Compartir o Ver en sitio web
23/03/2017#208
 
 
 

PRIICA: Un legado de satisfacción

 
 
 

La emoción y las sonrisas eran evidentes en los rostros de los 200 asistentes a la “Devolución de resultados técnicos del Programa Regional de Investigación e Innovación por Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA) en El Salvador”. La actividad, realizada el pasado 16 de marzo, marcó el inició de la sostenibilidad de un legado heredado a los productores, quienes fueron los protagonistas de una evolución en sus vidas a lo largo de 72 meses de trabajo.

Si desea apreciar los mejores momentos, en fotografías, acceda al siguiente slideshow: https://youtu.be/fUyAwV4lV58

Los resultados eran evidentes e invadieron la ceremonia de cierre. Esta edición especial de AGROACONTECER reúne para usted los testimonios y los principales logros de la acción auspiciada por la Unión Europea (UE) en El Salvador, como parte de los países beneficiados.

Cuatro productos cadena: yuca, papa, tomate y aguacate fueron priorizados por el Programa para reforzar la seguridad alimentaria y nutricional de los agricultores de Centroamérica y Panamá, a través de innovaciones tecnológicas agrícolas, mediante un aporte total regional de € 5,6 millones de euros.

Cuatro infografías muestran en cifras los principales logros locales alcanzados en cada uno de los cultivos. Si desea consultar las cifras relevantes puede acceder a las mismas mediante el siguiente vínculo: https://drive.google.com/open?id=0B2cBHiZtN6qYVzE5dUM4LWVUMzA

Todos los asistentes recibieron un kit con los cuatro resúmenes de logros y una amplia gama de útiles publicaciones regionales, entre guías y manuales técnicos. La ceremonia de cierre fue transmitida por internet en tiempo real y alcanzó 300 conexiones en 11 países diferentes.

El famoso licuado de aguacate y la mermelada de tomate encendieron de nuevo el paladar de los participantes, quienes tuvieron la oportunidad de degustar las nutritivas y sencillas recetas elaboradas con la cosecha de su esfuerzo. La demostración gastronómica a cargo de un chef y las degustaciones en los stands de los consorcios conquistaron la atención.

En el tema de las innovaciones resaltó la marca hortalizas de alegría; el sistema hidropónico para cultivar semilla de papa; la palanca arrancadora de yuca; las nuevas variedades de aguacates, y el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA), “Enrique Álvarez Córdova”, también presentó snacks saludables elaborados con harina de yuca.

El programa incluyó un minuto de silencio en memoria del productor del consorcio papa, Augustín Vides, quien falleció meses atrás.

 

Las voces de los resultados

 
 
 

Diferentes intervenciones, permitieron hacer un recuento por los trabajos, esfuerzos y alcances consolidados con PRIICA.

Miguel Altamirano, Coordinador Regional del PRIICA, inició la jornada asegurando al auditórium que el Programa solo fue un canal, un intermediario, un facilitador en la construcción de un nuevo panorama agronómico regional.

“Este esfuerzo se complementa con los trabajos que hemos acompañado con los institutos nacionales de investigación, en este caso con el CENTA, y confiamos en su continuidad. Hemos capacitados 5,614 productores y productoras, haciendo gran énfasis en género y jóvenes; 600 técnicos y extensionistas; 71 materiales técnicos publicados y generado 32 tecnologías o prácticas en toda Centroamérica”, reveló.

Altamirano señaló como reto la articulación con los institutos nacionales de investigación, las universidades y el sector privado.

Mario García, Jefe de la Unidad de Tecnología de Semilla y enlace del CENTA ante el PRIICA, realizó una presentación que contenía un resumen de resultados por producto cadena.

Evaluación de variedades y tolerancias a plagas y enfermedades, uso de abonos orgánicos; capacitación en manejo de cultivos; estudios de caracterización; técnicas de deshidratación y subproductos de harina de yuca; liberación de materiales fueron algunos de los temas que condensaron la labor a lo largo del Programa.

En nombre de la institución, destacó la formación de capacidades en CENTA, mediante la interacción con especialistas de primera línea en visitas al Centro Internacional de la Papa (CIP), a la Universidad Zamorano, Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), CLAYUCA, Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícola y Pecuarias (INIFAP), entre otros.

“Estamos muy contentos por el intercambio de conocimientos de nuestros técnicos con investigadores de diferentes países, para llevar mejores resultados a los agricultores, a quienes nos debemos”, destacó.

Concluyó su intervención manifestando que el reto es la responsabilidad de seguir con el proceso de investigación y los trabajos con el germoplasma recibido; así como atender nuevas demandas de investigación solicitadas por los productores, derivado del proceso de apropiación tecnológica vivido.

El futuro de la cosecha

“Más allá de los fondos, la voluntad, el compromiso, la iniciativa y la creatividad de los productores y productoras de El Salvador es lo que permitió construir estos resultados”, recalcó Luis Sonzini, Asesor de Cooperación Regional de la Delegación de la Unión Europea.

 
 
 

Sonzini recordó que PRIICA nació ante la necesidad de garantizar la soberanía y seguridad alimentaria y nutricional en Centroamérica, especialmente considerando los efectos del clima y sus impactos adversos en las cosechas de los pequeños productores, “Haciendo un juego de palabras podemos afirmar que el PRIICA ha hecho de los institutos de investigación y de las universidades mejores productores, y de los productores mejores investigadores”, afirmó.

Mencionó que este programa ha sido muy exitoso y que, a través de sus resultados, los contribuyentes europeos han aportado al esfuerzo por mejorar la seguridad alimentaria de los pueblos centroamericanos, en especial muchos de los representantes de esas comunidades reunidas aquí, en El Salvador.

Además, resaltó el profundo enfoque de género y el reconocimiento mutuo entre los actores participantes en todo el proceso.

“El apoyo a la sostenibilidad del PRIICA será el compromiso más preciado de parte de los pequeños y medianos productores y productoras de El Salvador”, puntualizó.

 

El Programa relatado en testimonios

Mirna Cortez, representante consorcio tomate.

“Hemos aprendido la preparación de recetas de tomate para ponerle un valor y no desperdiciar nuestro producto, hasta lo podemos transformar.

 
 
 

PRIICA nos ha apoyado en la preparación de abonos para tener unos productos más saludables, selección de calidades y valor agregado, ya que a veces lo desperdiciábamos. Con las capacitaciones hemos aprendido mucho. El producto, desde que lo sembramos, tiene un seguimiento hasta que lo llevamos a nuestro centro de venta, con nuestras medidas de higiene garantizadas. Tratamos de mejorar la producción, después hacemos el lavado, empacado y la viñeta.

Alegría cuenta con su centro de venta, ya no vendemos en un solo sitio, sino que nos invitan a eventos en Usulután, San Salvador, diferentes ferias. Estamos agradecidos con la Unión Europea por el beneficio que han recibido nuestras comunidades y queremos seguir adelante”.

Nelson Murcia, representante consorcio papa.

“Sin duda, este proyecto nos ha levantado el ánimo, se puede seguir trabajando. Antes la papa que traíamos de otro país y se ponía negra y toda deformada. En mi caso personal, dejé algunos años sin cultivar porque representaba mucha pérdida. De haber seguido así, no se hubiese podido sembrar más papa en Chalatenango.

 
 
 

Vi cómo era el sistema hidropónico. Nosotros lo hacíamos con el método tradicional. Esto ha sido una experiencia muy buena y nueva a tal grado que queremos seguir reproduciendo esa semilla para tener una papa de calidad y llevar producto al mercado y al supermercado.

Empezamos con 13 mil minitubérculos y después obtuvimos 60 mil, cuando los sembramos en el campo ya ni los podíamos contar. Ahora, los invernaderos no nos alcanzan.

También, siempre hubo apoyo de los técnicos y aprendimos mucho en las giras por otro país, eso nos ayudó a saber cómo superar nuestras debilidades”.

Rosa de Saldaña, representante del consorcio yuca.

“Todas las personas de Tacuba, Caluco y Usulután hemos participado en giras de campo, aprendido de testimonios de otras personas, en talleres, en demostraciones de trabajo para cultivar en las parcelas y con escuelas de campo.

 
 
 

Ahora, preparamos el suelo, desde limpieza del cultivo, control de plagas y enfermedades, damos a conocer la variedad de yuca adecuada, este proceso no solo ha sido de saber sembrar, sino de sacar provecho al producto. Con yuca, hemos hecho pan, atol, palitos de yuca con chipilín o mora.

Una persona fue a otro país y aprendió a hacer una arrancadora de yuca. Eso nos ha ayudado; las mujeres que antes no encontrábamos trabajo ahora ayudamos gracias a esa facilidad.

Hemos aprendido bastante y de todos, en especial de los técnicos del CENTA que nos han capacitado.
Es una motivación la que hemos tenido. Con la ayuda de Dios y de otras instituciones vamos a continuar y a aprender más”.

Herbert Guandique, representante consorcio aguacate.

“Estoy comenzando a aprender y traigo esta idea porque aquí están los jóvenes del bachillerato agrícola y ellos tienen que ir engendrando la idea de progreso. Me encantaría que hubiese una materia en los primeros grados de enseñanza para incentivar la importancia de la agricultura en nuestro país.

 
 
 

Yo antes solo tiraba la semilla del aguacate que me gustaba y algunas plantas crecían, incluso torcidas. Fue hasta que iniciamos con PRIICA, donde me di cuenta cómo tenía que ubicarla en el semillero y hasta esta edad, 75 años, aprendí sobre la injertación.

La experiencia que ahora estoy viviendo es satisfactoria, hacemos abonos orgánicos en nuestros patios. Hemos recibido herramientas para la poda, muchas capacitaciones en manejo de la planta; mis hijos o mis nietos van a cosechar aguacates de buena calidad y apropiados para la zona.

Todos los jueves llega el técnico con un grupo de productores a mi propiedad, mi satisfacción es que todos aprendemos y llevamos las cosas a la práctica”.

 

Breve recuento de logros

 
 
 

“Este es un proyecto que cierra con resultados muy positivos, es una satisfacción cuando la cooperación ve que el proyecto está empoderado en los productores y los testimonios lo demuestran” manifestó Gabriel Rodríguez, Representante del IICA en El Salvador.

Posteriormente, efectuó un recuento citando los 1154 beneficiarios: 23% de aguacate, 42% de tomate, 20% de yuca y 15% de papa. Indicó que la investigación fue impulsada por CENTA y en la innovación IICA asumió gran parte de la tarea.

En aguacate, capacitamos productores en injertación, uso de variedades mejoradas y viveros; podas y establecimiento de plantaciones comerciales, en Cuscatlán, Chinameca, Nueva Guadalupe y La Palma.

En yuca, CENTA desarrolló un protocolo para procesamiento de harina; instalamos una planta de parafinado; se capacitó en el proceso, empaque y comercialización con agregación de valor. Se recibieron 14 variedades de yuca provenientes del Centro Internacional de Agricultura Tropical, Colombia, con alta productividad y fortificadas para mejorar la nutrición familiar. Trabajamos en Tacuba, Caluco y Jiquilisco.

 
 
 

En tomate, se promovió el conocimiento para la producción de plantines en viveros, incorporación de buenas prácticas, valor agregado a la producción y comercialización.

Los resultados obtenidos en Berlín y Alegría son destacables por la interacción entre productores, organizaciones locales y alcaldía, ya que con ellos se logró el establecimiento de un punto de venta que ahora vincula, directamente, a los productores con los consumidores locales. Se proyecta la apertura de otro local de ventas en el municipio de Berlín.

En el consorcio de la papa, se estableció por primera vez un proceso confiable de semilla de papa de forma hidropónica, lo que permite a este país tener las condiciones necesarias para el desarrollo de materiales nacionales de semilla de papa, adecuada a las condiciones locales. Se adaptó el sistema establecido por Instituto de Ciencia y Tecnología (ICTA) en Guatemala y se capacitó a los productores de Las Pilas al respecto; además se recibieron materiales promisorios del Centro Internacional de la Papa en Perú.

El Representante recordó que en el proceso, hubo socios por excelencia como CENTA, Misión Taiwán, Universidad de El Salvador (UES) y la Agencia Internacional de Cooperación de Corea (KOIKA).

Otras acciones que fortalecieron el conocimiento y las buenas prácticas fueron enumeradas como: módulos de formación impartidos en diversos temas por IICA El Salvador; y los cuatro recetarios elaborados para dar conocer formas sencillas, pero diferentes de preparar los productos.

Finalmente, Rodríguez destacó que este proyecto se orientó a acompañar a productores en pequeño con deseos asociativos, y les exhortó a seguir el camino hacia la articulación de más esfuerzos.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gabriel Rodríguez
Cindy Hernández
Luis Aquino
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda