Compartir o Ver en sitio web
30/06/2014#172
 
 
 

Nuevo gobierno designa Ministro de Agricultura y Ganadería

 
 
 

Lic. Orestes Fredesman Ortez Andrade

PROFESIÓN
Licenciado en Economía, Universidad de El Salvador
Magister en Dirección y Gestión Pública Local, Universidad Carlos III de Madrid – UIM
Egresado de la Maestría en Administración Financiera, Universidad Tecnológica de El Salvador

TRAYECTORIA POLÍTICA
Ministro de Agricultura y Ganadería
Diputado propietario por el departamento de San Salvador / Período 2012 – 2015
Diputado propietario por el departamento de San Salvador / Período 2009 – 2012
Diputado suplente por el departamento de San Salvador / Período 2006 – 2009
Comisión Agropecuaria (presidente)
Comisión de Hacienda y Especial del Presupuesto (vocal)
Fundador del partido político FMLN 1980

TRAYECTORIA PROFESIONAL
Asesor municipal en las alcaldías de los municipios de Ciudad Delgado y Soyapango
Gerente general en la alcaldía de San Marcos
Presidente del Consejo de Administración de la Cooperativa Siglo XXI de R.L.
Industria Avícola, Grupo Granjero de Inversiones
Auditoría y Consultoría financiera, Castellanos, Cea, Campos y Cia.
Empleado bancario en Banco Capitalizador

 

Tercera reunión de la Mesa de Cooperación Internacional para la Agricultura

 
 
 

El Ministro de Agricultura y Ganadería, Orestes Ortez, será el invitado principal de la Mesa de Cooperación Internacional para la Agricultura, funcionando como espacio de diálogo, el próximo 9 de julio en la sede de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

La atención estará centrada en conocer las prioridades gubernamentales, la política pública que regirá los próximos años y la articulación de acciones para el progreso del sector agropecuario nacional.

Recapitulando la tercera reunión de la Mesa, esta se llevó a cabo el pasado tres de junio y tuvo como escenario el Programa Mundial de Alimentos (PMA). La convocatoria fue atendida por 9 actores: AECID, BID-Fomin, CATIE, FAO, IICA, INCAP-OMS, PMA, Sistema de Naciones Unidas y República de China Taiwán.

En esa oportunidad, el café y la roya fueron las temáticas abordadas. Con dos presentaciones, una del IICA y otra de PMA, los asistentes retomaron e intercambiaron ideas al respecto.

 

La primera presentación, a cargo de Carlos Laínez, especialista en café por parte del IICA, ilustró a los participantes sobre la importancia, problemática y desafíos de la caficultura salvadoreña. Una propuesta de programa elaborada por PROMECAFÉ, en pro del desarrollo del “grano de oro” fue socializada.

La iniciativa contempla una renovación del parque cafetalero, afectado por la roya y el envejecimiento, con el fin de recuperar su capacidad productiva; considerando a pequeños y medianos productores.

El Programa expuesto ante la Mesa incluyó una prestación de servicios de capacitación y asistencia técnica (tomando en cuenta la investigación, tecnificación, buenas prácticas, agregación de valor, emprendedurismo, cambio generacional, entre otros) para la renovación del parque cafetero con un horizonte de cinco años. También, la reconversión y diversificación de los cafetales de bajío.

Abierta a que los actores sumen voluntades, competencias y liderazgo, la propuesta conduce a una respuesta integral ante la situación de la caficultura nacional.

Rafael Guillén, Oficial de Programa de PMA, presentó un resumen de los resultados del estudio regional realizado a finales del año 2013 por PMA, relativo al impacto de la roya considerando aspectos de vulnerabilidad social.

Guillén indicó que un poco más de 13 mil familias de jornaleros se encuentran en inseguridad alimentaria y nutricional; mientras que casi tres mil pequeños productores están marginalmente inseguros.

Un 37% de jornaleros no produce alimentos y debe comprarlos. La situación crítica les obliga a adoptar medidas de sobrevivencia afectando la calidad y frecuencia de los alimentos que consumen, ya que dependen exclusivamente de la corta de café. Esos casos tienen muchas veces rostro de mujer porque son hogares monoparentales dirigidos por el género femenino.

En el caso de los pequeños productores, estos señalan una disminución de hasta 58 dólares por quintal en la cosecha 2013-2014, en plantaciones de bajío ubicadas a unos 700 metros sobre el nivel del mar. Un 12% de ese tipo de cafetaleros está quitando el cafetal y sembrando granos básicos.

Por otra parte, las fincas han reducido el número de jornaleros, lo que implica una cantidad menor de personas trabajando por cada familia contratada. Según PMA, esto ya significa un problema humanitario.

Los puntos clave de ambas presentaciones están condensados en un documento resumen, el cual se compartirá con las altas autoridades agrícolas del país en los próximos días.

 

Esfuerzo fronterizo ante el cambio climático

 
 
 

Territorios fronterizos de El Salvador, Guatemala y Honduras, en la zona conocida como Trifinio, se han preparado ante el cambio climático con perfiles o propuestas para futuras acciones de cooperación necesarias para el progreso de la zona, teniendo como base una visión prospectiva.

En el último año y medio, representantes de las municipalidades, actores públicos, organizaciones no gubernamentales y cooperantes, que intervienen en esa área, han formulado estrategias locales de adaptación al referido tema.

Para el caso de El Salvador, dos alcaldías de la mancomunidad de Cayaguanca, San Ignacio y la Palma, se han beneficiado con esta iniciativa derivada del Fondo Concursable del IICA para la Cooperación Técnica (FonCT), con apoyo de la Comisión Trinacional del Plan Trifinio (CTPT).

Kathya Fajardo, Especialista en Agricultura, Manejo de Recursos Naturales y Cambio Climático del IICA, comentó que el Trifinio es considerado como un territorio muy vulnerable, por esa razón mucha cooperación se focaliza en el sitio. Por esa razón, el proyecto “Desarrollo de estrategias locales de la adaptación al cambio climático” ha venido impulsando una serie de talleres para concretizar ejercicios de proyección.

“La meta ha sido no solo pensar cómo va estar el entorno, sino cómo está hoy”, indicó Fajardo. Además, agregó con el trabajo se revisaron y valoraron características territoriales, variables de temperatura, herramientas locales de política, planes locales de desarrollo existentes, niveles de educación, salud, estrategias ambientales de las municipalidades, entre otros para establecer en indicadores ambientales y sociales.

En esa apuesta de adaptar los sectores críticos agrícolas, El Salvador decidió priorizar en granos básicos, hortalizas, café, ganado y fuentes de agua. Con esos rubros, se perfiló de qué manera evitar que el cambio climático los afecte aún más.

Cuatro perfiles con varias acciones, a fin de dar seguimiento a las estrategias locales de adaptación al cambio climático en cuatro municipios del Trifinio se obtuvieron en el taller celebrado el 25 y 26 de junio en Esquipulas, Chiquimula, donde participaron unas 40 personas.

Rafael Mesén Vega, Especialista en Juventud Rural del IICA, agregó que el esfuerzo se orientó a identificar principios y buenas prácticas para el trabajo en redes de colaboración para la adaptación al cambio climático, con el objetivo de iniciar cambios en la manera de pensar, sentir y actuar.

Los participantes reforzaron la visión prospectiva, el principio de corresponsabilidad y complementariedad, el mapeo de actores, la estrategia del trabajo en red, todo para tener la capacidad de visualizar ¿qué es un territorio adaptado al cambio climático? y ¿cómo construir participativamente un instrumento de mejora continua para la adaptación al cambio climático de un territorio?

 

Celebración del Taller Codex Alimentarius

 
 
 

Funcionarios públicos, representantes de diversas empresas, academia, gremiales, cooperantes
tuvieron la oportunidad de aprender más sobre el funcionamiento y casos exitosos de aprovechamiento del Codex Alimentarius, a través del Taller “Importancia de las normas Codex y el Comercio Internacional de Alimentos” celebrado en El Salvador.

Con expositores de Brasil Costa Rica, Estados Unidos y El Salvador, el evento abrió, a principios de este mes, un diálogo sobre el tema, entre más de 85 asistentes.

El Viceministro de Agricultura y Ganadería, Hugo Flores, inauguró el Taller y recalcó que es “importante ver hacia dónde vamos en materia de inocuidad de alimentos”. Al mismo tiempo, agradeció la presentación de ejemplos sobresalientes del aprovechamiento del Codex, no solo en el campo de las normas; sino de los sistemas de información, los análisis técnicos de las propuestas, entre otros Mariana Gómez, Directora del Organismo Salvadoreño de Reglamentación Técnica (OSARTEC), entidad que por ley es el Punto de Contacto Codex, instó a intercambiar puntos de vista para conocer el trabajo que el Codex Alimentarius desarrolla para proteger la salud de los consumidores.

Haciendo alusión a la normativa Codex, Gómez indicó que los esfuerzos en el tema pretenden velar por que los consumidores reciban productos que tengan una calidad mínima aceptable, sean inocuos y no constituyan un peligro para la salud.

“El organismo salvadoreño de reglamentación técnica y su punto de contacto del Codex son un apoyo a las instituciones privadas, gubernamentales y de verificación para desarrollar regulaciones que sean un apoyo para la comercialización internacional de alimentos”, puntualizó la Directora OSARTEC.

Por su parte, Gabriel Rodríguez, Representante del IICA en El Salvador, mencionó que si bien el Codex es un conjunto de normas voluntarias muy importantes para el comercio entre los países, la participación en comités y subcomités es esencial. Agradeció el apoyo de USDA en la materia y señaló que el Instituto potencia el tema con gran énfasis desde hace más de cinco años.

Con relación a la institucionalidad, el Vice Ministro de Agricultura aseguró que OSARTEC es la forma institucional idónea para responder a la interlocución de la Comisión del Codex o código alimentario, pues se ha convertido en un punto de referencia y constituye un organismo miembro del Sistema Nacional Calidad del país.

El Codex fue establecido para elaborar normativas, directrices y códigos de práctica alimentaria en función de proteger la salud de los consumidores y garantizar prácticas leales en el comercio de alimentos. A través del él, en El Salvador, el sector agropecuario ha fijado límites máximos para residuos de plaguicidas y medicamentos veterinarios; así como aditivos y contaminantes de los alimentos para asegurar que los consumidores no se expongan a dosis inaceptables de materias peligrosas.

El código es de utilidad de diversos sectores: agrícola, agroindustrial, industriales elaboradores de alimentos y medicamentos veterinarios; así como para la micro, pequeña y mediana empresa, productores, consumidores, comercializadores distribuidores, entre otros.

La actividad fue posible gracias al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), Codex Brasil y Codex Costa Rica, OSARTEC e IICA.

 

Un recorrido breve por el Taller Codex

 
 
 

Con las presentaciones internacionales de Mary Frances Lowe, Coordinadora del Codex para Estados Unidos, Isabel Araya, Coordinadora del Comité Codex para América Latina y el Caribe, Ken Lowery, Analista de temas internacionales y coordinador de comités en el ámbito del Codex; y Rogério Pereira da Silva, Coordinador del Codex para el Ministerio de Agricultura de Brasil, el taller se convirtió –por dos días- en una plataforma de conocimiento y motivación.

Los aportes locales estuvieron a cargo de Mariana Gómez, Directora de OSARTEC, Víctor Rivera, Jennifer Trejo y Mariano Tejada de los Comités locales de Nutrición, Plaguicidas y Residuos de Medicamentos Veterinarios, respectivamente.

La siguiente es una recopilación breve de los aportes compartidos por los expertos antes citados.

Ideas importantes derivadas de las ponencias determinaron que el Codex tiene un mandato doble: proteger la salud de los consumidores y asegurar las prácticas justas en el comercio de los alimentos. También, es de considerar que el Codex es un ente netamente científico, por tanto toma decisiones basadas en la ciencia.

Con relación a los estándares, si bien estos son voluntarios, existen beneficios para países con recursos limitados. Por ejemplo, adopción de estándares domésticos basados en el análisis y revisiones científicas, efectuadas en otras naciones que pueden afrontar los costos, pero con validez para la seguridad e inocuidad alimentaria local.

Los valores centrales del Codex son: colaboración, inclusión, consenso y transparencia. Bajo esas líneas, se efectúan diversos talleres como forma de trabajo para abordar las necesidades de los países y ampliando la participación efectiva y el llamado al apoyo por parte de estos.

En este caso, las presentaciones ilustraron que la Comisión de Codex es el organismo reglamentario de todos los comités; hubo un recorrido por el funcionamiento, la actuación de las instancias, la toma de decisiones generales, las enmiendas al manual de procedimientos, entre otros.

Durante el taller, quedo claro que El Salvador trabaja con la figura de la Comisión Nacional del Codex (CONACODEX), la cual reúne a ocho comités prioritarios y temáticos denominados “espejo”:

  • Contaminantes de los alimentos
  • Sistemas de inspección y certificación de importaciones y exportaciones
  • Aditivos alimentarios
  • Residuos de plaguicidas
  • Residuos de medicamentos veterinarios
  • Nutrición y alimentos para regímenes especiales
  • Etiquetado de alimentos
  • Higiene de los alimentos

Las posiciones país que se generan en esas instancias van a los comités internacionales o a la secretaría.
Localmente, los desafíos más grandes de la CONACODEX son fortalecer la comunicación externa, obtener más capacitación e incrementar la participación de diversos actores.

Otros contenidos de interés discutidos fueron: la información relativa al Manual de Procedimientos, el papel del Comité de Principios Generales, que aprueba las reglas del juego; el uso de reservas, la participación en grupos electrónicos de trabajo (alternativa que podría ser aprovechada por países con limitantes económicas como El Salvador), el uso de comentarios por escrito, entre otros.

La exhortación a la formulación de posiciones conjuntas; así como las mociones por la disponibilidad oportuna de los documentos en discusión y las traducciones de los mismos al idioma español no faltaron.

Con casos presentados, como el Brasil relativo a la norma que pretendía señalar la madurez de la naranja cuando la piel es amarilla y no verde como ocurre en países tropicales, los asistentes captaron cómo actuar ante temas que pudiesen afectar el comercio. De esa forma, aprendieron a ser miembros propositivos del Codex y evitar las propuestas inadecuadas que pueden generar barreras comerciales.

Hubo serios llamados para visualizar que el Codex impacta en toda la cadena de producción. Por tanto, a la hora de justificar la elaboración de una norma es de tener en cuenta que hay familias que dependen de un cultivo, derivado de eso existe un impacto social, y otro en la producción; así como en generación de riqueza y distribución del ingreso.

Una de las conclusiones del evento fue que no es suficiente hacer una norma, tiene que haber un acompañamiento del productor, para que ésta sea comprensible y, ante un nuevo escenario, mejore su tecnología y productividad a fin de alcanzar los niveles internacionales requeridos.

Para el ámbito local, al final de la actividad se trazó una hoja de ruta para continuar con las acciones relativas al Codex Alimentarius.

 

Isabel Araya

 

“Se debe capacitar a los diplomáticos en el tema, se sugiere tener un trabajo muy coordinado con los Ministerios de Relaciones Exteriores. Estamos haciendo un folleto y videos para ese fin. Por otra parte, cuando se tiene una institucionalidad fragmentada se debe trabajar en la sensibilización, con mucha comunicación para unir los recursos”, Isabel Araya, Coordinadora CCLAC.

 

Mary Frances Lowe

 

“Un estándar puede demorar unos dos años y medio, pero puede variar. Un país puede prepararse para presentar una moción con datos suministrados por los productores, contactar expertos en la universidad o aquellos con publicaciones relacionadas, países con intereses similares o redes entre expertos para el soporte científico”, Mary Frances Lowe, Coordinadora Codex Estados Unidos.

 

Mariana Gómez

 

“Debemos fortalecer la participación de los sectores de la sociedad en la Comisión Nacional del Codex y los Comités Espejo reforzando la estrategia de divulgación. Tenemos que llegar a ser referentes nacionales en materia de inocuidad”, Mariana Gómez, Directora OSARTEC.

 

Rogério Pereira da Silva

 

“Toda la cadena de producción tiene relación con las recomendaciones del Codex, desde el tratamiento de la semilla. Eso demanda estar atentos a las determinaciones y normas para verificar que estén adecuadas a los intereses de los países”, Rogério Pereira da Silva, Ministerio de Agricultura de Brasil.

 
 
 
 

articulos y noticias

Punto final

 

Milagro Hernández, Karla Trujillo y Carmen Lucha dieron testimonio, por parte de El Salvador, de las capacidades empresariales cosechadas al cierre del proyecto “Desarrollo de una plataforma empresarial regional de exportación para la vinculación de pequeños productores de frijol a los mercados” de IICA/RedSicta.

Al igual que las productoras, otros agrolíderes señalaron como aportes del proyecto los aprendizajes sobre las buenas prácticas de frijol, el conocimiento de nuevos mercados, el factor del intermediario, la calidad del producto, la participación en ferias, entre otros.

Mediante un intercambio efectuado a finales de mayo, unos 40 representantes de las siete organizaciones sombrilla se reunieron en el departamento de Paraíso, Honduras, presentaron los resultados a través del intercambio de las experiencias logradas por cada una de las Asociaciones de productores participantes.

Utilizado la metodología Competencias Económicas basada en la Formación Emprendedora (CEFE) y Escuelas de Campo (ECAS), las organizaciones A.P.A.O; Asocial Yeguare, Cecrucso, Arsagro, de Honduras; de Nicaragua: Unapra y Uca San Ramón, y de El Salvador: El Garucho, se involucraron en esta dinámica a lo largo de nueve meses.

El Proyecto IICA/RedSicta es financiado por la Cooperación Suiza en América Central (COSUDE).

Taller de análisis

 

Los productores del Proyecto Estrategia de Innovación Tecnológica para Mejorar la Productividad y Competitividad de Cadenas Producto (PRESICA), impulsado por el BID, FONTAGRO e IICA, llevaron a cabo el mes pasado un taller de sistematización.

Teniendo como sede Santa Ana, 22 participantes representantes de las cadenas yuca, chile, maíz y frijol reflexionaron en forma participativa sobre los aprendizajes y resultados generados por PRESICA.

Los temas abordados por los asistentes pretendían determinar si durante la ejecución se adoptaron nuevas tecnologías en la actividad agrícola, si aumentó la productividad de los cultivos durante la ejecución del proyecto, los cambios en el uso de fertilizantes e insumos agroquímicos para el manejo de las parcelas haciendo un comparativo a tres años atrás, en otros.

Las respuestas reflejaron avances, cambios en las acciones, diferencias cualitativas y cualitativas en el tratamiento de los cultivos.

Las perspectivas finales tocaron puntos y compromiso para fortalecer el consorcio y participar en las actividades a mediano plazo, tomando en cuenta el escenario de avanzar por cuenta propia luego de la asesoría técnica del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA).

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gabriel Rodríguez
Cindy Hernández
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda