Compartir o Ver en sitio web
30/10/2015#188
 
 
 

Ciclo de capacitaciones modulares a PRIICA

 
 
 

La dinámica de capacitación – en módulos – para aumentar los conocimientos técnicos de los productores agropecuarios de tomate, yuca, papa y aguacate, adscritos al Programa Regional de Investigación e Innovación por Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA), inició en la Oficina El Salvador.

En ocho sesiones de trabajo, mediante talleres, 185 personas de los cuatro consorcios han sido beneficiadas.

El cambio climático y sus implicaciones en la agricultura; así como muchas ideas y reflexiones sobre la aplicación de la información, promoción e innovación para agregar valor les abrieron un nuevo panorama a los productores.

El “sabor” del conocimiento se degustó incluso con una deliciosa paleta de aguacate, un aspecto didáctico sencillo que resultó innovador para el 99% de los productores de ese cultivo priorizado. Esa y otras experiencias de aprendizaje les mostraron lecciones sobre el mercado, sus demandas, oportunidades y tendencias.

El aprendizaje incluyó ejemplos en videos, casos, muestras, ideas derivadas de la inteligencia comercial en diversos países, entre otros.

Los agricultores efectuaron un recorrido por los desafíos respecto al clima. Conocieron aspectos como: el impacto en la biodiversidad, la extinción, el aumento de las temperaturas, la adaptación de las especies, la desertificación, la mitigación, diversificación de cultivos.

La sesión, efectuada con el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente, reveló aspectos como: Las consecuencias de un clima cada vez más inestable y cálido; la pérdida de los servicios ambientales y económicos para las sociedades; el impacto en los recursos agua, tierras fértiles, alimentos y pesca.

Los agricultores aprendieron sobre la importancia de la defensa de los ecosistemas como mecanismo ante sequías, inundaciones, desertificación y grandes tormentas. Aprendieron que los bosques, manglares, arrecifes y la vegetación de las cuencas amortiguan y frenan daños ambientales.

Por otra parte, especialistas de la Oficina del IICA en El Salvador elevaron el conocimiento de los asistentes sobre tecnologías de información; agregación de valor y diferenciación de un producto, servicio o iniciativa a través del adecuado uso de la comunicación de marketing y la innovación comercial.

Entre los contenidos impartidos se destacan los temas: Manejo de la imagen, la coherencia y la percepción, promoción y valor ligado a vinculación territorial, marcas, empaques, sellos, certificaciones, franquicias, etc. En otro orden, se evidenciaron las posibilidades del internet y recursos digitales.

En noviembre e inicios de 2016, se impartirán más temas como: Agricultura familiar; buenas prácticas agrícolas; plataforma de producción local y de exportación; técnicas de negociación. Las capacitaciones responden a los enfoques estratégicos del PRIICA: sistemas de innovación, cadena de valor; diversificación; pequeños productores y mitigación de los impactos del cambio climático.

El Programa Regional de Investigación e Innovación por Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA) es un programa de la Unión Europea y el IICA cuyos fondos ascienden a € 5,6 millones y pretende reforzar la seguridad alimentaria y nutricional de los agricultores en la región a través de innovaciones tecnológicas agrícolas.

 

Los pasos del PRIICA en seguridad alimentaria e innovación tecnológica

 
 
 

Demos una mirada a los últimos pasos que marcan el rumbo del PRIICA en El Salvador. Primero, el Programa ha apoyado en la construcción de tres invernaderos para la producción de minitubérculos de papa. En ese proceso, la importación de semilla certificada de la variedad Loman, proveniente del Instituto de Ciencia y Tecnología Agrícola (ICTA) de Guatemala, ha sido básica. Esa acción ha beneficiado –directamente- a 40 productores de papa y, de forma indirecta, a tres organizaciones de productores: ACAMSERTA, ADIZAL y Cooperativa Altos del Sumpul.

De manera complementaria, se ha brindado formación a los productores sobre el uso del sistema de producción hidropónico.

El proceso de innovación se realiza en el Cantón El Centro, Municipio de San Ignacio, Chalatenango.

La contribución resulta significativa porque el acceso a semilla de papa de buena calidad es una limitante en la zona. Además, la implementación de un sistema hidropónico de producción se traducirá en la posibilidad de ofertar productos de mejor calidad que responden a los requerimientos del mercado.

Para el desarrollo de este proceso de innovación, se cuenta con el apoyo técnico del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA).

Consumo local y saludable

Segundo, cuatro talleres de fomento del consumo local, con base en la preparación de alimentos, utilizando los cuatro productos cadena de PRIICA se han efectuado en: Candelaria, Cuscatlán; Tacuba, Ahuachapán; Jiquilisco, Usulután y San Ignacio, Chalatenango.

 
 
 

La dinámica parece sencilla, pero está transformando la vida diaria de los inscritos en el Programa, sus familias y vecinos. Una chef, acompañada por los gestores técnicos de PRIICA, visita las comunidades y elabora, con ellos, recetas alternativas que como ingredientes priorizan: papa, yuca, aguacate o tomate, sumando, en algunos casos, ingredientes locales.

Además de una clase de cocina, la práctica es un aprendizaje sobre la nutrición y los beneficios de cultivar y consumir los productos cadena. La versatilidad de las recetas es amplia, es decir son platillos que pueden replicarse para una lonchera saludable, bocadillos o antojitos nutritivos, platos básicos para los tres tiempos de comida y, además, útiles en celebraciones o reuniones comunitarias, familiares y sociales.

También, los platillos son económicos, ligados a costumbres locales, con ingredientes complementarios fáciles de adquirir y altamente prácticos.

Los talleres culinarios han favorecido a 78 beneficiarios de los cuatro productos cadena, principalmente, 52 mujeres. Con esta iniciativa se fomenta la seguridad alimentaria, uno de los enfoques fundamentales.

La aceptación y retroalimentación de las capacitaciones es elevada; los cambios son evidentes.

Por ejemplo, en el municipio de San Ignacio, al norte de El Salvador, los productores de papa no recolectaban los tubérculos muy pequeños o miniatura, pues creían que carecían de todo valor, y se generaba un desperdicio; mediante el aprendizaje culinario han descubierto un sabor nuevo, un plato innovador para su dieta y la existencia de un producto agrícola que puede comercializarse como en los supermercados de la capital. La idea estuvo ligada a la capacitación en innovación comercial que recibieron en los módulos y potenciada mediante esta experiencia complementaria.

 

Talleres de facilitación al comercio

 
 
 

Dos talleres, uno regional y otro nacional, sobre las negociaciones en agricultura de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y facilitación al comercio se efectuaron a principios del mes, en El Salvador.

Funcionarios y especialistas en política comercial agrícola de los países miembros del Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC); así como integrantes del grupo técnico de Competitividad, Comercio y Agronegocios del CAC, miembros del grupo técnico de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (MSF), directores y técnicos informáticos de las autoridades agropecuarias, formaron parte del primer grupo capacitado. Mientras que la segunda sesión fue orientada a representantes del sector privado del agro en El Salvador, vinculados con temas de comercio agrícola internacional.

Además de la OMC, aportaron al esfuerzo el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

A los primeros capacitados, se les impartió un panorama general del Acuerdo sobre Agricultura; así como una breve reseña sobre la OMC, proceso de negociaciones. Otros temas que se desarrollaron fueron: el Comité de Agricultura y su papel; las Negociaciones de la Ronda Doha; Resultados de la Conferencia Ministerial de Bali en Agricultura (acceso a los mercados, ayuda interna, competencia de las exportaciones) y la Conferencia Ministerial de Nairobi.

Por su parte, el grupo de tarea BID-SIECA-USAID brindó, entre otros puntos, “Herramientas para la competitividad del comercio agropecuario centroamericano. Las cinco medidas de facilitación al comercio a corto plazo en Centroamérica”.

Ese mismo tema se compartió con el grupo de asistentes del sector privado, junto con el desarrollo del Acuerdo de Facilitación del Comercio, entre otros.

Los capacitadores fueron Adriana Campos, Especialista en Comercio y en Negociaciones Comerciales del IICA; Javier Ocampo, de la División de agricultura y productos básicos de la OMC, y el equipo técnico del grupo BID-SIECA-USAID.

Las sesiones se enmarcan en el Proyecto Insignia de Competitividad y Sustentabilidad de las Cadenas Agrícolas para la Seguridad Alimentaria y el Desarrollo Económico, relacionado directamente con el componente de políticas e institucionalidad, en el cual se encuentra la alianza existente entre la OMC y el IICA.

 

Desempeño, Visión y Estrategia (DVE) sobre inocuidad

 
 
 

Miembros del sector público y privado salvadoreño, cada grupo de forma individual, fueron convocados a los taller para establecer la línea base del nivel actual de desempeño de los servicios de control de inocuidad de los alimentos, mediante la herramienta “Desempeño, Visión y Estrategia (DVE)”. Las actividades se efectuaron en la tercera semana de octubre.

El propósito de los eventos consistía en establecer el nivel actual de desempeño de los servicios oficiales responsables, la creación de una visión compartida con el sector privado, la definición de prioridades y la facilitación de la planificación estratégica.

Los cuatro componentes fundamentales de esta versión del DVE son: capacidad técnica, capital humano y financiero, interacción con el sector privado y protección de la salud pública y acceso a mercados.

La herramienta fue aplicada a personal del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), encargados de inocuidad vegetal y animal; Ministerio de Salud Pública (MINSAL) y el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA); Organismo Salvadoreño de Reglamentación Técnica (OSARTEC), Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT); académicos, agroempresarios, representantes de supermercados, sorbeterías y otros comercios de alimentos.

El objetivo de los talleres es recopilar, mediante un proceso participativo, opiniones y sugerencias para el mejoramiento del tema priorizado; teniendo como marco que las enfermedades transmitidas por alimentos han sido reconocidas como un problema de salud pública.

La herramienta DVE es un cuestionario, que se responde de manera individual, y sirve, también, para evaluar aquellos cambios en el ámbito local como: la aplicación de los reglamentos técnicos salvadoreños o la regulación regional en cuanto a reglamentos técnicos Centroamericanos.

El Representante del IICA en El Salvador, Gabriel Rodríguez, manifestó a los participantes que para potenciar la exportación de alimentos esta clase de acciones son fundamentales.

Algunas de las inquietudes de los asistentes reflejaron el tema de incentivos para la aplicación de buenas prácticas agrícolas, la capacitación técnica sobre estas últimas; los nuevos requerimientos y exigencias de los mercados; sellos de calidad, entre otros.

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) contribuyen con esta iniciativa.

Por parte de IICA, el esfuerzo es parte de los Proyectos Insignia en el área de sanidad agropecuaria e inocuidad de los alimentos.

 

Adaptación al cambio climático: Un nuevo bien público

 
 
 

Convertir la adaptación al cambio climático en un bien público regional es uno de los intereses de los Ministros de Agricultura de Centroamérica, externado ante el Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC).

“Eso implica que generemos materiales libres y a disposición de los actores que menos acceso tienen a ellos, para que el sector agrícola pueda adaptarse rápidamente”, señaló Manuel Jiménez, en representación de la Secretaría Ejecutiva del CAC, en el contexto del Taller Regional “Plan de Acción Regional de respuesta a la Declaratoria de alerta agropecuaria y proceso de preparación para la COP”.

Este año, la región ha enfrentado situaciones climáticas adversas con el fenómeno de El Niño y otras alteraciones ambientales, que incluso llevaron a los Ministros a declarar una Alerta Agropecuaria. Por esa razón, la reunión respondió al Plan de Acción que demandó esa medida, el cual busca soluciones para dejar de reaccionar ante la crisis y hacer gestión de reducción de riesgos.

El evento se llevó a cabo en San Salvador, a principios de octubre, gracias al apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), como parte del Proyecto Portal Regional para la Transferencia de Tecnología y Acción frente al Cambio Climático en América Latina y el Caribe (REGATTA), y al interés del CAC e IICA por perfilar las inquietudes regionales de cara a la Vigésima primera conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático 2015 (COP 21), a realizarse próximamente en Francia. Otras entidades también apoyaron técnicamente el esfuerzo.

Gabriel Rodríguez, Representante del IICA en El Salvador, elogió el espacio de intercambio de visiones y señaló que consolida una comunidad de práctica. Además, indicó que REGATTA abona al fortalecimiento de capacidades, la promoción e intercambio de conocimientos sobre tecnologías y experiencias en materia de cambio climático, en el ámbito de la mitigación y adaptación, en América Latina y el Caribe.

Con distintos actores de los países miembros del CAC, el evento tocó una diversidad de tópicos: Estado y perspectivas del proceso de la COP 21; Territorios Climáticamente Inteligentes; Conceptos e institucionalidad internacional (Alianza Global por la Agricultura Climáticamente Inteligente); Posibles acciones en el Corredor Seco Centroamericano, a partir de la experiencia de Centro Geo; Sistema de formación en resiliencia para los territorios de Centroamérica y República Dominicana, entre otros. Además, abordaron demandas de los Ministros relativos a: recursos hidrídricos, suelo, sanidad, fondos concursables, etc.

Mario Parada Jaco, Presidente Pro-témpore del Grupo Técnico de Tecnología, Innovación y Transferencia del CAC, expuso los resultados de la reunión efectuada en Managua, en septiembre; así como la Propuesta de Productividad y Clima.

Los aportes de los dos días de sesión enriquecieron el Plan de Acción Regional para generar una postura ante la COP 21.

 

Otro rostro para la asistencia alimentaria

Acompañamos al Programa Mundial de Alimentos (PMA) para aprender sobre el Proyecto Progresando El Salvador, que descubre una nueva modalidad o rostro para brindar asistencia alimentaria. Por este medio, compartimos gráficamente esa experiencia con ustedes. Ver slide show:

https://youtu.be/aL5wZAurkyU

 

Municipios como eslabones de desarrollo

 
 
 

El trabajo de las alcaldías y su incidencia en el desarrollo del país marcó dos importantes actividades celebradas en Octubre: el XXXI Congreso Nacional de Municipalidades organizado por la Corporación de Municipalidades de la República de El Salvador (COMURES) y la instalación del Consejo Nacional para la Gestión Asociada de los Territorios.

“Sin desarrollo local no puede haber desarrollo nacional”, enfatizó el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, durante la inauguración de la primera actividad. Además, mencionó que para mejorar la coordinación de esfuerzos asociados se instauró, previamente, el referido Consejo.

El Congreso de COMURES es un espacio que, año con año, permite llevar a escena temas claves. Para la edición 2015, se priorizaron: el cambio climático, el financiamiento de los municipios, la descentralización, gestión ambiental incluyendo disposición final de desechos sólidos; la reforma y actualización del Código Municipal e inseguridad ciudadana.

La Oficina del IICA en El Salvador, a través de su Representante, participó en ambos eventos, ya que la cooperación técnica reflejada en los Proyectos Insignia del Instituto favorece algunas demandas municipales.
Para la Presidenta de COMURES, Milagro Navas, la articulación o engranaje con las entidades del Estado y otros actores es un factor estratégico para potenciar la labor de las alcaldías.

La Presidencia del país reconoce que las iniciativas y acciones en los territorios deben maximizar las potencialidades de los municipios y sobre todo mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

En ese contexto, el recién instaurado Consejo Nacional para la Gestión Asociada de los Territorios (mancomunidades), que aglutina a 24 asociaciones de municipalidades, mancomunidades y microrregiones, así como a la Secretaría Técnica y de Planificación y el Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial, cobra relevancia. Su constitución gozó del apoyo de Luxemburgo.

La entidad representa un espacio de debate político donde el progreso es el tema medular; y, además, es un ámbito de diálogo para el impulso de la gestión asociada de los territorios.

El Secretario Técnico y de Planificación, Roberto Lorenzana afirmó que la asociatividad de los municipios es una forma innovadora de impulsar procesos; por tanto, el Gobierno incorpora la visión del desarrollo territorial como una pieza fundamental del desarrollo nacional, a fin de responder a la población, considerando las potencialidades, particularidades y diferencias de cada uno de los territorios; apostando por la territorialización de los servicios, de las políticas y de la inversión pública.

 

“El Trifinio Produce”

La Zona o territorio Trifinio se proyectó al público capitalino a lo largo de dos días, mediante una primera feria y exhibición comercial y de negocios, denominada “El Trifinio Produce”. Iniciativas individuales, grupos asociativos y cooperativos fueron los protagonistas, así como la marca territorial que les representa.

Con la visión de potenciar la competitividad económica y local mediante la generación de ingresos y empleos, unas 50 empresas, entre propias del territorio y vinculadas ; así como instituciones públicas de turismo, y servicios se unieron para presentar una oferta productiva que va consolidándose.

Aguacate, naranja, limón pérsico, café, papa, repollo, tomate y leche son algunos de los productos agrícolas de la zona. Artesanías y calzado se suman en otros rubros.

El Trifinio es un área donde converge Guatemala, Honduras y El Salvador. En este último país, se incluye a los municipios: San Antonio Pajonal, Metapán, Citalá, La Palma, San Ignacio, Santa Rosa Guachipilín, Masahuat, Santiago de la Frontera, Texistepeque, Dulce Nombre de María, Candelaria de la Frontera y San Fernando.

“Creemos que trabajando juntos vamos a convertir a la zona en un polo de desarrollo económico”, consideró el Vicepresidente de la República y del Consejo Económico del Plan Trifinio, Oscar Ortiz, al abrir la feria.

La cooperación internacional colabora con el área transfronteriza. IICA brinda asesoría técnica a algunos productores mediante los Proyectos Insignia, programas regionales y otras iniciativas puntuales.



 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gabriel Rodríguez
Cindy Hernández
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda