Compartir o Ver en sitio web
24/05/2013#129
 
 
 

En camino a Texas

   
 
 
 
 

Se buscan productos salvadoreños de tipo agroalimentario con “madera” para ingresar al mercado de Texas, Estados Unidos. Este no es un anuncio del lejano oeste, esto es lo que la Agencia de Promoción de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (PROESA), el Ministerio de Economía (MINEC) y el IICA se han propuesto mediante la aplicación de la metodología Plataforma para la Exportación de Productos Agroalimentarios.

La mira está puesta en alimentos étnicos, bebidas en polvo como horchata cebada y atoles; lácteos; frutas frescas o congeladas: piña, mango, jocote, plátano, nance, limón y coco; mariscos, miel, productos de cacao, café tostado, semilla de marañón, panadería y licores.
Las instituciones convocaron, recientemente, a más de 15 empresas de los rubros alimentos y bebidas para explicarles el proceso de la Plataforma, el cual está orientado a fortalecer las capacidades de exportación de las pequeñas y medianas agroempresas, con miras a diversificar e incrementar exportaciones.

Los asistentes llenaron un formulario de interés y serán evaluadas, posteriormente, con respecto a su potencial.

“De manera conjunta estamos desarrollando esta iniciativa que va a constar de 3 fases. El proceso se efectuará de mayo a diciembre, en ese período las empresas serán capacitadas, validarán sus productos en el mercado destino; los compradores potenciales sugerirán mejoras a sus productos y finalizará con una misión comercial”, indicó Claudia Velez, Gerente de Desarrollo Exportador de Proesa.

Básicamente, los requisitos para ingresar a este proceso de formación de capacidades son: ser una empresa formalmente inscrita; contar con un mínimo de tres años de operación continua y ventas anuales mayores o iguales a $100 mil. Finalmente, tener interés en el mercado destino propuesto y contar con potencial exportador, de acuerdo a un diagnóstico realizado por PROESA.

La Plataforma es una metodología canadiense desarrollada por el Forum for International Trade Training (FITT) con derechos adquiridos por IICA. Consta de tres etapas: Capacitación en negocios Internacionales, Validación de los productos en el mercado seleccionado y Mercadeo in situ.

“En El Salvador se están creando las condiciones, poco a poco, para retomar el agro y todo su encadenamiento, a fin de impulsarlo. Se está apuntando hasta los mercados externos en los cuales he visto muchas iniciativas”, señaló Gerardo Escudero, Representa de la Oficina en El Salvador y Coordinador de la Región Central del IICA.

Según la opinión del Representante, “el mercado no es el problema; en realidad cuando uno observa su dinamismo, se da cuenta que la pelota está en la cancha de nosotros, en los productos que ofertamos y eso lo hemos podido constatar a través de bastantes plataformas que hemos hecho en los países”.

De acuerdo a PROESA, Texas constituye un área comercial interesante para los productos salvadoreños, porque es el segundo Estado con más salvadoreños en la nación norteamericana.

 

Herramientas para gestionar el riesgo

   
Especialista del PAC durante desarrollo del Taller
Especialista del PAC durante desarrollo del Taller
 
 
 
 

Una jornada teórico-práctica muy interactiva y personalizada vivieron los participantes en el “Taller para desarrollar capacidades institucionales en la gestión del riesgo agroempresarial”, facilitado por Marcelo Núñez, Especialista en Comercialización y Agronegocios del IICA, el 23 y 24 de mayo en la Oficina de IICA El Salvador.

Representantes y ejecutivos del sector financiero, de gremiales empresariales, del Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC), del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y del Programa Mundial de Alimentos (PMA), conocieron sobre la importancia de la gestión del riesgo en los agronegocios, sus tipologías, metodologías y estrategias de identificación y evaluación; mitigación y transferencia, y sobre experiencias llevadas a cabo en otros países sobre el tema.

Núñez explicó que gestionar el riesgo no se reduce a prever eventos climáticos que puedan afectar las actividades productivas, o a adquirir un seguro agropecuario; acotó que la gestión del riesgo debe ser visualizada de manera integral y como un componente importante en el desarrollo de las agroempresas, puesto que hacerlo redunda en la mejora de sus niveles de inversión, ingresos y rentabilidad.

“Aunque es imposible enfrentar los riesgos, todos a la vez, gestionarlos a partir de una identificación y priorización permite al productor mantenerse en sus actividades agropecuarias sin verse obligado a interrumpir su ciclos productivos”, dijo el facilitador.

Por otro lado, con base a experiencias reales de la actividad agroempresarial salvadoreña- planteadas por los mismos asistentes- se realizaron ejercicios prácticos para la identificación y la gestión de riesgos, utilizando las herramientas propuestas en el “Manual para Desarrollar Capacidades Institucionales para la Gestión del Riesgo Empresarial”. Se analizaron las diferentes tipologías de riesgos a los que se ven expuestos los distintos eslabones de la cadena agroproductiva: riesgos climáticos, biológicos, financieros, de mercado, humanos, sociales y políticos, entre otros.

“Este grupo diverso que ha participado en el taller realmente tiene posibilidades de aplicar los conocimientos adquiridos en sus respectivas instituciones, lo cual viene a fortalecer el proceso de formación de capacidades en el tema”, dijo el Especialista.

La gestión del riesgo en El Salvador, como en la mayoría de los países de la región centroamericana es un tema nuevo, sobre el que necesita trabajarse para generar una cultura de gestión, especialmente en el sector agrícola muy propenso ante los efectos del clima y volatilidad de los precios.

Estos talleres son auspiciados por la Oficina del IICA en El Salvador y el Proyecto Hemisférico de Fortalecimiento de la Institucionalidad para el desarrollo de capacidades agroempresariales de las Américas, del Programa Hemisférico de Agronegocios y Comercialización (PAC) y están disponibles para todos los países del hemisferio.

El “Manual para Desarrollar Capacidades Institucionales para la Gestión del Riesgo Empresarial” es promovido por el PAC para que los países del hemisferio que tengan necesidad de desarrollar capacidades en el tema puedan adoptarlo y utilizarlo como un bien público internacional en sus respectivos territorios.

 

Haití acoge propuesta frutícola

   
Funcionarios durante visita a planta empacadora de mango
Funcionarios durante visita a planta empacadora de mango
 
 
 
 

Impulsar ocho cultivos priorizados – como mango, guayaba, limón pérsico, aguacate, entro otros – bajo un enfoque de cadena productiva y retomando elementos medulares del Modelo Sincrético de Innovación, es la base del Programa de Desarrollo de Cadenas Frutícolas en Haití, cuya formulación técnica ha sido elaborada por Especialistas de la Oficina del IICA en El Salvador, con apoyo de la Oficina del IICA en Washington, en el marco de la cooperación horizontal del Instituto.

Recientemente, la propuesta fue presentada ante autoridades del Ministerio de Agricultura, Recursos Naturales y Desarrollo Rural (MARNDR) de Haití, funcionarios de la División de Asistencia Alimentaria del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) y Especialistas de las tres Oficinas del IICA involucradas. El embajador de México en Haití y expertos del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), de México, también tuvieron la oportunidad de escuchar los planteamientos.

De acuerdo con Jorge Escobar, Especialista de la Oficina del IICA en El Salvador, los planteamientos fueron recibidos con interés y se emitieron sugerencias para enriquecer la propuesta, especialmente en cuanto a la búsqueda de cooperación técnica y financiera.

A través de ese Programa, el MARNDR pretende contribuir a la seguridad alimentaria y a la reducción de la pobreza de 28 mil familias rurales, incrementando ingresos y empleos a través del fortalecimiento de la competitividad de las agro-cadenas frutícolas y rubros asociados. Las metodologías de Escuelas de Campo (ECAS) y Competencias Económicas basadas en la Formación Emprendedora (CEFE), aplicadas con éxito en la implementación del PAF Cadenas Productivas en El Salvador, podrían ser retomadas como herramientas de transferencia de conocimientos en las actividades de producción primaria, desarrollo empresarial y comercialización.

Actualmente, el mango es el principal fruto comercial en Haití, ocupando uno de los diez primeros lugares entre los países exportadores del mundo. En el marco de la presentación de la propuesta técnica del Programa, los funcionarios de las entidades mencionadas realizaron una gira de campo para observar el manejo de una plantación de diversas variedades de este fruto y la visita a una planta procesadora y empacadora del mismo.

Los diálogos entre las Oficinas del IICA en Haití, Washington y El Salvador continuarán implementando un ejercicio estrecho de cooperación horizontal, en apoyo a las autoridades de agricultura del país caribeño, para el fortalecimiento de las cadenas frutícolas.

En Haití, el sector agrícola aporta alrededor del 25% del producto interno bruto y se estima que la agricultura es practicada en un poco más de un millón de granjas en todo el país, siendo la principal fuente de ingresos en las zonas rurales.

 

Cadenas agroproductivas: mayor transparencia = mayor competitividad

La existencia de un marco legal que norme y regule las interacciones comerciales entre todos los agentes de una cadena agroalimentaria es el escenario ideal para que puedan existir relaciones transparentes y justas entre cada uno de sus eslabones.

En este esfuerzo, España ha dado grandes pasos con la propuesta de un Proyecto de Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.

La suscripción de contratos alimentarios formalmente establecidos por escrito para garantizar la seguridad jurídica y la equidad en las relaciones comerciales; el cumplimiento obligatorio de los plazos de pago previamente pactados con los productores; y el establecimiento de espacios –a manera de “Observatorios de la Cadenas Alimentarias”- de diálogo y discusión de problemas que afectan a los distintos eslabones, son acciones contempladas en la Ley y que podrían replicarse en los países latinoamericanos, con el objetivo de generar transparencia en las relaciones entre los distintos actores de las cadenas, reducir los desequilibrios y aumentar la competitividad.

Para Edgar Cruz, Especialista en Competitividad de la Oficina del IICA en El Salvador, esta es una iniciativa digna de emular, que podría ser retomada, en alguna medida, en los países centroamericanos. “De esta experiencia resaltan varios elementos importantes, por ejemplo, la búsqueda de un acuerdo entre los diferentes eslabones de una cadena para poder consensuar acuerdos que beneficien a todos de manera equitativa. En nuestro medio, nos invita a promover los esfuerzos de consulta, diálogo y concertación en este tipo de iniciativas, donde todos los que puedan salir afectados o beneficiados sean previamente consultados”, indica.

En el caso de El Salvador, si bien aún falta mucho camino por recorrer para lograr, a futuro, la formulación de una ley similar a la propuesta en el país Vasco, el Especialista destaca la iniciativa del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en cuanto a la creación de mesas técnicas en el marco del Plan de Agricultura Familiar, como una antesala para la concreción de Acuerdos Marco de Competitividad (ACM), mecanismos que, incluso, pueden marcar el camino para la formulación de políticas públicas orientadas a mejorar la competitividad de las cadenas agroproductivas.

El pasado 20 mayo, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) de España se enlazó, vía video conferencia, con diferentes Oficinas del IICA del hemisferio y funcionarios públicos invitados, con el objetivo de socializar el funcionamiento del Proyecto de Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.

 

Aportes para una educación en tecnología

   
 
 
 
 

“La era tecnológica está creciendo y evolucionando con las nuevas generaciones. Es todo un reto transferir a los estudiantes de hoy nuevos conocimientos, tecnologías e innovaciones que estén acordes a las demandas actuales, pues es precisamente esa formación la que potenciará a los nuevos profesionales y hará que el país crezca”, opina Salvador Polío, Especialista en Redes y Sistemas de Información de la Oficina del IICA en El Salvador.

Esas declaraciones fueron emitidas en el marco de una consultoría realizada por el programa Pro- EDUCA, del Ministerio de Educación (MINED), con el objetivo de validar el mapa funcional del Plan de Estudios del Bachillerato Técnico Vocacional en Infraestructura Tecnológica y Servicios Informáticos.

La Oficina del IICA en El Salvador cuenta con plataformas de infraestructura tecnológica y servicios informáticos, por lo que los aportes del Especialista encargado de dichas áreas pueden convertirse en insumos importantes para la actualización y enriquecimiento de la currícula de estudios.

Entre otros aportes, Polío destacó la importancia de crear redes de docentes a nivel nacional para una mejor planificación de los contenidos a impartir y estandarizar conocimientos y metodologías.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda