Compartir o Ver en sitio web
01/07/2016#198
 
 
 

Un diálogo sobre agricultura familiar

 
 
 

Junio inició con el Foro: “Agricultura familiar en apoyo al diálogo de políticas públicas para el sector agropecuario”, un esfuerzo por fortalecer los conocimientos sobre el tema, organizado por miembros de la Mesa de Cooperación Internacional para la Agricultura. Un centenar de personas asistieron al evento.

La inauguración estuvo a cargo del Viceministro de Agricultura y Ganadería, Hugo Flores, quien explicó la visión gubernamental sobre la agricultura familiar; y además citó otros aspectos como riego y cambio climático que complementan el panorama de acciones entorno al tema.

“La Agricultura familiar y su contexto” fue la conferencia magistral ofrecida por el Oficial de Producción y Protección Vegetal de la Oficina Subregional para Mesoamérica de FAO, Allan Hruska, quien destacó que en América Latina y el Caribe se estima que el 43 por ciento de la producción sectorial agrícola proviene de la agricultura familiar.

“Mejorar las políticas y las instituciones de la agricultura familiar y articularlas a estrategias de protección social, empleo rural decente y de resiliencia en áreas rurales es vital para la lucha contra la erradicación del hambre”, afirmó Hruska.

Edgar Cruz, Especialista en Comercialización y Mercados de la Sede Central del IICA, aportó con conocimientos sobre las cadenas agroproductivas, señalando los aspectos que hacen exitosas a las mismas, cuando se orientan a una visión amplia en la que todos ganan, bajo un esquema de organización consolidada y con sostenibilidad social.

Con una feminización de la agricultura familiar como contexto, la Especialista de Programas de ONUMUJERES, Miriam Bandes, enfatizó la urgencia de “emprender reformas que otorguen a las mujeres el derecho a los recursos económicos en condiciones de igualdad así como el acceso a la propiedad y al control de las tierras y otros bienes, los servicios financieros, la herencia y los recursos naturales, de conformidad con las leyes nacionales”.

El tema “Juventud y Género” llegó al auditorium con la participación del Gerente de País del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) para El Salvador, Glayson Ferrari, quien destacó que “los jóvenes rurales e indígenas son la respuesta a muchos de los desafíos que las áreas rurales afrontan, como: la delincuencia, la migración, la falta de oportunidades y de relevo generacional, principalmente en actividades agrícolas”.
A su criterio, son ellos quienes pueden incrementar el uso de tecnologías, desarrollar nuevos servicios y llevar adelante negocios rurales más competitivos.

Un panel integrado por los panelistas respondió a una amplia diversidad de preguntas y puso punto final a la actividad educativa y de actualización, en torno a temas agrícolas vigentes y de alta importancia nacional.

La Mesa de la Cooperación Internacional para la Agricultura, conformada en mayo de 2014, constituye “un foro y una herramienta potente” para el apoyo de los sectores agropecuario, forestal y pesquero de El Salvador, señaló Gabriel Rodríguez del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

Además, es un espacio de diálogo permanente para coordinar acciones y articular esfuerzos entre organismos, agencias y representaciones diplomáticas.

 

Nueva edición de encuentros asociativos

 
 
 

María Marcos Hernández, Presidenta del Grupo Asociativo El Mandarín, ha aprendido sobre la importancia de la asociatividad; el trabajo en equipo, elementos administrativos; prácticas en campo y otras lecciones que productores, quienes han dado unos pasos más en el camino de la experiencia, le han compartido.
Eso ha sido posible gracias al desarrollo de un nuevo encuentro asociativo o “pasantía agroempresarial”, con 25 agricultores de frutas, realizado durante los últimos tres días de junio.

En esta acción, parte del Proyecto Insignia (PI) del IICA “Productividad y sustentabilidad de la agricultura familiar para la seguridad alimentaria y economía rural”, se fortalecen las capacidades de actores de un rubro productivo determinado, para el caso: la Asociación Cooperativa de Producción Agropecuaria Barra Ciega; ACOFRU de R. L. y Mandarin de R. L., procedentes de los municipios Zacatecoluca, Cojutepeque y Sonsonate; vinculados a la fruticultura.

Junto a ellos, empresas demandantes de conocimiento, otros representantes de instituciones públicas y privadas han vivido la metodología de aprendizaje agroempresarial basada, en gran medida, en la transmisión de ideas y experiencias de productor a productor.

Adicionando el conocimiento técnico especializado, los agricultores “pasantes” conocen la estructura y las relaciones productivo-comerciales que se dan entre los actores de la empresa oferente, para esta edición: la Asociación Cooperativa de Producción Agropecuaria San Carlos de R. L., ubicada en municipio El Paisnal, San Salvador.

Con visitas a plantaciones de plátano y caña de azúcar; y un recorrido por prácticas agronómicas en piña, lecciones sobre podas de mango, operación de un centro de acopio de frutas; mecanismos de mercadeo y ventas, La Cooperativa San Carlos colaboró otorgando sus conocimientos y vivencias.

Ejemplos conceptuales en videos, relatos, reflexiones, prácticas y dinámicas completan la “vitrina” de lecciones para los grupos demandantes de conocimiento; ya que la guía metodológica hace énfasis en el aprender-haciendo, con escenarios participativos. De esa manera, todos los asistentes comprenden cómo impulsar mejoras en las áreas de organización, valor agregado, comercialización y aspectos administrativos-financieros.

La San Carlos alcanza una producción de 400 mangos por árbol, aplica la diversificación productiva con otros cultivos, está conectada con los mercados formales y le apuesta al agroturismo, dinamizando el empleo y los beneficios para los asociados.

Al final de la jornada de aprendizaje, se construyó un plan de mejoramiento para las organizaciones demandantes; donde revisan y aplican todos los aspectos teóricos y prácticos acumulados en la pasantía, con la singularidad que cada asistente le imprime, y considerando las necesidades de cada asociación.

El PI de agricultura familiar busca contribuir al desarrollo de la agricultura familiar mediante el fomento de una adecuada gestión y organización de los territorios rurales, el mejoramiento de acciones formativas, el impulso a la participación y el acceso de productores a las cadenas agro-productivas.

 

Graduación de formadoras en ECAS

 
 
 

“Lo que he aprendido no ha caído en saco roto. Me siento más motivada con cosas que puedo aplicar en mi cantón”, expresó Anita Torres, quien trabaja con 36 líderes femeninas en Jocoro, municipio del departamento Morazán. Ella representa una fuerza asociativa de 1,126 mujeres, quienes paulatinamente conocerán el ciclo del aprendizaje: Vivir, compartir, procesar y generalizar la experiencia, de la Escuela de Campo para Agriculturas (ECA), impartida a finales de junio en Perquín, Morazán.

Unos 25 mujeres, entre productoras que son líderes facilitadoras y técnicas agrícolas o territoriales de los centros de “Ciudad Mujer”, compartieron una semana de intenso trabajo con el experto peruano en esa metodología, Luis Zúñiga.

La acción fue posible gracias al proyecto “Asociatividad, Resiliencia y Mercados”, financiado por la Cooperación Italiana, con el apoyo técnico del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) e IICA, para fortalecer a mujeres participantes en el módulo de autonomía económica de Ciudad Mujer.

Los grandes temas de la currícula impartida fueron: el entorno social/productivo, ECA versus educación tradicional; análisis agroecológico/productivo del cultivo; prueba de caja (ejercicio que revela la experiencia de las asistentes); diagnóstico productivo; ciclo de aprendizaje; socialización.

La metodología Escuelas de Campo (ECAS) marca el paso de la tradicional asistencia técnica a la transferencia de conocimiento y tecnología, considerando a los participantes como pieza clave para desarrollar nuevos liderazgos.

“Son las agricultoras las que han empezado a transmitir experiencias”, indicó Zúñiga, durante la graduación de las asistentes.

Las capacitadas, con experiencia en hortalizas y apicultura, adoptarán el rol de formadoras para multiplicar los conocimientos adquiridos.

En las ECAS, la clave del éxito radica en el involucramiento de la productora como protagonistas y sujeto del desarrollo, quien aplica un esquema de trabajo horizontal y participativo para lograr un alto nivel de adopción tecnológica o de conocimiento entre sus similares.

Como modelo de formación participativa, las Escuelas de Campo se caracterizan por ser un proceso de autoaprendizaje, donde se ejercita el aprender haciendo y el haciendo para aprender, donde se aportan conocimientos, se analizan situaciones puntuales, se comparan opiniones y se toman decisiones.

Para Gabriel Rodríguez, Representante de IICA, esta primera ECA del proyecto demuestra la potencia de unir esfuerzos entre varios cooperantes y actores para desarrollar un ejercicio técnico de calidad. Además, enfatizó la responsabilidad de las líderes para replicar el conocimiento y les invitó a sentirse apoyadas por IICA.

En nombre de PMA, Rafael Guillén, exhortó a las graduadas a multiplicar lo aprendido, al tiempo que mencionó la posibilidad de ampliar el impacto del ejercicio en futuras acciones con ONUMUJERES, otra agencia de Naciones Unidas.

Ana Mercedes Sánchez, Directora de Ciudad Mujer Morazán, presidió la entrega de diplomas, junto a otras colegas de esa institución con distintas sedes de trabajo en el territorio salvadoreño.

“El campo las espera para tomar acciones” puntualizó Zúñiga, cuando todas poseían su certificado de graduación.

 

El Salvador desatará energías locales

 
 
 

Un diseño a la medida ofrece el Programa de Formación Acción para Líderes Rurales “Desatando Energías Locales”, un recurso conceptual y metodológico desarrollado por IICA, resultado de más de 15 años de trabajo en experiencias internacionales en Desarrollo Rural con enfoque territorial (DRT).

En dos sesiones, una realizada con personal técnico del Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial (MIGOBDT), y otra con diversos actores, entre representantes de alcaldías, académicos y miembros de redes vinculadas al desarrollo rural y local se presentó, en El Salvador, el referido programa.

La metodología posee una orientación al fortalecimiento de los liderazgos en los territorios rurales, con énfasis en el desarrollo de aspectos organizativos, técnicas y políticas; así como el mejoramiento de competencias para el diálogo, negociación, resolución de conflictos, cultura de reflexión y aprendizaje, entre otros. Tres partes componen el programa: Gestión del Talento, Soluciones Innovadoras y Acción Colectiva Transformadora.

 
 
 

José Arze, técnico en Desarrollo Rural del IICA, explicó los principios del mismo: El desarrollo considerado primeramente humano, el crecimiento personal y colectivo, la solidaridad, el liderazgo para el cambio, y una sociedad de aprendizaje. Todo orientado a la formación de formadores.

Durante los eventos de socialización, Byron Miranda, especialista principal del Proyecto insignia Inclusión en la Agricultura y los Territorios Rurales del Instituto, compartió la presentación “Liderazgo colaborativo para desatar las energías locales: el papel de los intangibles”, donde indicó la importancia de impulsar la acción colectiva para el desarrollo inclusivo sostenible; el apoyo en políticas e institucionalidad abierta y efectiva, y la importancia de ubicar a la persona en el centro de todo.

También, impartió detalles sobre los pilares de la nueva perspectiva de DRT: participación, descentralización y concurrencia; así como otros puntos relativos a la asociatividad, gobernabilidad y gobernanza.

Gabriel Rodríguez, Representante del IICA en El Salvador, señaló como importante “conocer la visión de las entidades en el terreno, porque en el campo es donde se producen las acciones”.

Para Mirna Benavides, Directora de Desarrollo Territorial del MIGOBDT, si bien ya el Estado está trabajando en una transformación para que la institucionalidad esté en función de una visión distinta de desarrollo, se necesitan aspectos que ilustren cómo se desempeñan las dinámicas en los territorios; porque los protagonistas principales están allí.

Esta metodología flexible y adaptable a las circunstancias de cada situación es una oportunidad para que los pobladores rurales sean protagonistas en la solución de sus problemas, empoderándose y apoderándose de las iniciativas y procesos de desarrollo de sus comunidades. El Salvador está en gestiones para adoptarla a amplia escala.

 

Primeros pasos en proyección productiva estratégica de Zacatecoluca

En junio, la construcción de la base estratégica para el desarrollo rural de Zacatecoluca, en la zona paracentral del país, inició con los primeros pasos organizativos para realizar un estudio de línea de base del sector agropecuario.
La primera reunión para armar un registro de la capacidad productiva de la localidad se efectuó, luego que la municipalidad diera luz verde a las acciones para caracterizar a productores y motores de desarrollo local.

Francisco Hirezi, alcalde de Zacatecoluca, recordó que esta acción marca un punto de inflexión para el municipio, ya que constituirá un insumo para la elaboración de la Estrategia de Desarrollo Rural Territorial. El edil agregó que en los últimos años no se ha realizado un esfuerzo de esa naturaleza que saque una “radiografía” productiva.

IICA orientará la proyección productiva estratégica de ese territorio al construir una línea de base que poseerá una plataforma informática para el registro de productores, facilitando graficar su estatus socioeconómico, prácticas agrícolas, detalles de producción y otros datos para consultas, a fin de facilitar la toma de decisiones.

Gabriel Rodríguez, Representante del IICA en El Salvador, reiteró que el manejo de la información permitirá conocer con mayor precisión el potencial existente en cultivos y potencialidades productivas en la zona, para que las fuerzas del territorio definan las rutas a seguir. Además, explicó que este ejercicio lo están observando otras alcaldías, mancomunidades e interesados en desarrollo local en otras áreas del país.

 

Acciones en pro del medio ambiente

Uno de los principales segmentos informativos del país, proyectó medidas amigables con el medio ambiente que impulsa y realiza la Representación del IICA en El Salvador. Aspectos como espacios verdes, cosecha de agua y frutales en jardines brindaron ideas “verdes”. Vea los reportajes que se difundieron en horas de máxima teleaudiencia nacional.

https://youtu.be/DRTrWiyJZ_Q

https://youtu.be/L95Dflkik9g

 

PRIICA en feria agrícola en el oriente del país

 
 
 

Ever Guandique, productor de aguacate del departamento de San Miguel, le explicó a Rémy Llinares, Agregado en Asuntos de Cooperación de la Unión Europea (UE) que la herencia más valiosa que le deja el Programa Regional de Investigación e Innovación de Cadenas de Valor en Centroamérica (PRIICA) es el aprendizaje. Le relató su experiencia con injertos de diversas variedades de ese producto cadena, en el marco de la entrega simbólica de arbolitos frutales en el oriente de El Salvador.

La agencia del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), en Nueva Guadalupe, fue el escenario de la entrega de 700 árboles de aguacate a productores miembros del consorcio y beneficiarios. La acción fue parte de la estrategia de mejora de la producción local con variedades de mayor rendimiento y alta aceptación comercial.

La Alcaldía de Nueva Guadalupe recibirá 100 árboles, para establecer una parcela demostrativa; también el Instituto Nacional de Nueva Guadalupe obtendrá otras plantas con el mismo propósito. Cabe resaltar que los jóvenes estudiantes del bachillerato agrícola son parte del programa; ellos recibieron clases de injertación junto a miembros de su comunidad, y su entusiasmo suma una nueva generación interesada en la agricultura como medio de vida.

Los actores del consorcio de aguacate están entusiasmados con la siembra de los frutales, ya que al ser un cultivo permanente abonarán a la seguridad alimentaria y nutricional de futuras generaciones; así como a la masa arbórea del oriente del país necesaria ante las distorsiones ocasionadas por el cabio climático.

 
 
 

Las variedades locales a distribuir son Beneke y Booth 8, las cuales en cinco años podrían estar generando rendimientos de 150 a 250 frutos por árbol para la primera variedad y entre 475 a 675 frutos en la segunda.

Actualmente, las variedades criollas que prevalecen en la zona solo alcanzan los 150 aguacates por planta. Otros 250 árboles serán enviados en los próximos días a productores de Candelaria, en Cuscatlán.

En otro orden, el funcionario de la UE también presenció junto al Representante del IICA en El Salvador, Gabriel Rodríguez, los resultados de la innovación tecnológica y comercial aplicada por PRIICA en los municipios de Alegría y Berlín, departamento de Usulután, expuestos en la “Feria Agrícola de Alegría”.

La actividad se realizó, ayer último día de junio, en coordinación con asociaciones de productores, la organización no gubernamental PROCOMES y la alcaldía.

Con muchas sonrisas, reflejo de la satisfacción alcanzada, los productores dieron testimonio de los frutos de su esfuerzo y dedicación. Además, evidenciarán los aprendizajes que han cultivado para producir mejores hortalizas y frutas, comercializándolas de forma acertada.

Estudiantes del bachillerato en gastronomía y turismo, del Instituto Nacional de Santiago de María, ubicado en otro municipio de la zona, prepararon una degustación con base en el recetario de tomate elaborado por PRIICA, utilizando productos de la zona.

PRIICA es implementado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), en coordinación con el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria (CENTA), y financiado por la Unión Europea, que destina € 5,6 millones a nivel regional para reforzar la seguridad alimentaria y nutricional de los agricultores, a través de innovaciones tecnológicas agrícolas.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gabriel Rodríguez
Cindy Hernández
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda