Compartir o Ver en sitio web
10/03/2014#166
 
 
 

Transferencia en primera línea

   
Extensionistas durante capacitación
Extensionistas durante capacitación
 
 
 
 

La extensión será un factor clave para el Programa Regional de Investigación e Innovación por Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA).

Por ese motivo, un grupo de extensionistas del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), quienes laboran en las zonas priorizadas con los cultivos seleccionados, participaron en un taller donde conocieron los objetivos del Programa y el Plan Estratégico de Innovación (PEI).

Los técnicos serán la primera línea en el trabajo cercano que se espera lograr con productores agrícolas y otros actores, en el marco de una figura novedosa denominada: consorcio.

Al respecto, Edgar Cruz, enlace local de IICA-PRIICA, señaló que esa palabra es clave, porque define una novedosa modalidad de intervención, donde el involucramiento de los agricultores y los técnicos está acompañado de otros socios locales.

La reunión, también, permitió ampliar conocimientos sobre el concepto de innovación, compartir los resultados de las demandas nacionales identificadas de cara a la intervención; profundizar en los temas de investigación definidos en los protocolos de cada producto cadena.

“La innovación puede ser algo nuevo o sensiblemente mejorado para un contexto determinado y va más allá del aspecto tecnológico, puede incluir factores de mercado”, indicó Medardo Lizano, consultor PRIICA.

Medardo Lizama

Con un carácter abierto y participativo, se discutieron las propuestas de investigación e innovación perfiladas hasta la fecha. Además, se tomaron en cuenta observaciones de los extensionistas para mejorar la incidencia.

Según detallaron los investigadores encargados de cada producto cadena, las prioridades determinadas con PRIICA tienen relación con nuevas variedades, control de enfermedades, fertilización, sistemas de producción de semilla, alternativas de transformación, entre otros.

Cruz y Lizano fueron los encargados de presentar las generalidades del Programa y el PEI. Ambos interactuaron con sus contrapartes en CENTA para evidenciar que la integración de las Gerencias de Investigación y Transferencia de la autónoma arman una fusión esencial para lograr la innovación tecnológica aplicada.

Se espera que personal de CENTA en los departamentos de Sonsonate, San Vicente, Usulután, San Miguel, Cuscatlán, Chalatenango, hagan un ejercicio de transferencia –en red y cercano- para que los resultados de las investigaciones sean aprovechados y, especialmente, adoptados por los agricultores.

De esta forma, se proyecta que los extensionistas asuman un papel activo, al igual que el patentizado por los investigadores de yuca, papa, aguacate y tomate.

A nivel de los productores, el consorcio de tomate se reúne los días jueves, aguacate lo hace en miércoles, yuca en viernes, y papa los martes. Si desea más información, no dude en escribirnos.

El PRIICA es un programa financiado por la Unión Europea (UE), cuyos fondos ascienden a € 5,6 millones de euros y pretende reforzar la seguridad alimentaria y nutricional de los agricultores en Centroamérica y Panamá a través de innovaciones tecnológicas agrícolas.

 

“A mitad de precio”

   
Agricultoras de la Asociación La Cocosica
Agricultoras de la Asociación La Cocosica
 
 
 
 

Esto no es una oferta. La cita del titular es parte de la realidad que espera superar la tercera convocatoria de la Estrategia Centroamericana de Desarrollo Rural Territorial (ECADERT) con el proyecto “Promoción de la Autonomía Económica de las Mujeres de la Cuenca de la Bahía de Jiquilisco”.

“No vendemos directamente nuestros productos, y lo hacemos de forma individual no asociativa, por eso nos toca dar las cosas a mitad de precio, reveló María Elena Nolasco, integrante de la Asociación de Mujeres Agrícolas “La Cocosica”.

La productora explicó que comercializa- en su parcela- una cubeta que contiene unos 125 pipianes a tan solo cinco dólares, cuando podría obtener el doble si pudiese trasladar directamente su hortaliza al mercado y evitar al intermediario.

Dora, Ana Miriam, Ana Lilian, Arely y otras ocho mujeres del lugar esperan que eso cambie.

Una situación similar enfrenta otro grupo de mujeres en el municipio de San Dionisio.

Zoila Alvarado comentó que la intermediación les obliga a “vender a bajo precio la canastada de plátano pequeño o de tercera, cuando ese producto pudiese ser utilizado para elaborar tostadas o empanadas y surtir la zona con esos productos”.

Alvarado es parte de las 23 inquietas mujeres que están bajo la sombrilla de la Cooperativa de Producción Agropecuaria Oxelote de R.L. (ACOPAO). El grupo aún no tiene nombre propio, pero cuenta con los ánimos para asociarse y desarrollar autonomía económica con rostro femenino.

Mayra García, tiene “madera” de líder, y señala que un emprendimiento con plátano, incluso hasta comercializando la hoja, y las hortalizas cultivadas en un sistema de agricultura protegida les beneficiaría con más ingresos para sus familias. También, menciona que acercaría la oferta de productos a los habitantes de las islas cercanas al municipio.

Casas malla que permitan cultivar hortalizas en ambientes controlados han sido proyectadas para ambos casos. Chile, tomate, plátano y papaya son los productos priorizados de acuerdo a las beneficiarias, pero todo está en una fase inicial. La currícula de capacitación está por definirse, las buenas prácticas agrícolas son conceptos que empiezan a sonar al igual que los aspectos sobre género. En general, los motores aún están calentando.

De la mano de OIKOS y FUNDE, quienes ejecutarán el proceso, con el apoyo de otras entidades, incluyendo el IICA en la asesoría administrativa, un total de 172 personas de la Cuenca de la Bahía de Jiquilisco esperan integrarse al desarrollo territorial que ya está en marcha.

Para Guillermo Rivera, Coordinador de proyectos de OIKOS, la red que FUNDE ha estudiado y tejido en la zona serviría como plataforma para conectar las iniciativas productivas de la tercera convocatoria con otras actividades comerciales en el área de incidencia.

La semana anterior visitamos dos iniciativas en los lugares antes referidos del departamento de Usulután. La ocasión permitió abrir un diálogo con las mujeres emprendedoras, el cual compartiremos de forma amplia en un próximo artículo en nuestro sitio web.

 

El poder de los testimonios en IICA/RedSicta

   
Santiago Mendoza, productor de maíz
Santiago Mendoza, productor de maíz
 
 
 
 

Santiago Mendoza se levantó de su silla y dio testimonio de haber colocado parte de su cosecha de maíz mediante un convenio con la agroindustria. Compartió su experiencia en un reciente evento de difusión del Proyecto IICA/RedSicta celebrado en Chalchuapa, Santa Ana, occidente del país. Otros agricultores escucharon cómo le ha cambiado su vida.

En los últimos tres años, Mendoza alcanzó otro nivel. Recibió asesoría técnica en Escuelas de Campo, se preocupó por la calidad del grano, se integró a un Centro de Acopio y Servicios (CAS), esos y otros puntos le ayudaron a producir más y mejor.

Pasar de limpiar el maíz de forma artesanal, utilizando una hamaca, a lograr vender en el mercado formal no fue un paso de la noche a la mañana, según explicó el agroempresario.

Por más de 20 años, entregó su producción a los “coyotes” o intermediarios y estos le pesaban y pagaban como querían. En esos tiempos, nunca pensó que de forma asociada sus costos de producción bajarían haciendo compras colectivas de insumos, hasta que lo experimentó.

Diferentes entidades le abonaron el camino al éxito. Gracias a ese apoyo, al esfuerzo personal, al ingenio, la búsqueda de oportunidades y a las cuatro manzanas de maíz que cultiva, sus cuatro hijos ahora estudian en la universidad.

Casos como el de Santiago salen a la luz en las actividades de difusión de IICA/RedSicta sobre la metodología de los Centros de Acopio y Servicios (CAS), los cuales son precisamente el telón de fondo.

Proceso de agregación de valor

Productores escuchan testimonio durante evento IICA/RedSicta

Es decir, mientras Mendoza socializaba su testimonio el Consorcio PROGRANOS, que integra a un CAS de la zona, procesaba una importante entrega de maíz. La máquina industrial clasificadora de granos trabajaba sin parar; unas 25 personas limpiaban aún más el producto eliminando granos defectuosos, también empacaban, pesaban las libras y cosían los sacos, apilándolos y dejándolos listos para depositarlos en los vehículos de carga.

El testimonio y la actividad propia del CAS, así como las charlas técnicas y comerciales del evento ilustraban – de formal real y práctica – a los asistentes sobre la cadena de valor, la calidad y la productividad.

Cinco eventos de socialización completa IICA/RedSicta en las últimas dos semanas. En ellos, las voces y testimonios de los agricultores son ecos para otros agricultores, de esa forma la dinámica ha constituido un elemento fundamental en la gestión del conocimiento.

También, la mística del trabajo en red se ha fortalecido mediante el desarrollo de interacciones entre productores y comercializadores. Próximamente, se consolidarán enlaces para compra/venta de frijol.

Sin duda, los asistentes adquieren otra perspectiva gracias a lo que escuchan, ven y comprueban. Sin embargo, persisten desafíos sobre las conexiones entre la oferta y la demanda.

René Rivera, Coordinador de IICA/RedSicta visitará esta semana El Salvador, para conocer los progresos y avances; así como las relaciones interinstitucionales que se están consolidando.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda