Compartir o Ver en sitio web
26/08/2011#46
 
 
 

Inicia construcción de un plan local para la innovación agrícola

Nueve instituciones salvadoreñas, relacionadas con la innovación en el sector agrícola, comenzaron a dar los primeros pasos para formular un plan local de trabajo en el tema.

La idea es consolidar un esfuerzo con diversos actores hacia un Sistema Nacional de Innovación en el sector que responda a demandas priorizadas y se vincule con las principales políticas del Estado.

Con el acompañamiento de la Oficina del IICA en El Salvador, el grupo sostuvo una reunión-taller, el pasado miércoles 24 de agosto, a fin de iniciar un proceso que les permita articular acciones, descubrir complementariedades, brindar mejores respuestas a los agroempresarios y productores locales; así como aprovechar las ventajas e interacción de la iniciativa Red Latinoamericana de Gestión de la Innovación del Sector Agroalimentario (INNOVAGRO).

El espacio, donde participan centros de tecnología, ministerios, consejos de ciencia, instituciones educativas, fundaciones privadas, entidad apoyo a las pequeñas empresas, se ha convertido en una oportunidad para intercambiar contactos, despertar sinergias y enlazar trabajo interinstitucional.

En la sesión, se facilitaron ejercicios para captar las prioridades y agendas de innovación en las que cada entidad está trabajando y se recopilaron ideas para ir estructurando el plan. Las tareas pendientes y la continuidad de los avances generarán una nueva convocatoria en 15 días.

El grupo también se convirtió en una plataforma para recibir la visita de representantes de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), a solicitud del Centro Nacional de Registros (CNR), quienes están apoyando al país en la elaboración de una Estrategia de Propiedad Intelectual, donde el sector agroalimentario juega un papel importante dentro de la esfera productiva nacional. Los visitantes solicitaron apoyo para identificar aspectos que puedan ser prioritarios para el sector en términos de propiedad intelectual.

Giancarlo Marcenaro, consultor de la OMPI, reiteró a los asistentes lo fundamental que es el trabajo en redes actualmente.

El Representante del IICA en El Salvador, Gerardo Escudero, abordó al grupo y les animó a continuar con la iniciativa para armonizarla con las grandes líneas de política, las iniciativas productivas que demandan elementos innovadores; los requerimientos que están surgiendo en las mesas técnicas del Programa de Agricultura Familiar para los Encadenamientos Productivos (PAFEP) y con el próximo fortalecimiento institucional de dos instituciones autónomas agrícolas.

Otras actividades

La Encargada de Gestión de Conocimiento y Comunicaciones del IICA, Cindy Hernández, recapituló los próximos eventos de la Red INNOVAGRO, informó sobre los temas ya aprobados como misión, visión, el plan de trabajo a nivel latinoamericano en sus cuatro líneas de acción: Desarrollo de capacidades y buenas prácticas institucionales; mecanismos de conectividad, cooperación técnica; banco de casos de éxito. También, exhortó a los participantes en la red a compartir casos de éxito y publicaciones para la página web: www.redinnovagro.in

 

Proyectos de CONAMYPE se sumarán al PAFEP

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) se están integrando con la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE) para una mayor coordinación institucional en el marco del Programa de Agricultura Familiar para los Encadenamientos Productivos (PAFEP).

El pasado 19 de agosto se inició el diálogo. CONAMYPE expuso tres proyectos productivos que están relacionados con el tema de los micro encadenamientos: “La visión es articularlos con las cadenas del PAFEP”, explicó Francisco Lima, Gerente de Centros Regionales de CONAMYPE.

En la zona de San Vicente Norte, la Comisión apoya el desarrollo de la micro y pequeña empresa a través de la formación de cinco cadenas: frijol, insumos agrícolas, miel de abeja, lácteos y pesca. En la primera, se ha iniciado el establecimiento de una agro ferretería que distribuye insumos agrícolas para los productores de frijol y una fábrica de empacado del grano. Mientras que en la cadena apícola ya se encuentran haciendo negociaciones para establecer una planta embotelladora y/o exportadora que permita incrementar la cantidad del producto en los mercados.

En las microrregiones de Ahuachapán Sur, Sonsonate Pacífico y Los Izalcos, se impulsa el proyecto “Encadenamiento Agroproductivo del Sector Hortofrutícola”. En total, el área de producción mapeada es de 325 manzanas, donde predominan diversidad de cultivos como: ejote, ayote, plátano, chipilín, coco, entre otros.

Mientras que en Santa María Ostuma, departamento de la Paz, CONAMYPE apoya a 100 productores de piña. La apuesta es fortalecer la comercialización y el procesamiento de la fruta con el desarrollo de una planta procesadora y mejorando la asociatividad de los productores. Acciones similares se pretenden realizar en el municipio de San Lorenzo, departamento de San Vicente, con el cultivo de jocote.

“En estos proyectos para consolidar más avances debemos articularnos mejor y complementarnos”, expresó Lima.

Las principales necesidades detectadas en cada una de estas iniciativas son: asistencia técnica especializada, apoyo a los productores en la comercialización y apertura a mercados, vinculación con clientes locales y extranjeros, incremento de la capacidad de producción y obtención de financiamiento para la compra de insumos, maquinaria y establecimiento de infraestructura productiva. En el caso de las cadenas, es necesario realizar la caracterización de cada uno de sus eslabones y el diseño del plan de fortalecimiento de las mismas.

Luego de conocer estas propuestas, Gerardo Escudero, Representante del IICA en El Salvador, manifestó que sí es posible generar articulaciones con el PAFEP. Como primer paso, se evidenció la necesidad de realizar un cruce de iniciativas e incorporar algunas de CONAMYPE a la matriz propuesta por el Instituto y el MAG.

Las instituciones también se comprometieron a realizar un intercambio de información de los diagnósticos de cadenas, por parte del IICA, y de los estudios de factibilidad, por parte de CONAMYPE. Además, se propuso continuar a través de próximas sesiones en este proceso de diálogo para estudiar acciones específicas en los territorios, en las cadenas y vincularse con otros actores, como CENTA y MINEC.

 

Compilación de acciones de las mesas técnicas

Durante la semana, las Mesas Técnicas del Programa de Agricultura Familiar para Encadenamientos Productivos (PAFEP), impulsadas por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el IICA para cadenas priorizadas, incrementaron su actividad. Diversos representantes de cooperativas, asociaciones y productores individuales; así como funcionarios de instituciones públicas y privadas se hicieron presentes a sus respectivas mesas para continuar el desarrollo de sus agendas.

Las Mesas son un espacio donde los actores de la cadena pueden brindar sugerencias y propuestas; es un mecanismo de diálogo técnico participativo.

Café

En esta mesa se presentó el Plan Operativo 2011-2012 que el MAG, el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) y el IICA expusieron recientemente a la Junta Directiva del Fideicomiso del Café, al Banco Multisectorial de Inversiones (BMI) y al Ministerio de Hacienda y que fue aprobado satisfactoriamente. La antesala de dicho documento fue el Reglamento Operativo, donde se establecen todas las reglas y directrices de cómo los fondos del Fideicomiso deben ser manejados y distribuidos.

El citado Plan “Rescate y desarrollo de la caficultura” contiene los requisitos que todo productor debe cumplir para acceder a los apoyos, incentivos y beneficios; el proceso de otorgamiento de los mismos y los resultados esperados.

Estar inscritos en el Consejo Salvadoreño del Café (CSC), no tener mora con el Fondo de Emergencias del Café (FEC), participar en las Escuelas de Campo (ECAS) y estar abiertos a que se verifique el uso de los incentivos son los requisitos principales a cumplir.

Con la puesta en marcha del Plan, se pretende establecer 116 Escuelas de Campo en diferentes áreas cafetaleras del país.

Ante el conocimiento del Plan, los participantes solicitaron una presentación del mismo a la Asociación Cafetalera y al sector de torrefactores.

Además, los asistentes pudieron conocer los resultados de la caracterización de 22 iniciativas productivas que se han llevado a cabo a lo largo del territorio, relacionadas con su rubro, en el marco del PAFEP.

Miel

Los apicultores, por su parte, centraron su discusión en la definición de criterios a tomar en cuenta para seleccionar a los productores apícolas que deberían ser beneficiarios del PAFEP, consensuaron algunos criterios como la posesión de no menos de 35 colmenas, que es el mínimo para generar excedentes comerciales; y estar inscritos en el Registro Nacional de Apicultores (RNA).

Igualmente, el productor apícola que desee integrarse al grupo de beneficiarios debe estar dispuesto a facilitar información sobre el seguimiento y procesos que está implementando en su trabajo, participar en las Escuelas de Campo y aplicar la técnica y capacitación que reciba en las mismas.

Claudia Avalos, Coordinadora de la Cadena de la Miel, sintetizó que lo anterior se resume en: “Un productor apícola dispuesto al cambio; que esté abierto a implementar nuevas técnicas, metodologías y capacitaciones. Con visión y aspiraciones, con metas bien establecidas, leal y honesto”, dijo.

Los productores de miel sugirieron incluir en la currícula de las ECAS los beneficios adicionales que generan las abejas al medioambiente.

Cacao

La mesa técnica de cacao inició la discusión de su agenda con la selección de los criterios de los productores con los que se va a trabajar en la cadena. Definieron que todo productor de cacao debe poseer al menos 5 manzanas de siembra, tierras adecuadas con alto potencial de crecimiento, con suficiente acceso a fuentes de agua y plena identificación con el subsector.

Para Marcelo Núñez, Especialista Hemisférico en Agronegocios y Comercialización del IICA, más allá del tema de volúmenes de producción y tierras adecuadas, prima el aspecto de la calidad. “El tema de la calidad debe estar totalmente definido, porque se paga por diferenciación: aroma y calidad”, expresó.

Núñez instó a la mesa a tener metas claras, a saber dónde quieren llegar, en términos de material genético, variedades y viveros, a ir más allá del trabajo en las fincas.

Asimismo, por decisión unánime, y en cuanto a identificación de zonas geográficas propicias para la siembra, acordaron solicitar a instituciones como CATIE y Fomilenio algunos estudios.

Igualmente, se insistió sobre el tema de mercado y nichos por explorar.

Frijol

En la mesa de frijol, el tema inicial fue dar a conocer el PAFEP, sus mecanismos y alcances. En este caso, la dinámica recién comienza.

Se socializó a los integrantes una agenda para comenzarla a desarrollar en las siguientes sesiones, que incluye criterios selección productores, selección zonas geográficas, definición de la currícula para Escuelas de Campo, incentivos y propuestas de actores que pueda sumarse al esfuerzo.

Representantes del CENTA y la FAO estuvieron entre los participantes e hicieron mención sobre un proyecto en marcha que están trabajando conjuntamente relacionado con la producción de semilla de frijol. La idea es conocer más del proyecto y crear sinergias o complementariedades de trabajo con el PAFEP.

Un aporte de la mesa fue la determinación que el fortalecimiento técnico debe considerar dos vertientes en la cadena de frijol, por un lado la producción de grano para alimento y por otro la de semilla.

En la próxima reunión, se buscará integrar más actores de la cadena para ir estableciendo acuerdos sobre la agenda.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda