Compartir o Ver en sitio web
07/06/2013#131
 
 
 

Tecnologías bajo administración femenina

   
Representantes de El Garucho, junto a Gerardo Escudero, Representante de IICA en El Salvador, luego de la firma del convenio.
Representantes de El Garucho, junto a Gerardo Escudero, Representante de IICA en El Salvador, luego de la firma del convenio.
 
 
 
 

Ni la fuerte tormenta que caía en el occidente del país retrasó la llegada de Karla Trujillo y Milagro Hernández, representante legal y secretaria, respectivamente, de la Asociación cooperativa El Garucho de RL de Atiquizaya, a las Oficinas del IICA, para formalizar legalmente el proyecto de innovación: “Difusión del uso de cubierta plástica en el secado de frijol”.

El referido proyecto, donde El Garucho fungirá como administradora y coordinadora, involucra a cuatro cooperativas más y en conjunto a unos 1,500 productores de la zona occidental, central y oriental del país que serán beneficiados con la implementación de la tecnología.

La iniciativa es impulsada por el Proyecto RedSicta del IICA en varios países de la región centroamericana, a fin de minimizar las pérdidas poscosecha de frijol por exceso de humedad durante el secado en campo, y elimina otros factores causantes de daños significativos a las matas, mejorando la calidad del grano y la productividad. La tecnología hace que el producto se mantenga seguro por más de 30 días.

Para el caso de El Salvador, se registran experiencias aisladas sobre el uso de plástico para protección del grano, sin embargo existen variaciones en la metodología de uso, por lo que no se han alcanzado los niveles de efectividad esperados.

“Se pretende unificar el conocimiento y habilidades sobre el uso y manejo de la tecnología para lograr reducir al menos en un 80% las pérdidas durante la cosecha”, explica Miguel Gallardo enlace de RedSicta en El Salvador.

“En El Garucho nos hemos empoderado del conocimiento y de la tecnología de secado; los hemos aprovechado y los vamos a compartir para el beneficio de muchos más productores”, expresó la representante legal.

A través de jornadas de capacitación teórica y práctica, complementadas con materiales de difusión, técnicos y productores líderes de 12 Centros de Acopio y Servicios (CAS) de la cadena de granos básicos del PAF Cadenas Productivas, del Plan de Agricultura Familiar (PAF) se empoderarán de la tecnología que luego difundirán y desarrollarán en los Centros de Desarrollo Productivo (CDP) con los productores.

“Como mujeres líderes de nuestra asociación es un orgullo tener en nuestras manos un proyecto tan valioso como este, que vienen a fortalecernos y a probar nuestra capacidad de gestión y administración. Son retos que nos engrandecen como mujeres productoras”, expresó Milagro.

“Estoy seguro que el proyecto tendrá el impacto esperado y se divulgará lo más rápido posible, especialmente porque está liderado por mujeres. Para IICA el componente de género es fundamental; la mujer demuestra mucha capacidad de gerenciar, ordenar, distribuir y asignar los recursos. Ellas lo ejecutarán con diligencia y efectividad”, expresó Gerardo Escudero, Representante del IICA en El Salvador y Coordinador de la Región Central, quien estuvo presente durante la firma del convenio.

Un monto de más de $34 mil dólares será administrado por la Cooperativa en un periodo de siete meses, financiados por la Cooperación Suiza en América Central (COSUDE) para el establecimiento, seguimiento y evaluación de las unidades de validación y demostrativas, eventos de capacitación y difusión de la tecnología de secado.

 

Conexión ministerial

   
Pablo Ochoa, Ministro de Agricultura y Gerardo Escudero, Representante de IICA en El Salvador, durante entrega de equipo
Pablo Ochoa, Ministro de Agricultura y Gerardo Escudero, Representante de IICA en El Salvador, durante entrega de equipo
 
 
 
 

Ahora, los Ministros de Agricultura de Centroamérica estarán más conectados. Recientemente, los despachos ministeriales han sido dotados con equipos de videoconferencia con el objetivo de facilitar la toma de acuerdos y la celebración de sesiones periódicas, reduciendo costos y acortando tiempos. Esta donación ha sido una iniciativa del Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC), concretada a través de las Oficinas del IICA de los países de la región.

De acuerdo con Daniel Flores, Enlace Técnico del CAC, el Consejo ha realizado modificaciones a su reglamento para que las reuniones virtuales tengan la misma validez que las presenciales; de esta manera, se maximiza la eficiencia de la comunicación y constituye una alternativa para que los funcionarios puedan participar en sesiones a distancia, ya que en muchos casos, los compromisos de sus agendas les impiden asistir de forma presencial.

Al mismo tiempo, el uso de los nuevos equipos de videoconferencia también estará a disposición de los integrantes del Consejo Técnico Regional y de siete grupos técnicos –recientemente conformados-, facilitando la organización de encuentros virtuales.

En el país, el Ministro de Agricultura y Ganadería, Pablo Ochoa, recibió los equipos al el pasado 30 de mayo. La entrega estuvo a cargo del Representante del IICA en El Salvador y Coordinador de la Región Central (DGIR), Gerardo Escudero.

El paquete informático, entre otros implementos, consta de una computadora de escritorio, una cámara web, un micrófono, bocinas y un televisor.

 

Aprendiendo sobre la exportación

   
Representantes de empresas agroalimentarias durante taller
Representantes de empresas agroalimentarias durante taller
 
 
 
 

Capacitación + validación + misión comercial = Mayor posibilidad de acceder al mercado formal. Con base en esa fórmula, 18 agroempresas iniciaron, esta semana, un proceso de formación de capacidades a través de la metodología Plataforma de Exportación de Productos Agroalimentarios, cuyo objetivo principal es facilitar la vinculación de dichos productos a mercados externos, en esta ocasión, hacia el Estado de Texas, Estados Unidos, seleccionado como el mercado destino.

La Plataforma es una iniciativa impulsada por la Agencia de Promoción de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (PROESA), el Ministerio de Economía (MINEC) y el IICA. La gama de productos a potenciar es variada: café en distintas presentaciones –gourmet, molido, orgánico-; frutas congeladas o transformadas en paletas, jaleas, pulpas; licores de tamarindo y cacao; miel de abeja, tamales, entre otros.

A partir de la pregunta “¿Por qué exportar?”, los participantes – guiados por el Especialista en Agronegocios y Comercialización de la Oficina del IICA en Miami, Daniel Rodríguez- profundizaron sobre los beneficios de la exportación, los pasos a seguir para el desarrollo del proceso, los costos de convertirse en un exportador activo, la formulación de un plan de negocios para exportar, entre otros puntos.

Al mismo tiempo, se realizó un breve ejercicio de evaluación para sondear el grado de conocimiento sobre el tema de la exportación y el grado de preparación de las agroempresas, e identificar, de esta forma, aquellos puntos que será necesario fortalecer en el proceso. Algunas de las consideraciones evaluadas fueron: ¿Se cuenta con un producto listo para exportar?, ¿La empresa está debidamente registrada para la exportación?, ¿Cuenta con suficiente oferta exportable?, ¿Sus productos son competitivos en relación a los disponibles en el mercado destino?

Tener iniciativa para buscar nuevas oportunidades, comprometerse de lleno en el proceso de exportación y energía para cumplir el plan de acción diseñado, son algunas de las cualidades necesarias – que el Especialista destaca – para tener éxito en los emprendimientos de este tipo.

“El objetivo de este módulo es que los participantes tomen conciencia de las oportunidades y retos que genera el proceso de exportación, que si bien no es complicado, necesita dedicación y aprendizaje. Se espera dotarlos de las herramientas necesarias que deben conocer para estar debidamente preparados al momento de negociar con un comprador”, explicó Rodríguez.

Gracia María Flores, participante en el taller, visualiza con optimismo la posibilidad de que los productos de su empresa: licores de sabores (rosa de Jamaica, tamarindo y cacao), puedan ser introducidos con éxito en el mercado de Texas, al completar el proceso de formación. “Hemos establecido contactos con distribuidores en Estados Unidos, pero aún no hemos podido concretar ventas. A partir de estas capacitaciones, creemos que podemos identificar aquellos aspectos en los que necesitamos mejorar y conocer lineamientos para la exportación”.

El próximo 27 de junio se realizará el segundo módulo de los seis definidos para el desarrollo de la Plataforma de Exportación.

 

Innovación, piedra angular

   
Director General del IICA, Dr. Víctor M. Villalobos
Director General del IICA, Dr. Víctor M. Villalobos
 
 
 
 

“La innovación es la principal ventaja comparativa para desarrollar y aplicar el conocimiento” aseguró el Director General del IICA, Dr. Víctor M. Villalobos, durante la ceremonia de apertura del reciente Seminario Internacional de Gestión de la Innovación para la Seguridad Alimentaria y Nutricional: Productores y Consumidores, de la Red INNOVAGRO.

Al enumerar cómo el Instituto ha apoyado a los Estados Miembros, específicamente en lo relativo al desarrollo de estrategias y metodologías, mencionó como uno de los casos emblemáticos el acontecido en El Salvador en alusión al modelo sincrético de innovación. De igual forma, citó los esfuerzos en Guatemala y Haití por la seguridad alimentaria.

“La innovación es una piedra angular para el desarrollo del sector agroalimentario pues contribuye de manera importante en la solución de los retos actuales”, dijo Villalobos.

Además, explicó que la innovación para la seguridad alimentaria incluyen ámbitos como: el aumento de la productividad de los cultivos frutales y la ganadería; la disminución de pérdidas de cosecha y post cosecha; el rescate y aprovechamiento de la biodiversidad para nuevas alternativas de alimentos; el mejoramiento de la calidad nutricional de los alimentos (biofortificación); procesamiento y conservación de los alimentos; inocuidad de los mismos a lo largo de la cadena alimentaria; mejores tecnologías para la agricultura familiar, inclusión de las mujeres y los jóvenes; biodisponibilidad y aprovechamiento de los alimentos/nutrientes por los organismos, así como la nutrigenómica.

El llamado a invertir y cooperar en la materia fue claro; así como la motivación a incursionar en la innovación tecnológica, institucional y social.
La máxima autoridad del Instituto detalló que la innovación en el sector agroalimentario debe convertirse en motor para la productividad, la competitividad, la sustentabilidad y la equidad del sector agroalimentario. Al mismo tiempo, exhortó a compartir internacionalmente las innovaciones, las estrategias y los programas.

Un ejemplo

Foto cortesía de Vallen Paz

Para algunos, el merchandising, la promoción en un punto de venta y la utilización de un sello diferenciador no es nada nuevo.

Productores y agroempresarios salvadoreños deberían poner su mirada en esta práctica innovadora de VallenPaz de Colombia, una corporación privada sin fines de lucro que promueve el desarrollo de comunidades rurales en ese país.
Dentro del modelo impulsado, concretamente en lo relativo al mercadeo externo, han desarrollado un sello diferenciador que potencia la marca COSECHAS DE PAZ en diversos productos agroalimentarios.

El distintivo genera una diferenciación en el punto de venta y hace referencia a productos cultivados por asociaciones de pequeños productores, que viven en zonas de conflicto armado, que utilizan técnicas de agricultura limpia y comercializan directamente, apoyadas por la citada entidad.

La idea es que el consumidor reconozca el sello y las características asociadas al mismo, para ganar una preferencia de compra, en el punto de venta. Para lograr ese objetivo, la asesoría técnica de la Corporación motiva la celebración de acuerdos con supermercados y otras plazas comerciales para ubicar un espacio en góndola donde el sello sea visible y acompañe todo el display. Una impulsadora que brinda información y motiva la compra de los productos complementa la escena.

Esa misma estrategia la aplica constantemente la mediana y gran empresa en El Salvador; sin embargo, los grupos asociativos que pudiesen comercializar a nivel de supermercado no han logrado replicar una experiencia similar.
¿Qué es lo que falta? Consolidar, de manera asociativa, una oferta constante, de calidad y con ciertos volúmenes. Desarrollar la construcción del sello diferenciador y el registro de propiedad intelectual del mismo.

Por otra parte, negociar un acuerdo con el supermercado para establecer una góndola característica donde se potencie el sello y la identidad visual. Los programas corporativos de apoyo a proveedores locales y pequeños productores agrícolas podrían ser la puerta para impulsar una iniciativa de este tipo. De igual manera, las acciones de responsabilidad social empresarial podrían considerar esta posibilidad.

 

Segundo Intercambio Centroamericano de las Redes del PRIICA

Enlaces nacionales de los INIAS y especialistas de cada uno de los cuatro productos-cadena priorizados por el Programa Regional de Investigación e Innovación por cadenas de valor (PRIICA), de seis países de la región, se reunirán, del 10 al 14 de junio, en El Salvador, durante el Segundo Intercambio Centroamericano de las Redes del PRIICA.

Entre otros temas, relacionados con la investigación e innovación tecnológica y con los avances de las redes de yuca, papa, tomate y aguacate, los participantes se capacitarán sobre “Métodos Estadísticos Aplicados a la Agricultura”, para el diseño de proyectos relacionados con el ámbito agrícola.

La jornada de intercambio se llevará a cabo en las instalaciones del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA).

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda