Compartir o Ver en sitio web
26/10/2013#150
 
 
 

Tecnologías y conocimientos para el desarrollo territorial

   
Paquete de insumos entregados a Cooperativa El Carrizal
Paquete de insumos entregados a Cooperativa El Carrizal
 
 
 
 

Un nuevo proyecto que articula esfuerzos de diferentes actores e instituciones;
que conlleva visiones integradas y objetivos planteados bajo un mismo fin: el
mejoramiento de la producción, productividad y competitividad de pequeños
productores de granos básicos de la Cuenca Bahía de Jiquilisco, así como su
inserción en el mercado formal nacional, fue lanzado el 17 de octubre, en la
comunidad Hacienda Nueva del mencionado municipio.

“Producción de granos básicos bajo riego en la comunidad Hacienda Nueva” es el nombre de la iniciativa y pretende beneficiar a más de 260 productores de la Asociación Cooperativa El Carrizal de R.L., con el equipamiento de un sistema de riego que suplirá el agua necesaria a 69 manzanas de maíz, durante la estación seca.

La iniciativa está enmarcada dentro del Componente II -“Fortalecimiento del
subsector de granos básicos en su organización y vinculación a las políticas
nacionales de fomento productivo y competitividad”-, del Proyecto I de la
Estrategia Centroamericana de Desarrollo Rural Territorial (ECADERT),
relacionado con el fortalecimiento de capacidades locales para la gestión de la
Cuenca.

“El potencial productivo de las tierras que posee la Cooperativa es considerado dentro del territorio como bastante alto, ya que posee tierras clase I y II, y están situadas en una de las zonas de mayor producción agrícola; sin embargo, debido a la escasez de agua en época de verano, estas tierras no son aprovechadas al máximo”, explicó Rodolfo Ruiz, Coordinador del Proyecto I de ECADERT.

Manuel Argueta, miembro de El Carrizal, comenta que el equipo de riego
potenciará el aprovechamiento del recurso natural del río de manera más eficiente, sin comprometer el bienestar del cultivo, y les permitirá aumentar su producción.

Con la instalación del sistema de riego, las expectativas de producción de la
Asociación Cooperativa son de 80 qq de maíz por manzana, es decir, que de las 69 manzanas obtendrían alrededor de 5,520 qq en total.

De esa producción, se ha considerado crear una reserva estratégica de 900
quintales de maíz, lo cual brindará seguridad alimentaria a los beneficiarios;
el resto lo comercializarán por medio del Centro de Acopio y Servicios (CAS),
construido en el marco de la Estrategia y replicando el éxito del Plan de
Agricultura Familiar del Gobierno de El Salvador, con el objetivo de que más
de 400 productores de la zona tengan la oportunidad de gestionar, negociar y
comercializar su producción con el mercado formal.

Ruiz añade que las mencionadas acciones generarán en el territorio impactos
en el corto plazo en cuanto a la seguridad alimentaria, así como mejoras en la
economía familiar al reducir la vulnerabilidad y los riesgos a los que está expuesta la producción agrícola en la Cuenca.

Adicional al equipo de riego, los productores recibieron 13 moto bombas, tuberías para succión de agua, 25 silos para el almacenamiento del maíz, e insumos como semilla, fertilizantes y agroquímicos, entre otros.

El Proyecto, además de potenciar las capacidades técnicas-productivas de los
beneficiarios, ha reforzado aspectos organizacionales, en particular en las mujeres y jóvenes; así como la gestión empresarial con miras a una inserción favorable a los mercados.

“Con los nuevos conocimientos técnicos y prácticas innovadoras de producción y de riego que han recibido, podrán hacer frente de manera más segura y eficiente a los eventos del cambio climático que se presentan con frecuencia en la Cuenca y se estará contribuyendo a la transformación y dinamización de la economía rural del territorio, que es uno de los grandes objetivos de la Estrategia”, finaliza Ruiz.

El Proyecto cuenta con el apoyo financiero de la ECADERT, del Proyecto MAGPRODEMORO; de la organización beneficiaria; y de la alcaldía de Jiquilisco.

La Oficina del IICA El Salvador funge como ente administrativo del Proyecto I, del cual forma parte la mencionada iniciativa de Producción de granos básicos bajo riego.

 

Un paso más hacia el mercado formal

   
 
 
 
 

Comercializar en mercados formales deja de ser una simple aspiración cuando los pequeños productores se asocian para ofertar volúmenes atractivos, producción con calidad y valor agregado, y son responsables en cuanto a plazos de entrega y acuerdo de precios, entre otros aspectos.

Estos requisitos, ya no son un inconveniente para los productores de diez Centros de Acopio y Servicios (CAS), originados con el Plan de Agricultura Familiar, quienes han vuelto a iniciar gestiones para poder concretar esta experiencia, ahora con el acompañamiento del proyecto IICA/ RedSicta.

El pasado 19 de octubre, representantes de los referidos CAS sostuvieron una
sesión con una empresa de la agroindustria, para evaluar la posibilidad de crear vínculos comerciales.

Las cartas quedaron sobre la mesa: los productores expusieron que están en la capacidad de ofertar un poco más de 234 mil quintales de maíz blanco, para el periodo de noviembre de 2013 a marzo de 2014; por su parte, el representante de la agroindustria mostró la disposición de integrar a los CAS como parte de su estrategia de compra directa al productor salvadoreño.

En los próximos días, continuarán los diálogos para generar un posible acuerdo en el que todos los actores de la cadena resulten beneficiados. Al mismo tiempo, también se prevé realizar acercamientos similares con otras empresas del sector formal.

“En este proceso, es importante destacar que los productores han asumido un rol activo en cuanto a la definición de los precios: han trabajado en el establecimiento de sus costos de producción, de procesamiento y de comercialización. Con base en ello, están en la capacidad de presentar una oferta objetiva y realista, que les permita encarar una negociación seria”, explicó Rolando Téllez, experto de la Oficina del IICA de El Salvador y consultor del proyecto IICA/RedSicta.

En las próximas semanas se realizarán eventos de difusión en diferentes partes del país para que otros agricultores interesados en comercializar a través de nuevos canales se sumen como proveedores de los CAS, obteniendo, así, mejores precios por su producción y la posibilidad de insertarse al mercado formal.

Estas actividades se enmarcan dentro del proyecto implementado por IICA/
RedSicta en El Salvador: “Difusión de la experiencia metodológica de Centros
de Acopio y Servicio (CAS) para la inserción comercial de pequeños productores de maíz al mercado formal”, experiencia desarrollada en el marco del Plan de Agricultura Familiar Cadenas Productivas por el Gobierno de El Salvador con el apoyo del IICA.

 

Acciones formativas en SAIA

   
Alejandra Díaz, durante curso-taller sobre inocuidad Alimentaria y Pre Requisitos
Alejandra Díaz, durante curso-taller sobre inocuidad Alimentaria y Pre Requisitos
 
 
 
 

Para las personas, empresas o instituciones relacionadas con la producción,
manipulación y comercialización de alimentos, el conocimiento y capacitación
constante sobre el manejo inocuo de los mismos es obligatorio y fundamental,
especialmente si dentro de su visión empresarial contemplan la exportación.

Bajo esta realidad, más de 20 empresas salvadoreñas dedicadas a la producción, fabricación y exportación de productos alimenticios actualizaron sus conocimientos y capacidades durante el “Curso de Inocuidad Alimentaria y Pre Requisitos”, organizado por la Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT), con el apoyo técnico de especialistas en Sanidad e Inocuidad de los Alimentos (SAIA) del IICA, el 16 y 17 de octubre, quienes impartieron el Módulo I: Formación en Inocuidad Alimentaria.

El objetivo del curso-taller fue retroalimentar y actualizar conocimientos sobre
inocuidad de alimentos, considerando las normas internacionales, regionales y nacionales, así como exponer aspectos relevantes de la Ley de Modernización de Inocuidad de Alimentos (FSMA, por sus siglas en inglés).

Conservación de alimentos, importancia de la calidad e inocuidad, rastreabilidad y retiro; normas internacionales y reglamentación sanitaria regional; mundo microbiano y zoonosis; y buenas prácticas agrícolas (BPA) y de manufactura (BPM), entre otros, conformaron la agenda, que fue complementada con ejercicios y solución de casos prácticos.

“El tema de la inocuidad no es algo que solo competa a las empresas; las
autoridades sanitarias de los países tienen un rol importante en el fortalecimiento del tema. Sin embargo, la tarea no finaliza en producir con altos estándares de inocuidad y cumplir con las normas; es importante que se promuevan iniciativas o programas que vinculen dicha producción inocua a mercados regionales e internacionales”, explicó Alejandra Díaz, Especialista en SAIA del IICA y facilitadora del curso.

Por otro lado, los participantes conformaron un grupo bastante variado, en cuanto experiencias, actividades y conocimientos; asistieron empresas dedicadas a la producción de aditivos y condimentos; de panadería y confitería, de crudos y congelados, y a la producción y exportación de mariscos, entre otros, lo cual generó valiosos aportes y un amplio debate sobre la temática.

“El taller nos ha hecho darnos cuenta que debemos redoblar esfuerzos y tareas; y ser aún más exigentes en la aplicación de las normas de prevención e inocuidad de los alimentos en nuestras empresas”, expresó Eduardo Medrano, gerente general de una empresa dedicada a la panadería.

El empresario expresó que velar por la producción de productos inocuos y de
calidad implica tiempo y cuidado. “Si queremos estar al nivel de los grandes
tenemos que cumplir con todas las normativas y asegurar que nuestros productos sean seguros y de calidad; que se consuman con toda confianza. Es difícil, pero necesario y hacerlo bien es nuestro lema”, añadió Medrano, cuyo mercado se ha extendido hacia la región, con miras en el corto plazo de llegar al norteamericano.

“Mientras las empresas conozcan y cumplan con las normas nacionales y regionales, cualquier nueva normativa podrán enfrentarla de manera más fácil, pues ya tendrían una base e infraestructura reglamentaria bastante preparada”, explicó Alejandra Díaz.

El curso-taller consta de seis módulos y será impartido por diferentes expertos
nacionales e internacionales. El Módulo II se estará desarrollando el 30 y 31 de
octubre.

Más información: coexport@coexport.com.sv
 
 
 
 

articulos y noticias

Conferencia Innovagro

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda