Compartir o Ver en sitio web
01/12/2016#204
 
 
 

Gira de campo con el Proyecto Asociatividad Resiliencia y Mercados

 
 
 

Del 7 al 9 de noviembre, se realizó una visita de campo en los territorios de intervención del Proyecto Asociatividad Resiliencia y Mercados, en los departamentos de Morazán y Usulután, oriente del país.

Representantes de la Cooperación Italiana (entidad auspiciadora), Embajada de Italia, Programa Mundial de Alimentos (PMA), Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Alcaldía de Jiquilisco y la Representación del IICA en El Salvador obtuvieron impresiones de primera línea sobre los avances técnicos, a través de las giras técnicas. Los resultados les permitirán identificar lugares estratégicos y mejoras en las acciones de cara a un segundo año del proyecto.

Los cooperantes, también, efectuaron otra gira en el mes, para conocer más avances de las acciones.

El primer recorrido incluyó una visión sobre el funcionamiento de las Escuelas de Campo (ECA) y los Centros de Desarrollo Productivo (CDP) en los cantones San José Centro y Sálamo. Unos 50 agricultores familiares, en su mayoría mujeres, comentaron sus trabajos agrícolas y la aplicación de obras resilientes.

Los productores indicaron que esta era su primera experiencia con hortalizas, cultivo de granos básicos (maíz y frijol) con asesoría técnica y construcción de barreras (vivas y muertas) y acequias de infiltración para mejorar la retención de agua y reducir erosión.

Los agricultores mencionaron la reparación y conservación de suelo, selección de semilla, distanciamientos de siembra, fertilización, manejo integrado de plagas en granos básicos y hortalizas, manejos post cosecha como algunos de los temas aprendidos con la currícula de la ECA y mostraron sus primeros pasos en el ámbito de la comercialización.

Una producción de pepinos vendidos al doble del costo de producción en un mercado local fue un ejemplo de rentabilidad alcanzada con el proyecto. La familia Montalván explicó su enorme satisfacción, los jefes del hogar relataron que obtuvieron $260, gracias a la cosecha superior a 5 mil unidades de esa hortaliza.

Con ese caso, la gira continuó en Jiquilisco, Usulután. Fue evidente la identificación de las personas con el proyecto, y la contribución del mismo a la alimentación familiar, la diversificación y resiliencia.

La inclusión de las mujeres quedó evidenciada; así como la disposición de trabajar en proyectos más ambiciosos. La asistencia técnica personalizada ha sido un elemento clave en todo el proceso.

 

Línea de base perfila oportunidades productivas para Zacatecoluca

 
 
 

El alcalde de Zacatecoluca, Francisco Hirezi, recibió el segundo informe de resultados del estudio “Registro y levantamiento de línea de base de productores agrícolas de Zacatecoluca”, el 28 de noviembre.

Después del procesamiento de la información obtenida con otro instrumento técnico de mayor precisión y una muestra de productores predefinida, la Representación IICA El Salvador, ofreció un panorama y análisis más profundo de la realidad agroproductiva.

Los resultados finales serán brindados –públicamente- el próximo 8 de diciembre, en una actividad organizada por la alcaldía. Se espera que asistan importantes actores, para conocer las oportunidades detectadas en el estudio. El evento también puede ilustrar a otras municipalidades salvadoreñas que deseen caracterizar su territorio, mediante este tipo de iniciativas y herramientas.

Las variables estudiadas, con relación a la muestra de agricultores en los rubros granos básicos, hortalizas, frutas y pecuario, indicaron que en el municipio la agricultura tiene un amplio potencial. Existe gente joven en el agro y un importante número de mujeres con protagonismo en actividades relacionadas con aves y porcinos.

Además, el 60% de los productores entrevistados en la segunda fase mantiene más de una actividad productiva, como complemento a la principal, que en su mayoría es cultivo de granos básicos.

Con un determinado fortalecimiento en el nivel de educación, capacitación técnica y asociatividad de los productores, especialmente aquellos del género femenino, los cambios de mediano plazo abrirían un camino para elevar la condición de vida y los ingresos en esa zona.

Un detalle significativo es el arraigo hacia el territorio y un bajo interés de migrar al interior o fuera del país.

Los desafíos exigen trascender del autoconsumo, reducir o cambiar las pérdida en la producción, aumentar la preparación tecnológica, modificar paradigmas, enfrentar el cambio climático con medidas resilientes, entre otros.

La operatividad de la Estrategia de Desarrollo Rural Territorial demandará a las autoridades de Zacatecoluca tomar en consideración las opciones, para desarrollar las medidas y políticas adecuadas.

El registro informático de productores y la plataforma de consultas, desarrollada por IICA El Salvador para este proceso, permitirá tener un acceso inmediato a la información recolectada y ajustar las variables con el paso del tiempo. El documento sobre la línea de base constituirá un insumo fundamental para iniciar nuevas dinámicas agropecuarias en la zona.

“Ante las oportunidades, necesitamos ir más allá, hacia la articulación de esfuerzos en el territorio”, dijo Hirezi, al final de la sesión de seguimiento de la segunda fase.

 

Avances en el proyecto de reactivación cafetalera

Al finalizar noviembre, las gremiales cafetaleras para la reactivación del sector sostuvieron una reunión general para compartir el intenso trabajo desarrollado en las diferentes comisiones conformadas. La dinámica, de los casi 60 días previos, ha estado orientada a desarrollar planes estratégicos que guíen a los caficultores en un esfuerzo de progreso conjunto.

Los integrantes de la iniciativa avanzaran en la formulación de una Estrategia Nacional de Reactivación, contando con el apoyo de consultores especialistas en diferentes áreas, que guiarán el trabajo que ya están realizando cada una de las comisiones.

Con ese impulso técnico, se establecerá el rumbo que las gremiales deberán seguir para continuar avanzando en el proyecto. La unificación de todo el sector y el compromiso para continuar trabajando unidos por la reactivación del parque cafetalero siguen siendo las premisas fundamentales de la iniciativa.

Las comisiones han analizado y discutido en conjunto todas las alternativas con las que se cuentan para avanzar en materia de: Investigación, financiamiento, institucionalidad y comunicación. La integración de ideas técnicas y soluciones innovadoras potenciará la apuesta en las próximas semanas.

 

Crecimiento del valor agregado con PRIICA

 
 
 

Las bases establecidas por el Programa Regional de Investigación e Innovación por Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA) y su evolución en El Salvador fueron conocidos por Lius Sonzini, funcionario de la Unión Europea (UE) con sede en Nicaragua, quien efectuó una reciente misión de monitoreo y evaluación del Programa junto a Miguel Altamirano, de la Unidad Coordinadora del PRIICA, con sede en Costa Rica. Los municipios visitados fueron Alegría, departamento de Usulután, y Nueva Guadalupe, departamento de San Miguel.

La Representación del IICA en El Salvador dirigió el recorrido por dos experiencias, donde los visitantes apreciaron el testimonio de los miembros de los consorcios de tomate y aguacate, en el oriente del país.

En la primera estación, el caso de Hortalizas de Alegría permitió visualizar cómo las agricultoras familiares logran un sobreprecio de $45 por caja de tomate vendida al detalle, en el punto de venta establecido en la localidad, y $8 por caja comercializada en el mercado. El valor agregado responde a la acción de PRIICA en factores como: el trabajo en consorcio con la organización no gubernamental, PROCOMES, y la alcaldía; la asesoría y las capacitaciones; la innovación tecnológica y comercial; y la comunicación y el conocimiento.

Con entusiasmo, satisfacción y buenas perspectivas, los productores dieron testimonio de los frutos de su esfuerzo y dedicación en diversos aprendizajes obtenidos localmente y en el extranjero, incluyendo los relacionados a prácticas agrícolas, tecnología, comercialización, seguridad alimentaria e intercambios de conocimientos.

 
 
 

El manejo de plantines, agricultura protegida, combate de plagas con recursos orgánicos, variedades, buenas prácticas agrícolas, seguridad alimentaria, lecciones culinarias, embalaje, presentación de los productos, uso de marca, comercio turístico y mejora de ingresos fueron algunos de los puntos que los beneficiarios relataron, a manera de resumen, sobre la intervención de PRIICA y los resultados en su localidad y en sus vidas.

En la segunda experiencia, pequeños productores de aguacate reunidos en la agencia del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), en Nueva Guadalupe, comentaron la estrategia de mejora de la producción de esa fruta con variedades de mayor rendimiento y alta aceptación comercial.

Los beneficios ambientales y gastronómicos; las prácticas de injertación, distancia de siembra y otros puntos relativos al manejo del cultivo; así como la incorporación de jóvenes estudiantes del bachillerato agrícola en las acciones del programa y la innovación tecnológica fueron los ejes que dominaron el diálogo entre los integrantes del consorcio y la misión.

Agradecieron la introducción de variedades locales de aguacate (Beneke y Booth 8) con PRIICA. Se espera que en cinco años los rendimientos por árbol alcancen de 150 a 250 frutos para la primera variedad y entre 475 a 675 frutos en la segunda. Actualmente, las variedades criollas solo producen unos 150 aguacates por planta.

Los desafíos en organización, nuevas modalidades de comercialización, mayor asesoría técnica y valor agregado también se incluyeron en la conversación.

El Representante del IICA en El Salvador, Gabriel Rodríguez, demostró ante el funcionario de la UE el compromiso de seguir fortaleciendo los resultados alcanzados con PRIICA, mediante otras acciones de cooperación técnica que lleva a cabo el Instituto. Además, adelantó que los éxitos y lecciones aprendidas podrán ser incorporados a otras intervenciones que se efectúen conjuntamente.

PRIICA es ejecutado por el IICA, en coordinación con el CENTA, y financiado por la Unión Europea, que destina € 5,6 millones a nivel regional para reforzar la seguridad alimentaria y nutricional de los agricultores, a través de innovaciones tecnológicas agrícolas.

 

Socialización de resultados en actividades de SAIA

 
Miguel Herrera de USDA durante el cierre de acciones del proyecto.
 
 

El Proyecto “Apoyo al fortalecimiento de los servicios de sanidad agropecuaria e inocuidad de los alimentos”, cerró sus acciones en noviembre. Un recuento de las dos acciones principales fue presentado a personalidades relacionadas a la sanidad e inocuidad en el país.

Todo fue posible por el apoyo del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) y la colaboración del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

A inicios del año, IICA aplicó la herramienta Desempeño, Visión y Estrategia (DVE) a los sectores privado y público de El Salvador, con el objetivo de medir el desempeño de los Servicios Nacionales: Veterinarios, Sanidad Vegetal, Inocuidad de los Alimentos, y Medidas Sanitarias y Fitosanitarias.

En el resumen público de cierre, se expusieron los componentes fundamentales analizados, con la herramienta.

Para el primer Servicio – antes citado – se evaluó: Capacidad técnica, capital humano y financiero, interacción con el sector privado, y acceso a mercados; los últimos dos componentes requieren mayor atención. En el segundo, se estudiaron: Capacidad técnica; organización, capital humano y financiero; interacción y capacidad para regular, y facilitación del movimiento de artículos reglamentados, siendo este último un factor por mejorar.

Con relación a la inocuidad de alimentos, el componente con menor desarrollo fue la interacción con el sector privado. En términos de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, el aspecto evaluado más bajo fue el capital humano y financiero, evidenciando la necesidad de contar con recursos humanos especializados, por ejemplo para temas relativos a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Previamente, se entregó un informe detallado al MAG con los resultados obtenidos sobre todos los componentes y competencias críticas identificadas en el proceso.

Aprovechando la presencia de otros cooperantes, la Representación del IICA en El Salvador hizo un llamado para que identifiquen áreas de colaboración en estos temas, en aras de conformar sinergias que beneficien al país.

Con el proyecto, también, se trabajó en el proceso de admisibilidad de la carne de pollo hacia los Estados Unidos de Norteamérica. El resultado fue la elaboración del reglamento de inspección y faenado de productos avícolas. La consulta pública del mismo se efectuará en diciembre.

Además, IICA El Salvador avanzó con la Asociación de Avicultores de El Salvador (AVES) en un elemento complementario en materia de carne de pollo, el borrador de reglamento para la enfermedad de Newcastle. Al mismo tiempo, se revisó y actualizó el plan nacional de emergencia para la misma afección.

Otras acciones en SAIA continuarán desarrollándose.

 

Resiliencia, clave para reducir impactos en la agricultura salvadoreña

 
Viceministro de Agricultura y Ganadería con primer bloque de panelistas en el foro.
 
 

El 23 de noviembre anterior, representantes de diversas organizaciones internacionales acreditadas en El Salvador, realizaron el foro “Resiliencia en agricultura, un enfoque multidimensional” para presentar los trabajos que realizan en la lucha por aminorar los efectos del cambio climático.

El evento, cuyo propósito fue generar formación y capacitación sobre temas actuales, fue inaugurado por el Viceministro de Agricultura y Ganadería, Hugo Flores.

Las temáticas presentadas fueron: “Construcción de resiliencia en pequeños productores”; “Mujeres y resiliencia”; “Incremento de la resiliencia en la agricultura, y en otros medios de vida, en El Salvador y en toda Centroamérica”; “Prevención y manejo de riesgos de plagas y enfermedades en la agricultura debidas al cambio climático y preparación de las poblaciones más vulnerables”; “Herramientas para fortalecer sosteniblemente la resiliencia de segmentos vulnerables de bajos ingresos en la población” y “Sistema de información climática regional: Centro Clima y herramientas climáticas para la adaptación y resiliencia al cambio climático”.

Miembros del Programa Mundial de Alimentos (PMA); Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA-OXFAM); Unión Europea (UE); Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA); Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) fueron los ponentes.

Los diversos abordajes incluyeron el concepto de resiliencia de la seguridad alimentaria y nutricional, en contextos rurales y fronterizos de la Región Centroamericana; gestión de riesgos, acceso a servicios y oportunidades para el desarrollo y la gestión pública de la seguridad alimentaria como elementos fundamentales para la resiliencia y la sostenibilidad. También, se presentaron mejores prácticas, casos exitosos, una estrategia de Manejo Integrado de Plagas (MIP) operada por poblaciones vulnerables, con énfasis en género, a través de biofabricas económicas de fertilizantes y de plaguicidas; mapas dinámicos de comportamiento de plagas ante las variables climáticas, entre otros.

De igual manera, se ilustró un modelo con enfoque de género orientado al liderazgo transformativo de las mujeres y al ejercicio de pilares como absorción, adaptación y transformación. Microseguros, con énfasis en aquellos de naturaleza paramétrica, fueron otro tema que estuvo presente. Esta modalidad determina, como su nombre lo indica, parámetros que señalan la ocurrencia de eventos catastróficos y está acompañado de un programa de valor agregado, preparación y reducción de riesgos de la naturaleza.

También, se mostró un portal interactivo de apoyo para la toma de decisiones ante el cambio climático, el cual constituye una herramienta de tecnologías integradas para facilitar pronósticos y comportamientos de la naturaleza.

Unas 100 personas, del sector público, privado, la academia, periodistas y miembros de la cooperación, asistieron.

Con esta acción, los 19 cooperantes, que forman parte de la Mesa de la Cooperación Internacional, siguen incidiendo en la formación de los salvadoreños sobre la agricultura y sus temas vigentes, contribuyendo con un diálogo abierto sobre el agro y sus desafíos.

En el cierre del foro, representantes de los Ministerios de Agricultura y Ganadería (MAG) y Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) realizaron una recopilación del conocimiento compartido.

 

Casa Abierta con el Presidente de la República

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, recibió en su espacio sabatino “Casa Abierta” a 40 representantes de la cooperación internacional, el pasado 19 de noviembre. IICA fue parte de los invitados.

Las reuniones poseen un toque informal y sirven para sostener un diálogo con diversos sectores de la sociedad. En ese sentido, la Mesa de la Cooperación Internacional también externó breves ideas sobre los desafíos de la agricultura al mandatario.

La oportunidad sirvió para reconocer “la mano amiga” que brindan los cooperantes desde varios años atrás a El Salvador y que sigue impulsando al país en sus pasos hacia el progreso económico, la transparencia y la mejora en la calidad de vida.

Según la publicación del Diario Co Latino, “la colaboración internacional mantiene un ritmo creciente en los últimos siete años. En el anterior periodo presidencial, del 2009-2014, alcanzó mil 275 millones de dólares y en los dos años de la presente gestión llega ya a alrededor de mil 300 millones, destinados a programas de seguridad ciudadana, educación, agricultura, inclusión social y otros”.

En el encuentro también participó el Ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, quien junto al mandatario externaron un sincero agradecimiento a los asistentes y a los países o entidades a los cuales representan.

 

Más conocimiento para la inocuidad y tecnología de alimentos

 
 
 

El Organismo Salvadoreño de Reglamentación Técnica (OSARTEC), Organismo técnico integrante del Consejo Nacional de Calidad (CNC), Punto de Contacto del Codex Alimentarius en El Salvador, efectuó el Cuarto Congreso Nacional denominado: “Inocuidad y Tecnología de Alimentos”, para finalizar noviembre.

Durante la introducción, surgieron diversas ideas de las autoridades que integran el CNC como: brindar respuestas atractivas ante los desafíos de la diversidad de alimentos; mejoras en equipos de producción; control eficaz; sistemas armonizados; motivación a incrementar la investigación; códigos y prácticas de higiene; vigilancia en los mercados y mejoras en el etiquetado.

Gabriel Rodriguez, Representante del IICA en El Salvador, invitó a la concurrencia a pensar en el tema de las certificaciones y la importancia de las mismas en el comercio internacional; recordó la propuesta del estudio de factibilidad del Laboratorio de Referencia para el país; así como la necesidad de aumentar esfuerzos para mejorar la cadena de frío en aras de la inocuidad.

Gracias a la cooperación internacional fue posible contar con ponentes de Honduras, México y Paraguay durante el evento.

Algunos de los temas abordados durante el congreso fueron: Innovación y tendencias en la industria alimentaria latinoamericana; Avances científicos en tecnología alimentaria: Nuevas tecnologías en el procesamiento y conservación de alimentos; Retos en la inocuidad de productos artesanales; Inocuidad y microbiología de alimentos desde las materias primas y su incidencia en el producto final, entre otros.

El Congreso permitió compartir conocimientos entre los sectores público y productivo; además ilustró a numerosos estudiantes y miembros de la academia.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gabriel Rodríguez
Cindy Hernández
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda