Compartir o Ver en sitio web
19/10/2013#149
 
 
 

Nuevos retos y desafíos para el sector exportador de la región

   
 
 
 
 

Dos nuevas propuestas de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es aumentar la eficiencia y agilizar el acceso de alimentos inocuos a los Estados Unidos fueron compartidas con diferentes actores de la región centroamericana, relacionados con la exportación de alimentos.

La actividad técnica estuvo a cargo de expertos en Sanidad de Inocuidad de los Alimentos de IICA y se llevó a cabo mediante una reunión virtual denominada: II Taller Regional Público Privado de evaluación de Ley de Modernización de Inocuidad de Alimentos (FSMA, por sus siglas en inglés), el 15 de octubre.

El evento regional, organizado por la Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT), estuvo coordinado por la Oficina de IICA El Salvador y presidida por su Representante y Coordinador de la Región Central, Gerardo Escudero.

Alejandra Díaz, Especialista en Sanidad Agropecuaria e Inocuidad de los Alimentos de IICA, expuso sobre el Programa de acreditación de organismos de auditoría, con el que la FDA busca garantizar en los países, la competencia e independencia de instituciones, que a su nombre, puedan realizar actividades de auditoría y certificación de empresas exportadoras, con el objetivo de buscar mayor seguridad en el suministro de alimentos hacia Estados Unidos, así como aumentar su eficiencia en el tema, y limitar el número de auditorías redundantes.

La FDA quiere delegar a otros organismos el hacer este trabajo a instituciones que cumplan con los requerimientos de competencia, confiabilidad e imparcialidad, entre otros, para que puedan emitir a las empresas certificados a nivel de alimentos e instalaciones.

“Poner en marcha esta propuesta, facilitaría la entrada de ciertos productos al país norteamericano, pues ya vendrían certificados desde su origen; sin embargo, los países deben analizar si esta no constituye un obstáculo al comercio”, explica Díaz.

Instituciones que posean autoridad legal, el recurso humano competente, que sean imparciales, que impulsen procedimientos para manejar conflictos de interés y aspectos referentes a documentación y registros, pueden ser candidatas para conformar el listado de posibles acreditadoras.

El Programa de acreditación de organismos de auditoría está vinculado a la verificación del cumplimiento de los reglamentos sobre requisitos sanitarios y es un llamado a los países para verificar cómo están en el marco de infraestructura de calidad.

Por otro lado, Marcos Sánchez Plata, Especialista en Inocuidad de Alimentos de IICA Miami, compartió el Programa de verificación de proveedores extranjeros, que forma parte del Programa de inocuidad y productos importados. Este propone darle un rol al importador que lleva productos de Latinoamérica hacia los Estados Unidos: velar por la inocuidad del producto que compra a los proveedores extranjeros.

“Plantea que sean partícipes en evaluar riesgos y peligros del producto y cuando amerite, debe disponer de procesos de verificación. Tendrá que realizar un control directamente, o velar que el exportador controle”, explica Sánchez Plata.

La puesta en marcha de esta nueva propuesta implicaría al importador- quien es el dueño o encargado en Estados Unidos del alimento al momento de entrar, o los representantes de oficinas de las empresas en ese país- manejar el sistema de inocuidad y entender los peligros, además de coordinar a los exportadores sobre sus registros y cumplimiento de las normas, entre otros.

Todo exportador, explica Sánchez, debe tomar acciones con base en posibles riesgos y velar por que los alimentos que importa posean el mismo nivel de protección pública de los productos estadounidenses; esto requeriría establecer un programa de verificación al proveedor, para evitar la duplicación de trabajo de verificación.

Los expertos instaron a los participantes a considerar estas propuestas, más que como una dificultad adicional a las de BPA y BPM, a verlas como una oportunidad, pues es un incentivo para el fortalecimiento de la infraestructura de calidad de los países.

Ambos programas están abiertos a observaciones y comentarios de los países hasta el 30 de noviembre de 2013, con flexibilidad de extender el periodo para las mismas.

IICA está dispuesto a colaborar con las gremiales de exportadoras de la región para recabar y hacer circular las observaciones de los países en la página web de la FDA.

 

En bloque ante la FSMA

Vinculación y trabajo en conjunto. Cumplimiento y compromiso. Estas son las palabras que definen el trabajo realizado hasta la fecha por parte de actores públicos y privados de cinco países de la región, en el marco del análisis de las normativas propuestas por la Ley de Modernización de Inocuidad de Alimentos (FSMA, por sus siglas en inglés).

Sus avances, requerimientos y comentarios en cuanto a esta fueron expuestos y discutidos por los países durante el II Taller Regional Público Privado de Evaluación de la Ley de Modernización de Inocuidad de Alimentos (FSMA, por sus siglas en inglés), el 15 de octubre, como parte de los acuerdos derivados durante el primer taller sobre el mismo tema realizado en mayo pasado y coordinado desde El Salvador.

Con relación a los acuerdos antes referidos, las naciones realizarían una revisión y análisis, punto por punto de la normativa; así como conformarían un foro permanente de discusión para trabajar coordinadamente en la pertinencia de las disposiciones de la ley y presentar sus comentarios.

“Esta tarea está cumplida, pues los países se han sentado y discutido; han hecho un análisis de las brechas que los separan de su cumplimiento y las han compartido. Estas serán presentadas, como bloque regional a la FDA, lo que permitirá tomar medidas estratégicas de manera conjunta”, explicó la especialista en Sanidad e Inocuidad del IICA, Alejandra Díaz.

La socialización de avances evidenció puntos coincidentes en Centroamérica: la preocupación por la calidad del agua para uso agrícola, las estrategias para llevar un buen manejo de documentación y registros, la necesidad de la formación de capacidades y de una reglamentación en Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) a nivel regional.

Por otro lado, Díaz añadió sobre la importancia, de que a lo interno de los países, debe propiciarse la formación de alianzas público-privadas para el cumplimiento de las normativas. Mencionó que el tema de la inocuidad no es algo que solo compete a cierto sector, sino que tiene un enfoque de cadena, por lo que los diferentes actores deben involucrarse, articularse y coordinarse.

La sugerencia de la especialista es la conformación de redes, donde se socialicen competencias, habilidades y capacidades, y “eso hará que un país pueda responder con mayor capacidad a los requerimientos internacionales, pues se suman esfuerzos y permite tomar medidas para establecer planes importantes”.

Las normativas plantean desafíos y su cumplimiento depende de la capacidad e infraestructura productiva del país y de su vigilancia. Para el caso de El Salvador, se están realizando esfuerzos importantes en cuanto al tema de la
agroexportación, pues instituciones del sector privado como COEXPORT, junto con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) y la cooperación internacional como IICA, han logrado coordinar esfuerzos en apoyo al sector y su sostenibilidad en el mercado.

 

Con ganas de vender al sector formal

   
Sesión entre representantes de CAS y RedSicta
Sesión entre representantes de CAS y RedSicta
 
 
 
 

“La unión hace la fuerza”, reza una frase popular y los productores de diez Centros de Acopio y Servicios (CAS) –ubicados en diferentes partes del país- conocen muy bien su significado: sumando sus capacidades de producción y acopio, proyectan ofertar –en conjunto- alrededor de 250 mil quintales de maíz a la industria formal, para el periodo de noviembre 2013 a marzo 2014.

La estimación fue obtenida a partir de una reunión entre representantes de los referidos CAS con el experto de la Oficina del IICA de El Salvador y consultor del proyecto IICA/RedSicta, Rolando Téllez, y Miguel Gallardo, enlace técnico. La alianza entre los agricultores y el proyecto surge a partir de la iniciativa de innovación: “Difusión de la experiencia metodológica de Centros de Acopio y Servicio (CAS) para la inserción comercial de pequeños productores de maíz al mercado formal desarrollada en el marco del Plan de Agricultura Familiar Cadenas Productivas por el Gobierno de El Salvador y el IICA”, implementada por IICA/RedSicta en El Salvador.

En este contexto, los productores han realizado la solicitud puntual de recibir acompañamiento del IICA y el proyecto para el establecimiento de vínculos comerciales con mercados formales.

Es así como la reunión, realizada el pasado 15 de octubre, fue una antesala de preparación para el primer acercamiento de negociación con representantes de la agroindustria, que se llevará a cabo el día de mañana, 19 de octubre.

Durante la sesión, los participantes realizaron ejercicios prácticos para calcular los costos de producción en finca y de procesamiento, así como el margen de ganancia del productor y del CAS, con el fin de establecer un precio objetivo a la producción con el cual todos los actores de la cadena resulten beneficiados al momento de la negociación.

“Los CAS deben tener la visión de empresas de comercialización, por ello les estamos apoyando para que puedan elaborar cuentas de costo objetivas y realistas, y estén preparados para encarar negociaciones exitosas. Este primer acercamiento con la industria, se espera que genere la suficiente base de confianza para posibilitar un acuerdo, pero también se convertirá en un ejercicio para que aprendan a preparase para una negociación”, explicó Téllez. De acuerdo con el consultor, el vínculo directo con el mercado formal permitiría incrementar los márgenes de ganancia del agricultor, al obtener precios de 35% más de lo que el intermediario les ofrece.

 

Reconocimiento al acompañamiento técnico

   
 
 
 
 

El trabajo realizado por la Oficina del IICA en El Salvador en el marco del desarrollo del Programa de Asistencia a Pequeñas y Medianas Empresas de Centroamérica, sobre requerimientos Técnicos de Acceso a Mercados
(AgroCAFTA), ejecutado por la por la Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT), fue reconocido durante el acto de cierre del proyecto, el 16 de octubre pasado.

La contribución de la Oficina estuvo enfocada en brindar acompañamiento y asesoría a las empresas que participaron en el Programa en cuanto a la coordinación de talleres presenciales y virtuales, tanto a nivel regional y local, sobre el análisis de los reglamentos provenientes de la ley de modernización de la inocuidad de los alimentos de los Estados Unidos.

De igual manera, la institución trabajó de la mano con COEXPORT en el diseño de instrumentos de apoyo a los exportadores en el cumplimiento de los requerimientos relacionados con sus actividades comerciales.

En tal sentido, pequeñas y medianas empresas dedicadas a los agronegocios resultaron beneficiadas con la transmisión de conocimientos, que hoy aplican y les han abierto las puertas a nuevos mercados.

El sector de las agroexportaciones en El Salvador, comentó la Directora Ejecutiva de COEXPORT, Silvia Cuéllar, ha crecido en un 11%, representado en los $700 millones que se exportan hacia Estados Unidos.

“Llevar a cabo AgroCAFTA no solo significó la búsqueda de fondos, sino también la búsqueda de esfuerzos y de relaciones institucionales enriquecedoras que nos trasmitieran nuevas ideas y conocimientos, por lo que recurrimos en busca de la experiencia de la cooperación de instituciones nacionales e internacionales”, expresó la Directora.

OIRSA, INSAFORP, USDA y USAID para el desarrollo de las Pymes, entre otros, fueron igualmente reconocidos.

 

Todos los días una alimentación saludable

   
Stand de la Oficina del IICA en El Salvador en feria del DMA
Stand de la Oficina del IICA en El Salvador en feria del DMA
 
 
 
 

“Una buena nutrición depende de dietas saludables; las dietas saludables exigen sistemas alimentarios saludables, además de educación, sanidad y saneamiento; pero eso solo es posible con las políticas, incentivos y gobernanza apropiada”, ideas dictadas por la Representación de FAO en El Salvador que enmarcaron la conmemoración, el 16 de octubre, del Día Mundial de la Alimentación (DMA).

El Salvador, junto a más de 150 países alrededor del mundo, se unió a la celebración, que giró en torno al tema: “Sistemas Alimentarios Sostenibles para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición”. La Oficina del IICA en El Salvador, al ser parte del sistema nacional estuvo presente en la actividad, organizada por FAO y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

El stand institucional proyectó el valor nutricional y los cultivos promovidos por dos programas regionales ejecutados por IICA y vinculados a la innovación y seguridad alimentaria: la Estrategia de Innovación Tecnológica para mejorar la productividad y competitividad de productos cadena en Centroamérica y República Dominicana (PRESICA), auspiciado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID); y el Programa Regional de Investigación e Innovación por Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA), un programa de la Unión Europea y el IICA cuyos fondos ascienden a € 5,6 millones y pretende reforzar la seguridad alimentaria y nutricional de los agricultores en la región a través de innovaciones tecnológicas agrícolas.

La participación en el evento fue una ventana para divulgar los cultivos priorizados por los Proyectos: tomate, chile, yuca, aguacate, maíz, frijol y papa; se elaboraron degustaciones vistosas de bocadillos bajo presentaciones prácticas y diferentes que motivaba a consumirlos, incluso de forma combinada, mediante recetas sencillas y al alcance de todos.

Adicionalmente, se proporcionaron hojas volantes que plasmaron la manera de preparar los snacks, como opción de acompañamiento con platillos fuertes, para refrigerio o lonchera escolar. La idea de cocinar con esos productos agrícolas despertó especial interés entre jóvenes estudiantes de las carreras de nutrición, ingeniería en alimentos y gastronomía.

Mermelada

PRESICA es un esfuerzo regional para Centroamérica que busca contribuir al incremento de la productividad y competitividad del sector agropecuario, a través de la promoción de innovaciones tecnológicas en el campo agrícola. Por su parte, PRIICA persigue el incremento de la disponibilidad y acceso a los alimentos a través de la innovación y la investigación agrícola, como instrumento para la lucha contra la pobreza y la seguridad alimentaria. La feria del DMA contó con la participación de más de 20 instituciones locales.

Además, como parte del festejo, se realizó una caminata en un reconocido parque capitalino que sirvió como escenario para promover el gran ideal: que todos puedan tener una alimentación saludable todos los días.

 
 
 
 

articulos y noticias

Un agro para todos

Espere próximamente la publicación Un agro para todos, la cual le invitará a realizar un recorrido por el agro salvadoreño a través de fotografías que hablan de los resultados generados por el Programa PAF Cadenas Productivas, del Plan de Agricultura Familiar (PAF), ejecutado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) con la colaboración del IICA.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda