Compartir o Ver en sitio web
20/04/2011#30
 
 
 

IICA junto al MAG trabajan por la seguridad alimentaria

La Oficina del IICA en El Salvador, respondiendo a la solicitud del Ministerio de Agricultura y Ganadería, está acompañando integralmente los procesos operativos del Plan de Agricultura Familiar (PAF).

El Gobierno salvadoreño, a través del MAG, está impulsando una amplia logística para garantizar la seguridad alimentaria y nutricional de más de 325 mil familias en toda la república, con diversas acciones contempladas en el Programa de Abastecimiento Nacional para la Seguridad Alimentaria y Nutricional.

IICA está apoyando y asesorando con todos sus recursos humanos y técnicos las labores del Ministerio, a fin de garantizar la transparencia y las soluciones oportunas para que los pequeños agricultores nacionales cuenten con los insumos adecuados para los cultivos de granos básicos.

El intenso ejercicio, que también reduce las importaciones y potencia la producción local de alimentos, permite al Instituto cooperar integralmente con las prioridades ministeriales y abonar a la dinamización del agro nacional.

De esta forma, el IICA contribuye con la población salvadoreña a través de su experiencia técnica y administrativa.

Los productos agrícolas adquiridos por el Estado, que suman un valor total de $19.5 millones, comenzarán a ser distribuidos por el MAG la próxima semana, tal como lo anunció el titular de la entidad pública. Se espera que los agricultores con menos de tres manzanas de terrero comiencen de inmediato la siembra ante el anuncio temprano de la estación lluviosa.

El suministro de semilla de maíz y fertilizante gratuitos aseguran una cosecha en 325 mil manzanas de terreno, la provisión de alimentos para gran parte de las familias de menores ingresos en las zonas rurales y una estabilidad en los precios de los principales productos de la dieta salvadoreña, según datos del MAG.

En mayo, el Ministerio de Agricultura estará proporcionando la expectativa de producción para las cosechas de maíz y frijol. Entre los meses de junio y julio, el Gobierno espera complementar el proceso al distribuir semilla de frijol.

 

Buena agronomía, biotecnología y voluntad política

“En el mundo no habrá paz mientras tengamos mil millones de seres humanos hambrientos. El cambio climático, las alzas en los precios del petróleo y de los insumos agrícolas son algunas de las causas de la inseguridad alimentaria, pero la principal es que nos hemos olvidado de la agricultura y de darle la prioridad que merece”, sostuvo Albert Sasson, reconocido científico quien es asesor internacional en biotecnología y fuera Director General Adjunto de UNESCO, durante un foro técnico organizado, recientemente, por el IICA en Costa Rica.

“La comida es cara y cada día va a ser más cara”. La solución está en la agricultura, si se le otorga la importancia que tiene”, manifestó Sasson.

El Doctor Salvador Arias, investigador y experto en biotecnología, salvadoreño, agrega que el desarrollo biotecnológico en la región debe estar marcado por crear una capacidad científico técnica propia, que permita introducir los avances biotecnológicos a la riqueza genética del país, garantizando un esquema agroalimentario sustentable, controlado localmente, para que los avances lleguen a los pequeños y medianos agricultores y les permita rentabilizar su agricultura.

A juicio de Sasson, la agricultura fue descendiendo de las agendas de los gobiernos hasta que ocupó el último lugar. Ahora, para salir de la crisis requiere una sinergia entre la buena agronomía, la biotecnología, pero sobre todo la existencia de una voluntad política.

Arias comenta que la fórmula sinérgica planteada por el experto debe ser tomada como el planteamiento estratégico para viabilizar el desarrollo de la biotecnología en el marco de estrategias nacionales y regionales, a fin de sustentar una política de soberanía alimentaria. Él considera un cuarto factor: la agricultura sustentable, que va más allá de buena agronomía, al incluir el objetivo de conservar y desarrollar los recursos genéticos locales, llevando en el mediano y largo plazo a liberar la agricultura de los agroquímicos.

Sasson mencionó que ante el aumento internacional en los precios de los alimentos y su incidencia sobre la seguridad alimentaria y la pobreza, los gobiernos y las agencias de cooperación deben volcar su agenda hacia la agricultura. Además, dijo que para impulsar la agricultura competitiva y sustentable de la actualidad, la biotecnología se vuelve herramienta importante.

El Director General del IICA, Víctor M. Villalobos, recalcó la relevancia que la ciencia juega en este panorama agrícola.

“Cuando la humanidad encuentra problemas en su desarrollo y su devenir la ciencia llega al rescate. Hoy, la humanidad ha tomado conciencia de que los métodos agrícolas tradicionales no son suficientes para garantizar la seguridad alimentaria; la ciencia viene de nuevo al rescate con diversas herramientas, una de ellas es la biotecnología”, afirmó Villalobos.

El grupo de investigadores compuesto por los Doctores Gonzalo Arroyo, Gerardo Escudero y Salvador Arias concluyeron, hace algunos años, que la biotecnología era un factor determinante para potenciar exponencialmente la capacidad de los recursos naturales.

A criterio de Salvador Arias, el papel del Estado es indispensable para lograr que el desarrollo de las economías descanse en la agricultura.

“El Salvador debe avanzar en el desarrollo de sus capacidades científico técnicas, para utilizar la biotecnología desde una estrategia nacional y regional de soberanía alimentaria. Para esto, debe definir un marco de políticas y programas específicos donde la biotecnología entre como factor determinante en el desarrollo de un sistema agroalimentario sustentable, lo cual implica invertir de manera importante en recursos financieros, humanos e institucionales. Somos un país tropical, que produce masivamente biomasa, con una diversidad genética vegetal, animal, microbiana, continental y marítima inmensa, que está esperando su oportunidad histórica para alimentar tres o más veces la población que tenemos, y convertir la agricultura, en la base del desarrollo económico del país”, puntualizó el especialista salvadoreño.

 

Red SICTA en la antesala de la etapa III

El Doctor José Emilio Suadi, Coordinador del Proyecto Red de Innovación Agrícola (Red SICTA), sostuvo una reunión de trabajo, esta semana, con el Representante de IICA en El Salvador, Gerardo Escudero, y el Especialista en Competitividad, Edgar Cruz, a fin de presentar la tercera etapa del Proyecto.

La referida fase hará énfasis en la formación de las redes nacionales de innovación tecnológica en maíz y frijol; el impulso a las iniciativas locales para promover innovaciones; así como su divulgación para garantizar la generación del conocimiento.

El Salvador estará conformando su red próximamente, a través de un espacio de diálogo técnico que incluye actores vinculados a la producción de granos básicos.

Red SICTA difundirá las innovaciones consolidadas por los actores agrícolas beneficiados de la anterior etapa. También, reforzará la investigación aplicada mediante el trabajo con universidades y otras entidades de cooperación.

En una vinculación con el Sistema de Integración Centroamericano de Tecnología Agropecuaria (SICTA), el Proyecto también establecerá un Observatorio Regional, mencionó Suadi.

Además, el Coordinador de la Red se reunión con representantes de la Cámara Agropecuaria de El Salvador (CAMAGRO), entidad que junto a organizaciones de productores locales integran una alianza para el Proyecto Innovaciones Tecnológicas en la Cadena de Maíz Blanco en El Salvador, iniciativa auspiciada por la Red.

El objetivo de la sesión fue avanzar el cierre de la segunda fase de Red SICTA, a través de la revisión técnica de los resultados de cada acción considerada para el citado proyecto. Éste ha elevado la productividad y calidad del maíz, ha implementado procesos de manejo post cosecha, optimizado la comercialización, la asociatividad y la capacidad de gestión empresarial.

Red SICTA es una iniciativa conjunta de la Agencia Suiza para el desarrollo y la cooperación (COSUDE) y el IICA, ambas instituciones apoyan a pequeños productores agroalimentarios de maíz y frijol en siete países de la región, para reducir la pobreza y potenciar la seguridad alimentaria.

Su objetivo es contribuir al desarrollo de una producción agrícola sostenible, que permita a los pequeños productores elevar la productividad y la calidad de sus cosechas, poder vincularse con el mercado y garantizar que sus ingresos mejoren.

 

IICA y CATIE unirán esfuerzos para el PAFEP

El Director de la División de Proyección y Desarrollo del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), Jorge Jiménez, y el Representante de CATIE en El Salvador, Modesto Juárez, se reunieron con Gerardo Escudero, Representante de IICA, para dialogar sobre distintos puntos, entre ellos el trabajo del Comité Asesor Nacional (CAN), instancia donde participan socios y actores de la sociedad vinculados a los temas forestales, medioambientales y agrícolas.

Otra temática abordada fue la vinculación del Proyecto Innovaciones en Cadenas de Valor Sostenibles de Hortalizas Especiales en Trifinio con el Programa de Agricultura Familiar para el Encadenamiento Productivo (PAFEP), del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) acompañado por el IICA.

El Proyecto de Innovaciones en Hortalizas, ejecutado por CATIE, hace énfasis en la producción agroecológica, el fortalecimiento de la capacidad técnica y la gestión empresarial; así como la gestión de información y conocimiento, esos factores son sinérgicos con los propósitos del PAFEP.

Por tanto, CATIE e IICA podrían trabajar de forma cercana para optimizar resultados considerando el enfoque de cadena de la intervención en la zona del Trifinio.

Los funcionarios de ambos organismos también conversaron sobre los talleres que beneficiarán a la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de El Salvador en el tema de nueva oferta curricular. Esta actividad podría realizarse en julio próximo.

El 27 de abril, CATIE brindará el Informe País donde dará a conocer logros e impactos, los actores agrícolas nacionales incluyendo al IICA estarán presentes para identificar nuevas articulaciones de cooperación en pro de la agricultura y el medio ambiente.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda