Compartir o Ver en sitio web
10/05/2013#127
 
 
 

Buenas notas en café

   
 
 
 
 

Toda evaluación trae, posteriormente, una calificación. El proyecto “Rescate y Desarrollo de la Caficultura Nacional – primera fase” ha pasado por ese proceso.

Altamente satisfactorio. Fue la calificación otorgada a varias categorías evaluadas por la supervisión técnica a cargo de AENOR CENTROAMERICA, subsidiaria de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), contratada por el Banco de Desarrollo de El Salvador (BANDESAL), ente fiduciario.

Según el último informe presentado, los mejores puntajes rondaron acciones como: el establecimiento y funcionamiento de Centros de Acopio y Servicio (CAS); el fortalecimiento de capacidades sobre desarrollo organizacional para grupos de productores; la elaboración del Estudio de Caracterización de la Cadena Agroproductiva del Café; la formación técnica al personal del proyecto para transferencia de tecnologías a caficultores a través de Escuelas de Campo para Agricultores (ECAS) y Competencias Económicas para la Formación de Emprendedores (CEFE); la capacitación de técnicos sobre certificación de calidad de café y actores de la cadena informados.

El análisis partió de una muestra de 413 productores. Una de las preguntas claves de la institución supervisora fue ¿ha aplicado los conocimientos aprendidos durante las sesiones de las Escuelas de Campo (ECAS)? La respuesta del 72% de los productores fue positiva en cuanto a la réplica de conocimiento en sus parcelas, lo que refleja la efectividad de la transferencia tecnológica.

Cuando se les pregunta a los productores sobre algunos conocimientos aprendidos en los niveles básicos de ECAS, mencionan: control de plagas y enfermedades; variedades de café y aquellas resistentes a la roya, técnicas de poda, manejo de sombras, entre otros.

En el informe resalta la valoración promedio otorgada a las referidas sesiones, la cual alcanzó 8.8 puntos. El soporte de esa calificación radica en que los agricultores entrevistados adquirieron más conocimientos, obtuvieron buenas y claras explicaciones, lo impartido les ha sido de utilidad en la producción del cultivo, y la realización de actividades prácticas les ilustró mejor.

También, detalla que el proyecto enriqueció informativamente a los productores con aspectos relativos al precio internacional del café, beneficiado, sellos de certificación y mercados. De igual manera, la utilidad y calidad de la información fue elogiada por los beneficiarios.

El informe no omite mencionar la satisfacción de los productores con los incentivos entregados por el citado proyecto, los cuales mejorarán la producción. En ese sentido, la valoración promedio sobre las plantas de café canalizadas fue de 7.6, donde se consideraron variedad, calidad fitosanitaria, cantidad recibida época de entrega, entre otros.

Entonces, si bien en un examen todos queremos obtener una buena nota, lo más importante es que los conocimientos y experiencias se interioricen y que deriven en un cambio cualitativo.

El proyecto “Rescate y Desarrollo de la Caficultura Nacional” fue impulsado por la cadena de café, en el marco del Programa PAF Cadenas Productivas, del Plan de Agricultura Familiar (PAF), ejecutado por el MAG, con el acompañamiento técnico del IICA. Ha sido financiado por el Fideicomiso de Apoyo a la Producción de Café.

AENOR Centroamérica realizó verificaciones y supervisiones en diferentes momentos de la vida del proyecto para evaluar la metodología y el impacto de los resultados; en general consultó a más de 400 beneficiarios directos.

 

Al grano con el subsector café

   
Director Ejecutivo de PROMECAFÉ, Armando García y Gerardo Escudero, Representante del IICA en El Salvador durante conversatorio
Director Ejecutivo de PROMECAFÉ, Armando García y Gerardo Escudero, Representante del IICA en El Salvador durante conversatorio
 
 
 
 

Una iniciativa de renovación cafetalera en El Salvador, en beneficio de más de 17 mil productores, para un periodo de cinco años, requeriría una inversión anual estimada de $67 millones de dólares. Actualmente, un monto similar experimenta en pérdidas el sector debido a la vulnerabilidad y menor productividad de un parque de café envejecido. Entonces, surge la pregunta millonaria ¿perder o invertir?.

Esa y otras consideraciones fueron planteadas durante la exposición de la propuesta “Ideas para un programa de renovación y desarrollo de la caficultura nacional”, presentada por la oficina del IICA en El Salvador con el acompañamiento del Programa Cooperativo Regional para el Desarrollo Tecnológico y Modernización de la Caficultura (PROMECAFÉ).

La presentación abrió un conversatorio donde participó un grupo diverso de actores de la caficultura nacional, entre ellos productores, empresarios, técnicos y representantes de entidades públicas y privadas.

Los asistentes visualizaron que la iniciativa implica un cambio cognitivo y de actitud mediante el impulso de metodologías participativas de aprendizaje, que aseguren el rumbo hacia buenas prácticas, la adquisición de nuevas competencias técnicas y el desarrollo de mejores negocios.
Además, la propuesta considera el impulso de alianzas entre el sector público y privado; la creación de líneas innovadoras de crédito, producción de material genético, investigación, sistema de información territorial, seguimiento y gestión de riesgos, y comercialización.

Diversas reacciones y comentarios suscitó la presentación, generando un espacio de diálogo donde resaltaron aspectos de búsqueda de soluciones ante la vulnerabilidad del cambio climático, la creación de mecanismos financieros innovadores, la apertura de canales de comunicación accesibles al productor y la creación de planes de emergencia para enfrentar la problemática social relacionada.

Productores participando en una Escuela de Campo

“Más allá del contexto de la emergencia de la roya, lo que se persigue con la propuesta es tratar de conocer los juicios, opiniones y orientación del sector acerca de los urgentes procesos de reconversión y rehabilitación que necesita el parque cafetalero, para tomar acciones conjuntas y generar una respuesta nacional de recuperación”, expresó el Representante del IICA en El Salvador y Coordinador de la Región Central, Gerardo Escudero.

Por su parte, Armando García, Secretario Ejecutivo de PROMECAFE, explicó a los participantes que estos conversatorios, a realizarse en otros países centroamericanos, se enmarcan dentro de las acciones del “Plan Regional para el manejo de la roya con acciones emergentes para 2013”, propuesto por IICA-PROMECAFE, en coordinación con varias entidades y organismos de cooperación internacional, ante el Consejo de Ministros de Agricultura del área.

El Plan Regional, cuyo objetivo es renovar el parque cafetero con variedades adecuadas y establecer sistemas de alerta temprana para prevenir futuras afectaciones, contiene dos grandes ámbitos: las acciones emergentes que ya están en marcha en los países, que comprende el manejo integrado de la roya, la implementación del plan fitosanitario, capacitación de técnicos y productores, y uniformización del sistema de información. Y las acciones posteriores, que darán inicio en 2014, las cuales perfilan actividades sobre el manejo del tejido productivo, el mejoramiento genético, e introducción de variedades resistentes.

En próximas entregas, ampliaremos sobre las acciones de PROMECAFE sobre material genético resistente; las oportunidades de financiamiento para echar a andar las propuestas país, y las actividades que otros países realizan en torno a la renovación del parque cafetalero.

A grandes problemas, grandes desafíos. Los actores tienen en sus manos una propuesta, que con su visión, voluntad y acción pueden complementar y adoptar para cambiar el futuro del café salvadoreño.

 

Nuevas reglas del juego para exportar a USA

   
 
 
 
 

Conocer + cumplir= exportar. Esa es la fórmula que todo país debe aplicar, a partir de la normativa propuesta por La Ley de Modernización de la Inocuidad de Alimentos (FSMA por sus siglas en inglés), si desea mantener sus relaciones de exportación hacia Estados Unidos o incursionar en ellas, especialmente si envía frutas y hortalizas para consumo humano, productos crudos; así como productos manufacturados y procesados no cárnicos con más del 2% de carne.

La nueva ley destaca el cumplimiento de estándares de prevención para instalaciones donde se procesan, e incluso almacenan, alimentos y balanceados; frecuencia de las inspecciones; una cultura de establecimiento de registros y documentación; capacidad de respuesta ante retiros y prohibiciones. Todo apunta a un análisis de riesgo integrado desde la finca hasta el consumidor.
“Con la entrada en vigor de estas reglamentaciones, los procesos para reducir riesgos químicos y biológicos, que anteriormente eran de carácter voluntario, ahora se vuelven obligatorios”, explica Medardo Lizano, especialista en Sanidad de Inocuidad de los Alimentos (SAIA).

Así de estricta está la normativa. Por esa razón, los países de la región centroamericana han tomado la iniciativa de establecer un plan estratégico para enfrentar y estimar de manera conjunta las implicaciones de la nueva ley en sus actividades de exportación.

En El Salvador, la Oficina del IICA, en coordinación con la Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT) y su programa AgroCAFTA, la FAO y el Programa de USAID para el Desarrollo de las PYME, desarrolló el Primer Taller Público Privado Regional, donde a través de una reunión virtual, seis países de la región se enlazaron y tuvieron la oportunidad de conocer aspectos fundamentales de la normativa con énfasis en productos manufacturados y agrícolas. Los puntos fueron comentados por expertos del Programa de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad de los Alimentos del IICA.

Mediante un intenso ejercicio de análisis y comentarios en mesas de trabajo, se logró como producto principal, consensuar la conformación, por cada país, de un foro de consulta permanente, con la participación de actores públicos y privados, liderados por Federación de Cámaras y Asociaciones de Exportadores de Centroamérica, Panamá y el Caribe (FECAEXCA), que dé continuidad a las acciones iniciadas en el Primer Taller.

Otros resultados: requerir más precisión a la FDA sobre los métodos y alcances de regulación; incluir el transporte como objeto de rastreabilidad; solicitar apoyo de expertos para la certificación de laboratorios y promover programas de capacitación a los diferentes actores de la cadena.

“El periodo para comentar sobre los requerimientos se ha extendido hasta septiembre de este año, es decir que tenemos un tiempo prudencial para formar las capacidades de las empresas, sus operarios y productores. Las partes involucradas, tanto públicas como privadas deben unificar esfuerzos, para acatar la normativa y facilitar los procesos, respectivamente”, comentó Silvia Cuéllar, directora ejecutiva de COEXPORT.

Por parte de El Salvador, participaron exportadores y representantes del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), del Ministerio de Economía (MINEC); Ministerio del Medio Ambiente (MARN), Banco de Desarrollo (BANDESAL), entre otros.

 

Propuesta frutícola rumbo a Haití

   
 
 
 
 

El conocimiento y las buenas prácticas deben compartirse. Bajo esa premisa, las Oficinas del IICA en Haití y El Salvador han implementado, desde hace más de un año, un estrecho ejercicio de cooperación horizontal.

A la fecha, los acercamientos continúan. En esta ocasión, especialistas salvadoreños colaboran planteando la formulación de una propuesta técnica para la implementación del Programa de Desarrollo de Cadenas Frutícolas en Haití, que será ejecutado por el Ministerio de Agricultura, Recursos Naturales y Desarrollo Rural (MARNDR) de ese país.

El planteamiento técnico estructurado en El Salvador se basa en un enfoque de cadena productiva y retoma los elementos del Modelo Sincrético de Innovación aplicado con éxito en el país, en el reciente programa PAF Cadenas Productivas. La formulación ha sido elaborada en el marco de la cooperación horizontal del Instituto, que, en esta ocasión, también cuenta con el impulso de la Oficina del IICA en Washington, en el marco del proyecto “Revitalizando un cultivo apreciado: Desarrollo de la Cadena de Mando de Haití”, apoyado por el Fondo de Cooperación Técnica (FondTC) del IICA.

La formación de capacidades de los productores beneficiarios en las áreas de producción, comercialización y gestión empresarial; el fortalecimiento de capacidades organizativas y gerenciales de los actores públicos y privados; la conformación de una mesa sectorial de frutas y la implementación de un sistema de monitoreo y evaluación para un seguimiento transparente y en tiempo real de las actividades en campo, son algunos de los componentes contemplados.

Al mismo tiempo, para la transferencia de conocimiento y tecnología se proponen las metodologías de Escuelas de Campo (ECAS) y Competencias Económicas basadas en la Formación Emprendedora (CEFE); completando la estrategia de intervención con intercambios de experiencias con expertos internacionales, giras de campo y el otorgamiento de incentivos.
A través de ese Programa, el MARNDR pretende contribuir a la seguridad alimentaria y a la reducción de la pobreza de 28 mil familias rurales, incrementando ingresos y empleos a través del fortalecimiento de la competitividad de las agro-cadenas frutícolas y rubros asociados.

Con un horizonte de ejecución previsto para diez años, el Programa ha priorizado ocho cultivos –mango, coco, marañón, aguacate, mandarina, limón pérsico, guayaba y frutas nativas o exóticas- en los cuales se pretende incidir en aspectos como: incremento de productividad; reducción de pérdidas post cosecha; propagación de plantas; uso sostenible de los recursos de suelo y agua, entre otros. Además, se proyecta establecer más de 16 mil hectáreas nuevas de cultivos de frutales y renovar otras 3, 285 Ha.

La semana entrante una comitiva integrada por Jorge Escobar y Medardo Lizano, especialistas de la Oficina del IICA en El Salvador, viajarán a la nación caribeña para presentar la referida propuesta ante el Ministro de Agricultura, funcionarios de su gabinete y personal de la Oficina del IICA de ese país.

 

Conferencia “Desarrollo de Capacidades en Gestión del Riesgo Agroempresarial”

Contará con las intervenciones Miguel García Winder, Gerente del Programa de Agronegocios y Comercialización; Marcelo Núñez, Especialista en Agronegocios y Comercialización y Danilo Herrera, Especialista en Agronegocios.

Día: Martes 14 de mayo, vía webcasting

Hora: 8:30 a 10:15 am (hora de El Salvador)

Podrá acceder a la conferencia a través de: http://www.iica.int/

Más información: marcelo.nunez@iica.int

 

Taller para Desarrollar Capacidades Institucionales en la gestión del riesgo agroempresarial

   
 
 
 
 

A realizarse el 23 y 24 de mayo en las Oficinas del IICA en El Salvador, con el objetivo de desarrollar capacidades en gestión del riesgo agroempresarial entre técnicos de instituciones públicas y privadas del sector agropecuario salvadoreño, así como entre líderes de organizaciones de productores.

Más información: marcelo.nunez@iica.int

Ambas actividades son organizadas por el Programa de Agronegocios y Comercialización (PAC) del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), en el marco del Proyecto Hemisférico de Fortalecimiento de la Institucionalidad para el Desarrollo de Capacidades Agroempresariales y Organizacionales de las Américas.

 

Presentación de Plataforma de Exportación

Dirigido a: Agroempresas del sector de bebidas y alimentos.
Convoca: Agencia de Promoción de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (PROESA), con apoyo de la Oficina del IICA en El Salvador.

Día: 15 de mayo

Hora: 8:00 am

Lugar: Centro de Liderazgo y Capacitación, Oficina del IICA en El Salvador.

Más información: edgar.cruz@iica.int

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda