Compartir o Ver en sitio web
26/07/2013#138
 
 
 

Innovadora propuesta para el seguimiento y evaluación de proyectos

   
Aplicación práctica del sistema de seguimiento y evaluación
Aplicación práctica del sistema de seguimiento y evaluación
 
 
 
 

Una propuesta para el desarrollo y fortalecimiento de capacidades en seguimiento y evaluación de proyectos de carácter productivo y de desarrollo rural fue presentada esta semana por la Oficina del IICA en El Salvador a su homóloga en Venezuela.

El ejercicio tiene su punto de partida en una solicitud del Gobierno de Venezuela hacia la Oficina del IICA en el mismo país, en cuanto a implementar un sistema de seguimiento y evaluación de los proyectos que desarrolla actualmente, que le permita llevar un monitoreo sobre resultados e impactos de los mismos de manera clara, correcta y detallada.

El espíritu de la propuesta, que trasciende los requerimientos meramente tecnológicos, consiste básicamente en promover una relación entre las políticas públicas, programas y proyectos en el seguimiento y evaluación.

Se basa en generar capacidades a nivel institucional en cuanto al seguimiento y evaluación de proyectos; en la definición clara y precisa de indicadores e impactos medibles, y en una ejecución y programación lógica: planificación, ejecución y estrategia de seguimiento y evaluación, sin dejar de lado el aspecto financiero.

Lo que se pretende, explica Roberto Guerrero, Especialista de la Unidad de Seguimiento y Evaluación, es que las instituciones puedan registrar acciones congruentes dentro de los proyectos; es decir, que la programación y ejecución de las actividades reflejen los costos financieros reales propuestos desde un inicio; de ese modo, se puede llevar una medición pormenorizada de la ejecución física, versus la financiera.

Propone, también, un involucramiento, a nivel institucional, de todas las partes, desde el nivel gerencial y de coordinación, hasta de los técnicos en campo. “Todos deben conocer el proceso, fases y funcionamiento del sistema, lo cual facilitará tomar decisiones estratégicas pertinentes sobre los proyectos”, explica Guerrero.

Implementar el sistema de seguimiento y evaluación implica la creación de una nueva cultura; el rompimiento de paradigmas; de transitar de una manera tradicional de documentar acciones en campo, hacia reportes digitales.

El sistema de seguimiento y evaluación creado por la Oficina de IICA en El Salvador “es un sistema muy completo, moderno y especializado: abierto y adaptable a cualquier proyecto de corte agrícola; mediante el cual los avances pueden medirse en tiempo real, día a día, mientras el proyecto se ejecuta, lo que da la facilidad y posibilidad de ir haciendo ajustes pertinentes sobre la marcha.”, explica Jorge Pleitez, Especialista en Informática.

Como institución hemisférica comprometida en contribuir a la sistematización de experiencias sobre lecciones basadas en la experiencia, la Oficina en El Salvador trabaja en expandir el sistema con el objetivo de generar capacidades en el tema, mediante jornadas de capacitación en elaboración y uso de instrumentos para la recopilación de la información geo referenciada; medición y avances físicos e impactos generados en la ejecución de proyectos, entre otros.

 

Tecnologías de bajo costo rumbo a una mayor difusión

   
Práctica de campo sobre identificación de mancha de asfalto en maíz
Práctica de campo sobre identificación de mancha de asfalto en maíz
 
 
 
 

En Centroamérica, cada vez, son más las innovaciones tecnológicas de bajo costo para los cultivos de maíz y frijol, difundidas entre pequeños productores, en el marco de la tercera fase del proyecto RedSicta.

Precisamente, con el fin de multiplicar el conocimiento entre un mayor número de agricultores, en El Salvador, 30 técnicos y extensionistas del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) fortalecieron sus capacidades en el uso de nueve tecnologías con aplicaciones para los cultivos mencionados.

El taller de capacitación, realizado los días 23, 24 y 25 de julio en las instalaciones de CENTA, profundizó en las innovaciones: identificación y manejo de mancha de asfalto; reducción en la densidad de siembra; fertilización fosforada; bancos de semilla comunitaria; poza de captación de agua, entre otras.

Las capacitaciones teórico-prácticas fueron impartidas por técnicos y productores – de Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador – involucrados en la creación de las tecnologías o en su difusión. De hecho, el tema de Comercialización Comunitaria, estuvo a cargo de representantes de la cooperativa salvadoreña El Garucho, con amplia experiencia en producción y comercialización de granos básicos, y que actualmente ejerce como entidad coordinadora y administradora de tres proyectos – dos a nivel regional, y uno local – promovidos por RedSicta.

De acuerdo con David Monroy, técnico participante en el taller, esta ha sido una oportunidad para actualizar sus conocimientos en torno a las nueve tecnologías que “por su bajo costo, son perfectablemente adaptables a las condiciones y necesidades de los productores de la agricultura de subsistencia”. Monroy no duda en afirmar que socializará lo aprendido entre los agricultores, quienes al estar empoderados de las innovaciones, podrán aumentar su productividad y mejorar sus ingresos.

Este taller de fortalecimiento de capacidades, responde al cumplimiento de uno de los componentes contemplados por el Proyecto RedSicta, en su tercera fase: el fortalecimiento institucional del Sistema de Integración
Centroamericano de Tecnología Agrícola (SICTA), que promueve el desarrollo de capacidades de los Institutos Nacionales de Investigación (INIAS) de los países, para liderar los procesos de innovación tecnológica con un enfoque estratégico regional.

 

Oficina de El Salvador concreta acciones de cooperación

   
Sesión entre funcionarios de IICA y Swisscontact
Sesión entre funcionarios de IICA y Swisscontact
 
 
 
 

Un acercamiento interinstitucional sostuvo la Oficina del IICA en El Salvador con la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico (Swisscontact), con el objetivo de buscar complementariedades y puntos de interés común para el desarrollo de iniciativas tanto a nivel local como a nivel regional en el ámbito agrícola.

La socialización de experiencias en el ámbito de cooperación, por cada una de las instituciones, generó un punto coincidente entre ambas: el fortalecimiento del recurso humano, y en base al cual se realizará una de las primeras acciones conjuntas: el desarrollo de cursos de formación técnica-profesional relacionados con la agricultura.

En este sentido, la propuesta de la Oficina gira en el fortalecimiento de capacidades, a partir de cursos de formación técnica en la metodología de Escuelas de Campo (ECAS) en producción, en Competencia Económica Basada en la Formación Emprendedora (CEFE), en el desarrollo de Centros de Acopio y Servicios (CAS) y en habilidades de vinculación a los mercados y comercialización de productores líderes de los CAS instituidos por el PAF Cadenas Productivas, del Plan de Agricultura Familiar (PAF). En el corto plazo, se pretende expandir la iniciativa a nivel regional.

La propuesta de formación de capacidades contempla, además, la búsqueda de alianzas con organismos internacionales especializados en la estandarización y acreditación de cursos de capacitación.

Luego de conocer la agenda de cooperación actual de la Oficina, Swisscontact exploró la posibilidad de contribuir con esta, en las acciones que desarrolla actualmente en Haití, Belice y otros países de la región, así como también trabajar de manera conjunta en otras áreas, como el apoyo a la innovación y desarrollo de iniciativas territoriales.

La Oficina trabaja en la propuesta sobre el desarrollo de los cursos de formación y sobre otras iniciativas que serán discutidas próximamente con la Fundación para ser impulsadas en el corto plazo.

La reunión se enmarca dentro de la búsqueda, por parte de la Fundación Suiza, de aliados que compartan la visión de mejorar el apoyo que brindan a los países.

 

Un paso más hacia la exportación

   
 
 
 
 

“¿Cómo adaptar su producto al mercado destino?” es el cuestionamiento que guio el desarrollo del tercer módulo de capacitación de la Plataforma de Exportación de Productos Agroalimentarios, iniciativa impulsada por la Agencia de Promoción de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (PROESA), y el IICA.

Frank Lam, Especialista en Agronegocios y Comercialización de la Oficina del IICA en Miami, proporcionó a las 20 agroempresas salvadoreñas participantes un recorrido por diferentes elementos relacionados al proceso de adaptación de sus productos de acuerdo a las preferencias y exigencias de los mercados de exportación –en este caso, del Estado de Texas, Estados Unidos-, teniendo en cuenta factores como la presentación, la logística y las regulaciones sobre etiquetado del producto, que definen en el tipo de modificaciones requeridas.

Algunas de las temáticas discutidas durante la capacitación estuvieron orientadas a: las nuevas regulaciones para el empaque y embalaje de productos frescos y procesados para el mercado de EEUU; normas de etiquetado de los productos (frescos y procesados); manejo adecuado de los productos desde la cosecha, la puesta en planta de producción hasta el embarque; diferentes modalidades de transporte y sus respectivas ventajas y desventajas y el manejo de la documentación para exportar.

Al mismo tiempo, se analizaron las Reglas Internacionales para la Interpretación de Términos Comerciales, también conocidas como Incoterms, más utilizadas en el comercio internacional. Estas reglas son el único conjunto de términos comerciales reconocidos a escala mundial para definir condiciones contractuales. Si las empresas las incorporaran formalmente en sus contratos, tendrán una base para remitirse a un árbitro independiente, en caso de una disputa contractual.

De acuerdo con el Especialista, una de las contribuciones más importantes de los Incoterms radica en la determinación de las obligaciones, tanto del comprador como del vendedor, cuando la propiedad de los bienes pasa del vendedor al comprador.

Lo aprendido en este módulo por los participantes se suma a los conocimientos adquiridos sobre la importancia de la planificación para exportar, la investigación de mercados y la construcción de un plan de mercadeo, temáticas abordadas en las dos sesiones anteriores.

Este proceso de fortalecimiento de capacidades consta de seis módulos, impartidos con el apoyo de del Programa Hemisférico de Agronegocios y Comercialización (PAC) del Instituto, con el objetivo de que las empresas del sector agroalimentario participantes tengan mejores posibilidades de vinculación a mercados externos. En esta ocasión, la gama de productos a potenciar es variada: café en distintas presentaciones –gourmet, molido, orgánico-; frutas congeladas o transformadas en paletas, jaleas, pulpas; licores de tamarindo y cacao; miel de abeja, tamales, entre otros.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda