Compartir o Ver en sitio web
16/12/2013#157
 
 
 

Hacia una coordinación más cercana

   
 
 
 
 

En el ámbito interno, el IICA está a las puertas de un nuevo Plan de Mediano Plazo (PMP) y las Oficinas de la Región Central refuerzan sus interacciones para responder a los desafíos de la Dirección General del Instituto.

Un trabajo técnico que coseche mayores resultados e impactos, con visión de mediano y largo plazo, bajo una clara metodología de medición, contribuirán con un agro cada vez más cambiante, competitivo y demandante.

En ese sentido, el Director General, Víctor M. Villalobos, los Representantes de las Oficinas de Centroamérica y diversos especialistas se reunieron, recientemente, en Tegucigalpa, Honduras para preparar una sinergia institucional – administrativa y técnica – que fomente un modelo de trabajo con más innovación, orientado hacia la gestión de redes de conocimiento en los proyectos y procesos territoriales, como sello distintivo del IICA.

De esa manera, se ofrecerá a los gobiernos y a los socios una cooperación con renovados estándares de calidad, acompañados de un sistema integral de gestión, seguimiento y evaluación para brindar respuestas cada vez más precisas ante nuevos retos.

Las medidas iniciales, de cara a 2014, inician actualizando la estrategia regional de cooperación técnica y revisando los proyectos, aquellos en marcha y en perspectiva.

La incorporación del tema de los recursos hídricos a diversas agendas también se presenta en el horizonte inmediato, ya que está estrechamente ligado a la seguridad alimentaria y a la competitividad agropecuaria.

Actualmente, varios proyectos de carácter regional con un enfoque de cadenas de valor y redes de gestión del conocimiento, que involucra numerosos actores en el desarrollo agropecuario, están generando importantes lecciones que deben potenciarse y replicarse en escenarios más complejos.

Una fuerte interacción entre las oficinas y los programas, un énfasis en comunicación y en el intercambio que involucre a profesionales de los países, también, marcarán el camino próximo a seguir.

Si los gobiernos de la región centroamericana reconocen el rol y experiencia del IICA en el desarrollo del sector agropecuario, y lo visualizan como un aliado estratégico, el compromiso crece por parte del Instituto.

 

Cuando la innovación captura la atención

   
 
 
 
 

El “sabor” de la innovación motivó al auditórium del Primer congreso regional: realidades y desafíos en la investigación, celebrado recientemente en la ciudad de San Miguel, organizado por la Universidad de Oriente (UNIVO) con el apoyo de distintas instituciones.

Los asistentes, en su mayoría docentes y autoridades de diferentes universidades del oriente del país; así como técnicos e investigadores, conocieron la Red de Gestión de la Innovación en el Sector Agroalimentario (Red INNOVAGRO).

La exposición estuvo a cargo de Leticia Deschamps, Secretaria Ejecutiva de la Red con sede en México, bajo la modalidad online, y Cindy Hernández, Especialista en Gestión de Conocimiento y Comunicaciones de la Oficina del IICA en El Salvador, quien complementó de forma presencial.

Las presentaciones comprendieron los puntos fundamentales sobre la Red INNOVAGRO. En ese sentido, Deschamps indicó el objetivo, funcionamiento, líneas de acción, entidades adscritas, enfoques del sistema de innovación agroalimentario y redes de valor, observatorios, banco de casos de éxito, entre otros.

Hernández, por su parte, explicó la importancia de la innovación y las ventajas de la Red en el ámbito agrícola local. Además, mostró algunos ejemplos de innovadores salvadoreños e informó sobre las entidades miembros de la Red en El Salvador.

El auditórium recibió información sobre la plataforma web de la Red www.redinnovagro.in, videoconferencias y noticias; así como un volante que detalla conceptos relativos a la innovación y brinda los contactos para inquietudes.

La ocasión también permitió detallar las proyecciones y actividades previstas para 2014 en el marco de INNOVAGRO. En ese sentido, ambas ponentes motivaron la participación de representantes de la academia y del sector privado en el próximo Seminario Internacional de Gestión de la Innovación y en la Ruta de la Innovación a celebrarse en Córdoba, España.

En ese evento internacional, se podrán apreciar experiencias en agronegocios y agroindustria con énfasis en frutas, hortalizas y ganadería, empresas agrícolas familiares, agroturismo, investigación, entre otros.

Finalmente, se promovieron las becas para estudios de postgrado del convenio CONACYT México e IICA.

El factor de la propiedad intelectual

INNOVAGRO cerró el año con su cuarta videoconferencia, la cual tuvo como tema central el Rol de la Propiedad Intelectual en los Sistema Agroalimentarios y fue dictada por Fernando Bas, Vicepresidente de la Red y Director Ejecutivo de la Fundación para la Innovación Agropecuaria de Chile.

Los comentarios fueron brindados por Isabel Mascorro, Directora de Transferencia de Tecnología de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Eduardo Padilla, Director de Variedades Vegetales del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación de México (SAGARPA).

La gestión de las “creaciones de la mente” catalogadas como activos intangibles en las organizaciones fue el punto focal de la conferencia. Y la respuesta más esperada era aquella relacionada con la pregunta acerca de la importancia de la protección de esos bienes.

Al respecto, Bas mencionó que la propiedad intelectual sirve para resguardar las ventajas competitivas de las entidades, previene la apropiación indebida, atrae inversionistas, licencia o permite distintas formas de explotación de los conocimientos, facilita la generación de beneficios públicos y privados, contribuye a incrementar el valor de la organización, fortalece la marca y la imagen de la misma.

En caso contrario, el ponente y los comentaristas expresaron que si una institución, de cualquier tipo o naturaleza, no adopta políticas o una cultura ligada a la propiedad intelectual de sus creaciones, los riesgos pueden significar pérdidas a la hora de la transferencia de resultados y la aplicación de los mismos.
Bajo ese escenario, una organización se queda limitada, únicamente, a la generación de conocimiento, muchas veces desconocido, y no trasciende más allá; puede estar incluso expuesta a conflictos derivados de la falta de definiciones o ganarse hasta infracciones pues no cumple con la responsabilidad sobre el control y el buen uso de los desarrollos que produce. A nivel de mercado, la ausencia de registro de invenciones o innovaciones puede significar barreras o desventajas ante la competencia.

 

Gran cliente, gran venta*

   
 
 
 
 

Según reportes de El Diario de Hoy, importante periódico salvadoreño, un total de 24 mil quintales de maíz blanco compró la empresa agroindustrial Maseca a ocho Centros de Acopio y Servicios (CAS) por un monto que asciende a $366,120.

Los detalles de la compra quedaron plasmados en un convenio que fue firmado la semana pasada por ambas partes. El convenio citado es el primero de un total de ocho que se celebrarán entre industriales y los CAS.
En la actualidad, los CAS aglutinan a unos 5,000 productores del país, y tienen entre otras tareas trasladar más beneficios a los productores y dar un mayor valor agregado a la producción.

En este primer contrato –de la presente cosecha–, los pequeños agricultores vendieron el quintal de maíz a los centros de acopio a 13 dólares, pero estos lo lograron colocar a 16.25 dólares.

Karla Trujillo, representante legal del CAS El Garucho de R.L. de Ahuachapán, explicó que esto se debe a que tienen que compensar los costos de almacenamiento, maquilado y transporte.

El acopio de El Garucho fue firmante del primer convenio con Maseca por una cantidad de 5,000 quintales.
Para Edwin Aguilar, gerente general de la Asociación Agropecuaria El Éxito, de Santa Clara –un municipio que es un alto productor de granos básicos– los CAS han traído algunos beneficios, entre éstos evitar a los intermediarios o acaparadores.

Para Axel Villanueva, gerente general de Maseca El Salvador este tipo de convenios propicia el acercamiento entre productores e industriales, lo cual permite que las utilidades vayan directamente a los productores.

Villanueva detalló que Maseca, que lleva 19 años de operar en El Salvador, posee una planta con una capacidad de producción de 4,000 toneladas. Para el próximo año, la empresa proyecta continuar con el proceso de “harinización” en el país, y el seguir acompañando este tipo de iniciativas, en donde el encadenamiento productivo se convierte en factor clave.

Hugo Flores, Viceministro de Agricultura y Ganadería, afirmó que este año ha sido muy bueno para el sector, que registra un PIB del 2.6 %.

Los centros de acopio fueron creados en el marco del Programa de Encadenamientos Productivos del Plan de Agricultura Familiar (PAF), que impulsa el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

En opinión de Flores, el Plan de Agricultura Familiar ha contribuido a que el déficit de la balanza comercial del país se reduzca.

El alto funcionario anunció que en las próximas semanas se firmarán nuevos contratos con otras empresas.

*Fuente: EDH.

 

Conozcamos el SIMEFRUT

   
 
 
 
 

En el tema de comercio y mercados, contar con información confiable y actualizada puede hacer la diferencia para la toma de decisiones acertadas. Sobre esa idea está basado el Sistema Regional de Inteligencia de Mercados de Frutas (SIMEFRUT), que contiene datos estadísticos oficiales de los países de la región Centroamericana y de República Dominicana –sobre importaciones, exportaciones, precios, entre otros datos-, para cuatro frutas priorizadas: piña, papaya, banano y plátano.

El SIMEFRUT es uno de los principales instrumentos de la Política Regional de Desarrollo de la Fruticultura (POR-FRUTAS), creada en el marco del Proyecto Mesoamericano de Fruticultura (PROMEFRUT). De acuerdo con Nadia Chalabi, consultora encargada del tema frutícola de la Secretaría del Consejo Agropecuario Centroamericano (SECAC), “el SIMEFRUT está diseñado para que los usuarios puedan tomar decisiones estratégicas de mercado con base en un flujo permanente, oportuno y actualizado de información estadística”.

Esta herramienta –alimentada principalmente con datos de los Sistemas de Información de Mercados Agropecuarios (SIMAs) de la región-, también elabora de manera automatizada reportes de competitividad como: tasa de crecimiento, variación anual, índice de balanza comercial, índice de transabilidad, ventaja comparativa revelada, matriz de competitividad, modo de inserción al mercado y ventana de oportunidad.

De acuerdo con Chalabi, aunque actualmente el SIMEFRUT se encuentra en una fase piloto, es un sistema de gran utilidad para los analistas de mercados de los Ministerios de Agricultura en todos los países de la región. Para el 2014, se proyecta la difusión de esta herramienta en los países, a través de capacitaciones presenciales o virtuales a aquellas entidades interesadas en el funcionamiento del Sistema.

Además, durante el primer semestre del año entrante, se realizará una ampliación al SIMEFRUT a partir de la incorporación de información estadística de cuatro frutas adicionales.

Investigadores, consultores, técnicos, productores u otros interesados, pueden acceder a la información alojada en el SIMEFRUT a este a través del portal FRUNET: http://www.frunet.org

Un intercambio de experiencias

En una reciente reunión realizada en las Oficinas del IICA en El Salvador, la consultora encargada del tema frutícola de la SECAC, Nadia Chalabi, pudo conocer el Sistema de Seguimiento y Evaluación en línea, desarrollado por la mencionada Oficina.

La exposición sobre el funcionamiento del Sistema, sus beneficios y múltiples aplicaciones, estuvo a cargo del Representante del IICA en El Salvador, Gerardo Escudero, y Especialistas en Informática de dicha Oficina. Por su parte, Chalabi presentó el SIMEFRUT.

Para la consultora de la SECAC, el Sistema desarrollado por la Oficina del IICA en El Salvador puede ser de gran utilidad en cualquier proyecto que contemple obtener resultados directos con los beneficiarios. Incluso, sostiene que es una plataforma versátil que podría ser aplicada en proyectos que generen indicadores menos tangibles, como el fortalecimiento institucional.

“El Sistema de Seguimiento y Evaluación podría ser adecuado a las necesidades de la Política Regional de Desarrollo de la Fruticultura (POR-FRUTAS) de la SECAC, donde son muchos los procesos que queremos monitorear, más que resultados concretos inmediatos. Un sistema adaptado podría facilitarnos el seguimiento de los avances que hay en fruticultura en la región”, manifestó la consultora.

 

Hacia la construcción de un Plan Estratégico de Innovación

En el plano agrícola, una tecnología se convierte en innovación sólo cuando es adoptada y adaptada por los productores. En este contexto, ¿cómo concretar este esfuerzo? se vuelve una pregunta fundamental.

El Programa Regional de Investigación por Cadenas de Valor (PRIICA), se encuentra trabajando, en cada uno de los países beneficiarios, en la formulación de un Plan Estratégico de Innovación (PEI) que – precisamente- tiene por objetivo trazar la ruta crítica a seguir para que cada una de las tecnologías aplicadas en los cuatro rubros priorizados –papa, yuca, tomate y aguacate- puedan ser adoptadas por los productores y convertirse, así, en innovaciones.

Para la formulación del PEI, en el caso salvadoreño, desde el mes de noviembre investigadores del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) y especialistas y consultores del IICA, han llevado a cabo una serie de talleres con productores integrantes de los cuatro pre-consorcios con el fin de recabar insumos acordes al propósito.

A la fecha, cuatro talleres han sido realizados: dos de ellos en Chinameca, San Miguel, con productores de aguacate y dos en Las Pilas Chalatenango, con productores de papa. En las próximas semanas, continuarán las jornadas hasta cubrir todos los rubros.

Las reuniones de consulta también son propicias para definir temas de capacitación propias para cada producto cadena que serán impartidas por técnicos de CENTA y se complementarán con giras de intercambio.

El PRIICA es un programa financiado por la Unión Europea, cuyos fondos ascienden a € 5,6 millones de euros y pretende reforzar la seguridad alimentaria y nutricional de los agricultores en Centroamérica y Panamá a través de innovaciones tecnológicas agrícolas.

Alrededor de 4,800 pequeños productores de Centroamérica se beneficiarán de los resultados de los 24 proyectos de innovación tecnológica desarrollados en el marco del Programa.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda