas, agregarlas al barril (que ya contiene 100 litros de agua limpia); agitar fuertemente para hacer una adecuada combinación.

Posteriormente, se agrega al barril la mezcla del otro balde (el que contiene el cobre y los otros elementos, incluida o no la urea). Agitar vigorosamente.

La mezcla obtenida debe aplicarse a las plantas mediante el uso de mochilas aspejadoras.

Aunque los factores población del cafetal y la altura de los árboles inciden en la cantidad a utilizar, unos 200 litros de Vicosa podrían servir para hacer una aplicación en una manzana de terreno.

Para cafetales orgánicos, la fórmula es casi la misma, pero sin el ingrediente urea, ya que no está permitida por certificadoras para fertilización de plantaciones con esa característica.

Por otra parte y sobre el tema de la roya, el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) prepara un taller para definir un Plan Regional de Comunicación y Divulgación Sanitaria, la actividad se realizará del 15 al 18 de abril en El Salvador.

 

RedSicta mide avances en el territorio

   
Participantes del taller, junto al consultor, en llenado de encuestas
Participantes del taller, junto al consultor, en llenado de encuestas
 
 
 
 

Con el objetivo de fortalecer las bases del Proyecto RedSicta y evaluar su impacto en el corto plazo, el 11 de abril se llevó a cabo en el país un taller donde líderes de organizaciones que participaron en el Proyecto en su Fase II, técnicos y productores del PAF Cadenas Productivas, y de RedSicta Fase III, socializaron experiencias alrededor del contexto socioeconómico, agroecológico y territorial en que iniciaron sus acciones.

“Conocer los antecedentes y escenarios en los que inició el Proyecto nos permitirá evaluar más fácilmente el valor y los resultados que este ha añadido durante su ejecución”, expresó Carlos Pomareda, consultor de RedSicta.

En El Salvador, RedSicta presenta la particularidad de estar inmerso dentro de una plataforma muy bien estructurada: el PAF Cadenas Productivas, del Plan de Agricultura Familiar (PAF). Pomareda considera que los resultados del estudio serán significativos, comparados con los resultados de los demás países, “pues cuenta con organizaciones fuertemente establecidas y gracias a esa sinergia las posibilidades de impacto serán mayores”.

La idea de esta sesión, comentó el consultor, fue la de establecer una comunicación cercana con los dirigentes de las organizaciones involucradas en el Proyecto, y al mismo tiempo, afinar la metodología y el instrumento de investigación. En el caso de El Salvador, además de las encuestas realizadas durante el taller, se llevarán a cabo alrededor de 90 adicionales; los asistentes a la sesión del 11 de abril se convertirán en agentes de contacto, pues serán ellos los encargados de socializar el instrumento con los demás miembros de las organizaciones de productores que participan en el Proyecto.

RedSicta, en cada país, será el responsable de brindar seguimiento a los indicadores obtenidos y a los resultados generados durante el periodo 2013-2014. En los siete países de la región donde el Proyecto realiza acciones se están llevando a cabo estas jornadas de socialización y conocimiento.

 

Manual para Desarrollar Capacidades Institucionales en la Gestión del Riesgo Agroempresarial

   
 
 
 
 

Diversos eventos adversos económicos, sociales y climáticos son causantes de impactos negativos en la producción agrícola y en el crecimiento y la estabilidad de muchos de los países de América Latina y El Caribe. En este contexto, la gestión del riesgo se constituye en un tema fundamental para mejorar la competitividad y la sustentabilidad de la agricultura.

La Dirección de Cooperación Técnica del IICA a través del Programa de Agronegocios y Comercialización (PAC) pone a disposición del sector agropecuario de los países del hemisferio y de las Instituciones públicas y privadas vinculadas el Manual para Desarrollar Capacidades Institucionales en la Gestión del Riesgo Agroempresarial. Este instrumento es un producto del Proyecto Hemisférico: Fortalecimiento de la institucionalidad para el desarrollo de las capacidades agroempresariales y organizacionales en las América.

El Manual será utilizado para desarrollar capacidades en gestión y reducción de riesgos de líderes y técnicos del sector agropecuario. Proporciona un resumen sobre los principales conceptos asociados con el riesgo agroempresarial, su relación con la cadena agroproductiva, los diferentes tipos de riesgo que hay y diferentes estrategias para hacerle frente. Asimismo, incorpora un formulario de identificación de factores de riesgo y una guía de ejercicios prácticos.

Más información: marcelo.nunez@iica.int

 

58 Reunión Anual del PCCMCA

   
 
 
 
 

“Generemos Tecnología para Cosechar Desarrollo” es el lema de la 58 Reunión Anual del Programa Cooperativo Centroamericano para el Mejoramiento de Cultivos y Animales (PCCMCA), que se llevará a cabo del 22 al 26 de abril de 2013 en la ciudad de La Ceiba, Atlántida, Honduras.

El PCCMCA es un foro regional de integración voluntaria y apolítica, al que concurren destacados científicos de entidades académicas, públicas, privadas, organizaciones no gubernamentales y organismos internacionales de investigación agropecuaria.

Presentar los avances más sobresalientes en investigación e innovación para el mejoramiento del sector agropecuario; examinar, discutir y analizar temas actuales y perspectivas de la agricultura y la ganadería; intercambiar experiencias científico metodológicas y propiciar actividades de cooperación, destacan entre los objetivos del foro.

A los interesados en participar de esta celebración de innovación tecnológica, se informa que pueden hacer efectiva su inscripción a través de la Oficinas del IICA de su respectivo país.

Costo de inscripción: $200.00

Más información: http://www.pccmca2013

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda