Compartir o Ver en sitio web
16/09/2011#49
 
 
 

Crece impacto de las ECAS

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), en el marco del Programa de Agricultura Familiar para los Encadenamientos Productivos (PAF Cadenas Productivas) han convertido, hasta la fecha, en agentes de innovación a 200 técnicos agrícolas, a través de la formación como facilitadores de la metodología Escuelas de Campo (ECAS).

Para abonar al reimpulso y la transformación del agro en El Salvador, PAF Cadenas Productivas tiene como objetivo contribuir al aumento de la competitividad y fomento de los encadenamientos productivos. Las ECAS, como parte del modelo de intervención, han sido un mecanismo para generar capacidades en técnicos e ingenieros agrícolas. Posteriormente, cada facilitador se encarga de multiplicar el conocimiento y la tecnología a un grupo promedio de 25 agricultores.

Técnicos e ingenieros que forman parte del talento humano de CENTA (con representantes de todo el país), ENA, UCRAPROBEX, ANPRES, ASMUSAM, FUNPROCOOP, FECORACEN, CORDES y otras instituciones han sido capacitados.

El MAG y el IICA habrán completado en el 2011 alrededor de 700 ECAS, lo que significaría 17, 500 agricultores capacitados con esta metodología.

Paralelamente, desde 2010, el IICA ha implementado en conjunto con Chemonics y FOMILENIO otras 700 Escuelas de Campo en la Zona Norte del país. Por lo tanto, al finalizar el corriente año, alrededor de 35 mil productores salvadoreños habrán sido empoderados con la transferencia tecnológica, desarrollo de conocimiento, trabajo asociativo, autoformación para el aprendizaje y liderazgo. De esta forma, se ha mejorado la adopción tecnológica, la proactividad, el desarrollo rural y la organización local.

La difusión de esta metodología en el país ha representado una estratégica y ágil apuesta logrando una renovada actitud hacia el agro.

 

Emprendedurismo para reducir el trabajo infantil

Jesús de la Peña, Asesor Técnico Principal de la Oficina Internacional del Trabajo Infantil de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) visitó, recientemente, la Oficina del IICA para determinar acciones conjuntas en el marco del componente agrícola del Proyecto para la Reducción del Trabajo Infantil.

El funcionario conversó con el Representante del IICA, Gerardo Escudero, con quien exploró posibles sinergias y articulaciones entre ambos organismos.

La oportunidad fue importante para dialogar sobre el amplio marco de acción del Plan de Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), con especial énfasis en el Programa II PAF Cadenas Productivas, acompañado por IICA en el cual se incluye la formación de capacidades empresariales. En ese punto de alta relevancia, se podría crear una línea específica para la formación de jóvenes empresarios agrícolas.

Con esa modalidad, se sembraría parte de la sostenibilidad del legado PAF, perfilándose hacia el futuro del agro salvadoreño, que urge de nuevas generaciones ante el actual envejecimiento de quienes se dedican a ella, con una edad promedio superior a los 50 años.

La propuesta de formación empresarial se podría realizar a través de Escuelas de Campo especiales y orientadas a ese grupo meta. De esa forma, los adolescentes –con sus habilidades, energía y otras características- aprenderían sobre los negocios, el emprendedurismo, el manejo de agroempresas, la aplicación de nuevas tecnologías y el gerenciamiento de su futuro. Eso ampliaría su horizonte de posibilidades, mejoraría su educación no formal y les brindaría capacidades para continuar impulsando su propio desarrollo y el de sus familias en la lucha contra la pobreza.

 

Agrocadenas de FAO armoniza con el PAF

El Programa “Mejora de la seguridad alimentaria mediante el fortalecimiento de agrocadenas seleccionadas con un enfoque empresarial en El Salvador” impulsado por la Cooperación Italiana y la FAO, se unirá al grupo de iniciativas que se desarrollarán paralela y coordinadamente con el Plan de Agricultura Familiar.

La tendencia de las máximas autoridades agrícolas del país es armonizar todos los esfuerzos a la principal política de Estado en pro de la agricultura. Por tanto, el PAF será la sombrilla de todas aquellas acciones coherentes al proceso de reactivación agrícola con cultivos priorizados. Esta lógica radica en la no duplicación de esfuerzos y en evitar la dispersión de resultados, para consolidar impactos.

Con esa modalidad de trabajo, el programa antes citado suma perfectamente con PAF Cadenas Productivas. En ese sentido, José Machado, Coordinador Regional del Proyecto Agrocadenas de la FAO, se aproximó al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y a la Oficina del IICA para descubrir puntos de convergencia, como el fortalecimiento de la comercialización, que en un futuro puede potenciar la consolidación conjunta de la oferta entre los productores beneficiados de ambos programas.

Con los avances de ambas intervenciones en los distintos territorios, otros puntos como la agregación de valor, la productividad, la calidad y el acceso a mercados con volúmenes y el establecimiento de alianzas de comercialización podrán verse más fortalecidos, a diferencia de realizar ejecuciones aisladas o descoordinadas del propósito fundamental del MAG.

A juicio del Representante de FAO, Pedro Pablo Peña, el proyecto vendría a complementar otros esfuerzos con pequeños y medianos productores que se ejecutan, actualmente, en el tema de cadenas agrícolas en el país.

Agrocadenas busca promover el desempeño de cadenas seleccionadas de la agricultura salvadoreña hasta convertirla en un sistema agroalimentario moderno, competitivo y dinámico mediante una estrategia común basada en un mejor acceso a mercados, con el fin último de favorecer la seguridad alimentaria y nutricional de la población.

Este programa está dirigido a 600 productores de frutas y hortalizas nativas con potencial en el mercado étnico y local. Esas cadenas coinciden con las priorizadas previamente por el PAF.

 

Gestión de conocimiento en mesas técnicas

A petición de la Asociación de Productores de Aguacate de El Salvador (PRODAES), la Oficina del IICA en El Salvador solicitó cooperación horizontal a la Oficina en Perú y al Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA) para realizar una videoconferencia que permitiera, a la mesa de frutas, conocer y aprender cómo Perú logró exportar el aguacate Hass al mercado de los Estados Unidos de América.

Expertos del SENASA expusieron los resultados de un estudio donde demostraron que el aguacate Hass no era hospedante de la mosca de la fruta, principal limitante para incursionar en el mercado antes referido.

Mediante este tipo de actividades queda evidenciado que las mesas técnicas promueven la captura de conocimiento técnico, sin fronteras, y abren espacios de intercambio de experiencias exitosas.

Miel

Los integrantes efectuaron un análisis de la cadena y del proceso de definición de la currícula que se desarrollará en las Escuelas de Campo (ECAS) apícolas. Algunos de los ejercicios derivaron en un análisis estratégico sobre el mercado y sobre el formato de negocio que pudiera ser competitivo en un futuro cercano, la identificación de acciones a corto plazo para generan cambios cualitativos y la detección de cuellos de botella.

En las próximas sesiones, se discutirán los contenidos temáticos que los apicultores deben aprender para mejorar el potencial de su negocio.

Hortalizas

La propuesta de temas para elaborar la currícula de las Escuelas de Campo (ECAS) fue el principal punto de discusión en la última sesión de la mesa hortícola. El resultado del diálogo fue una lista muy variada de temas: cómo lograr asociatividad entre productores, manejo biológico de plagas y cultivos, agricultura protegida, diseño de planes de manejo de fincas, protección de suelos, utilización eficiente de insumos y pesticidas.

Por ser muchos los temas de interés para los productores, se acordó ampliar la lista en la próxima sesión programada para el 29 de septiembre. En esa fecha, se espera presentar un mapa de zonas de cultivo, trabajo que será elaborado en conjunto entre el Centro de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) y el IICA.

Cacao

En la mesa de cacao, la discusión se centró en la identificación de zonas geográficas con mayor potencial para el cultivo. Se revisó un estudio realizado por FOMILENIO que identifica como áreas más aptas para cultivar cacao aquellas que se encuentran a una altura por encima de 100 metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, por las experiencias compartidas, se determinó que también deben tomarse en cuenta las zonas costeras, donde ya se han obtenido muy buenos resultados de adaptación.

La definición de la currícula a estudiar en las Escuelas de Campo (ECAS) y los criterios de selección de productores de cacao a ser beneficiados en el Programa PAF Cadenas Productivas serán los puntos a discutir en la próxima sesión.

Lácteos

El tema del uso del fondo de incentivos discutido por la mesa láctea en su última reunión. Partiendo de la idea de que éstos deben utilizarse para resolver cuellos de botella y mejorar el nivel de competitividad de las cadenas, se concluyó que una parte de estos fondos deben aplicarse para establecer una red de frío, con tanques y camiones cisterna.

Invertir en máquinas de ordeño, pipas de recolección, biodigestores y tecnología para sellado y pre sellado del envasado de la leche fueron otras de las propuestas discutidas. Además, se determinó que el mejor mecanismo para la entrega del incentivo es otorgarlo a sociedades o cooperativas de ganaderos de tipo empresarial, que puedan administrarlo adecuadamente y que estén legalmente establecidas.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda