Compartir o Ver en sitio web
13/04/2012#76
 
 
 

Proyecto RedSicta avanza en definir cuellos de botella

   
 
 
 
 

En el proceso de conformación de las redes nacionales de maíz y frijol, el Proyecto RedSicta en coordinación con la Oficina del IICA en El Salvador, organizaron, este día, un taller donde se definieron cuellos de botella o problemas que ameritan soluciones innovadoras o de gestión de conocimiento.

Bajos rendimientos en producción, problemas vinculados a la calidad y a la falta de información y acceso a mercado; así como tópicos relacionados con plagas y enfermedades específicos fueron detectados y priorizados por los asistentes.

Con la sesión de trabajo, se inició la construcción de una estrategia para determinar innovaciones tecnológicas y un plan de gestión de conocimiento de las redes nacionales, lo cual está acorde con el enfoque de la tercera fase del proyecto que busca replicar tecnologías exitosas existentes. Además, este tipo de acciones es armónico con el Plan de Agricultura Familiar (PAF) que también impulsa el desarrollo de la cadena de granos básicos y la innovación agrícola.

En la actividad, participó un amplio grupo de actores claves, entre ellos representantes de organismos internacionales, organizaciones no gubernamentales, funcionarios del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) “Enrique Álvarez Córdova”, empresas y productores de maíz y frijol.

Gerardo Escudero, Representante del IICA en El Salvador, exhortó a los participantes a identificar innovaciones, a circular las tecnologías y el conocimiento entre países para captar respuestas que puedan ser adaptadas y potencien los cultivos de maíz y frijol.

“Este es un vehículo o foro donde debemos identificar innovaciones tecnológicas, especialmente aquellas que estén concluidas y que sean susceptibles de ser compartidas. Armar la red para desplegar el resto de los componentes del proyecto es esencial”, recalcó el Representante.

René Rivera, Coordinador del Proyecto de Innovación Agrícola RedSicta, reforzó la explicación sobre el Proyecto RedSicta, para que nuevos actores entraran en sintonía con los objetivos que se persiguen y pudiesen brindar mayores aportes.

Edmundo Mendoza, Director Ejecutivo del CENTA, reveló que grupos de pequeños productores han desarrollado innovaciones interesantes para el aumento de la producción y el mejoramiento de calidad de vida, los cuales deben ser referentes en el proyecto.

La próxima reunión podría efectuarse en una semana para continuar con la estrategia y la adhesión formal de los interesados a la red y sus procesos.

 

RedSicta es un proyecto regional y tiene como línea central aumentar la rentabilidad de los pequeños productores que participan en las cadenas de maíz y frijol, fortaleciendo procesos nacionales y regionales de innovación tecnológica. Beneficia a los países centroamericanos, incluidos Belice y Panamá. Se lleva a cabo con el auspicio de COSUDE y su ejecución está a cargo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

 

Agricultura con rostro femenino


   
Imágenes de la labor  técnica agrícola de Griseyda Galdámez
Imágenes de la labor técnica agrícola de Griseyda Galdámez
 
 
 
 
   
 
 
 
 

A sus 22 años, Griseyda González es la única mujer que conforma el equipo técnico de agrónomos, por parte del IICA, que asiste a los productores del proyecto Hortofrutícola Chemonics/IICA/FOMILENIO que se desarrolla en la zona norte de Chalatenango. Su vida personal y profesional transcurre, además de las parcelas y con los productores, entre cinco compañeros, todos hombres, en la casa-oficina que rentan en el municipio de El Paraíso.

Es la octava de nueve hijos del matrimonio González Cruz, oriundos del municipio de San Carlos, departamento de Morazán. “Hasta la muerte de mi papá, cuando yo tenía seis años, nos dedicábamos a la producción de frutas y hortalizas como modo de subsistencia. Luego, solo nos quedaron las historias contadas por mi mamá sobre esa época y sobre el deseo de mi papá de tener un hijo agrónomo y un doctor”, cuenta Griseyda. A partir del fallecimiento de su padre, los hijos mayores emigraron hacia Estados Unidos y fueron el sostenimiento de la familia.

Dentro del proyecto Fomilenio, Griseyda tiene a su cargo un total de 78 productores- dentro de los cuales 20 son mujeres -. Están distribuidos en 13 cantones de los municipios de Tejutla, La Reina, Agua Caliente, Nueva Concepción y El Paraíso. Atiende, además, cuatro Centros de Desarrollo Empresarial Demostrativo (CDED) donde induce en temas de comercialización, registros y contabilidad a productores en las zonas de El Coyolito, Agua Caliente, El Jardín y El Salitre, siempre del departamento de Chalatenango.

A bordo de su motocicleta, una Génesis HJ, año 2010, Griseyda recorre entre 75 y 80 kilómetros diarios visitando las parcelas a su cargo, donde realiza un trabajo de “médico agrícola”: revisa, palpa y mide cuidadosamente las plantaciones y brinda consejos necesarios para que se desarrollen adecuadamente; al final del recorrido, entrega una “receta” con las dosis exactas y fechas de aplicación de los abonos recomendados y escribe la fecha de la próxima visita que hará. Pero si se presentara alguna “emergencia”, deja su número para que le llamen.

Para la agrónoma, una visita técnica no solo implica interesarse por los cultivos, sino también por las vidas mismas de los productores. A ellos les gusta que se atiendan sus experiencias agronómicas y hasta sus propias dolencias y alegrías, dice. “Debemos hacerlos sentir útiles e importantes, no debemos imponer nuestra profesión y que sientan que se les llega a cambiar la mentalidad, sino a mejorar su manera de trabajar”, explica.

Griseyda Beatriz González, nació un 8 de diciembre de 1989 y a los 16 años, decidió que sería agrónoma; cumpliría el sueño de su padre, pero en mujer, cuenta entre risas. La noticia no fue del agrado de su familia; aducían que estaba muy joven para irse al otro lado del país, -a la Escuela Nacional de Agronomía (ENA)-; que casi no la iban a ver y que era mujer.

“Siempre estuve segura de mi vocación, así que no tuvieron otra opción que apoyarme. En la escuela, desde el primer momento me sentí familiarizada y por tanto pude sobrellevar desvelos y madrugadas; el trabajo duro en el campo y la lejanía de mi familia”, dice Griseyda.

¿Qué mueve a un joven de esta época a estudiar agronomía? Es una motivación; es algo a nivel de ideal de joven; de querer ayudar a que el país progrese en el agro, a hacerlo diferente.

Las jornadas semanales de Griseyda abarcan los siete días, pues los fines de semana en jornadas completas asiste a la universidad, de la cual, a finales de este año egresa de la carrera de Ingeniería Agronómica. “Son periodos pesados en la vida, pero nosotras somos capaces de sobrellevarlos perfectamente: tenemos la capacidad e inteligencia para ser parte del progreso del país a través de la agricultura.

El amor no le es ajeno a su ocupada agenda profesional; una relación de casi tres años la hace sentir muy feliz y enamorada, según sus palabras. “Buscamos el momento de coincidir dentro de nuestras apretadas actividades. Es que el amor hace cosas grandes en nuestras vidas”.

 

Actores de la cadena acuícola identifican estrategias

   
Miembros de la mesa de proveedores intercambian opiniones durante el Taller de caracterización
Miembros de la mesa de proveedores intercambian opiniones durante el Taller de caracterización
 
 
 
 

Diferentes actores relacionados con la producción, procesamiento y comercialización de la tilapia participaron, el pasado 11 de abril, en el Taller de Caracterización de la cadena productiva de acuicultura, con el objetivo de identificar los principales puntos críticos que frenan la competitividad en el área de comercialización y a partir de ello impulsar y definir estrategias para superarlos.

La dinámica del Taller fue la conformación de tres mesas de trabajo: mesa de producción, de proveedores e institucional, donde sus integrantes concluyeron de manera unánime en la necesidad de que el eslabón institucional coordine esfuerzos para que la acuicultura se vuelva sostenible en el tiempo, cumpla requerimientos medioambientales y sea generadora de ganancias.

Asimismo, coincidieron en la necesidad de contar con aguas de calidad para producir tilapia sana y segura para el consumidor, en el acceso al mercado internacional, el mejoramiento genético de las especies y el factor costo de piensos o alimento para la tilapia.

Otros temas como acceso a créditos, capacitaciones y establecimiento de estatus zoosanitarios; impulso de la acuicultura-turismo, importación y exportación, entre otros, fueron presentados en plenaria, y a partir de los cuales se intercambiaron opiniones.

Para el coordinador de la cadena, Alberto Olivares, la importancia de este tipo de talleres radica en que generan un espacio donde se definen líneas claras y directas hacia dónde se quiere llegar como sector, de manera articulada, dirigiendo esfuerzos y conocimientos. “La idea es que al detectar cuellos de botellas la tarea de transformar la mentalidad empresarial de los productores se vuelve más sencilla a través de la aplicación de las mejores estrategias”, explicó.

Estos resultados, junto con información proveniente de otras fuentes, permitirán generar estrategias y un plan de acción para superar las debilidades encontradas dentro de la cadena. Todo el trabajo se canalizará a través de la Mesa acuícola, que es la unidad técnica que tendrá la responsabilidad de impulsar las acciones pertinentes.

 

Opciones financieras para el sector agropecuario

   
Oscar Servando, Gerente Comercial de BANDESAL durante sesión informativa con equipo PAF MAG/IICA
Oscar Servando, Gerente Comercial de BANDESAL durante sesión informativa con equipo PAF MAG/IICA
 
 
 
 

Miembros del equipo técnico PAF MAG/IICA, del Programa PAF Cadenas Productivas, participaron, el 12 de abril, en una sesión informativa con representantes del Banco de Desarrollo de El Salvador (BANDESAL) y del Banco de Fomento Agropecuario (BFA) para conocer las opciones crediticias y financieras que ofrecen ambas instituciones.

La sesión se realizó en el Centro de Liderazgo y Capacitación del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) e involucró a los coordinadores de cadenas y los equipos de comercialización, desarrollo empresarial, agronegocios y marketing.

“El objetivo de este acercamiento es que el equipo de PAF Cadenas Productivas reciba toda la información necesaria sobre los servicios de las instituciones bancarias que nos acompañan, para divulgar, luego, esta información hacia todos los actores productivos, en todas las cadenas y en todos los territorios”, indicó Gerardo Escudero, Representante de IICA en El Salvador.

BANDESAL, según manifestó Oscar Servando, Gerente Comercial, enfoca su labor específicamente en el financiamiento de proyectos productivos que sean desarrollados –y que tengan un impacto- en el territorio nacional. Las líneas de financiamiento para apoyar al sector agropecuario y agroindustrial, sus condiciones, plazos y periodos de gracia fueron ampliamente descritos por el Gerente.

Proveer recursos para la formación de capital, la agricultura intensiva y protegida, inversión en fincas cafetaleras y el fomento a la agricultura familiar, es parte de la oferta comercial de BANDESAL.

Por su parte, Edwin Najarro, Analista de Créditos del Banco de Fomento Agropecuario (BFA), proporcionó una descripción detallada sobre las líneas de crédito disponibles para el cultivo de granos básicos, frutales, hortalizas, caña de azúcar, mantenimiento y recolección de café, compra de inmuebles con fines productivos, adquisición de ganado lechero, entre otras.

Al finalizar ambas intervenciones, los presentes plantearon la posibilidad organizar sesiones entre las instituciones bancarias y grupos de productores de las diferentes cadenas, con el fin de que éstos conozcan, de primera mano, las diferentes opciones crediticias y puedan evaluar la oferta que más adecuada, según las necesidades de su emprendimiento productivo. Los representantes de BANDESAL y el BFA se mostraron en total disposición para este proceso.

 

Innovación, una necesidad global

La Red de Gestión de la Innovación en el Sector Agroalimentario (Red INNOVAGRO), llevó a cabo, el pasado 10 de abril, la segunda videoconferencia del año denominada “Políticas de Innovación vinculadas a la Seguridad Alimentaria en América Latina” en la que participaron más de 60 instituciones –centros de investigación, universidades y organismos relacionados con la agricultura y el sector alimentario- de 16 países miembros de la Red.

La conferencia fue impartida por el Director General del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Víctor Villalobos.

“¿Innovar en qué? -reflexionó Villalobos- Innovar para incrementar la productividad, para hacer una agricultura más sustentable y es ahí hacia donde debemos orientar los esfuerzos de innovación en nuestros países”.

Según expuso, las crisis económicas, la volatilidad de precios, inestabilidades políticas, desastres naturales y el cambio climático son factores que desestabilizan la seguridad alimentaria y nutricional. Por tanto, la apuesta debe ser una agricultura que sea más competitiva -en la medida que garantice alimentos en cantidad y calidad para todos- y sustentable, a partir de un uso adecuado de los recursos naturales.

Para enfrentar estos retos, la innovación se vuelve una necesidad global. El nuevo desafío tecnológico agrícola –plantea el Director del IICA- se orienta, entonces, a producir más, diversos y mejores alimentos y productos no alimentarios, a través del incremento en la producción, pero tomando medidas como: reducción de los gases de efecto invernadero con implementación de buenas prácticas agrícolas, un uso más eficiente del agua, ocupar la menos superficie de la tierra posible (para año 2025, una hectárea productiva de tierra deberá alimentar a 5 personas, según estimaciones del Banco Mundial) y estimulando mecanismos de controles biológicos, entre otras medidas.

Por otra parte, Villalobos también destacó que “hay una pérdida y desperdicio impresionante de los alimentos que debe ser tema de atención particular dentro del bagaje de tecnología y productos de innovación que deben estar orientados a garantizar la seguridad alimentaria”. Según estimaciones, una tercera parte de los alimentos para consumo humano se pierde (1,300 millones de toneladas al año); ante esto “la innovación puede incidir desde la genética de la semilla hasta el plato del consumidor”, a través de prácticas de producción más eficientes y mejorando los sistemas de manejo, almacenamiento y distribución de las cosechas.

Al finalizar la ponencia, panelistas realizaron sus consideraciones sobre la misma. Como principal conclusión, se destacó a la innovación como un pilar fundamental para la seguridad alimentaria. Sin embargo, para que esta innovación sea efectiva es necesario trasladarla a los pequeños productores a través de sistemas de extensionismo eficientes y un trabajo coordinado –a nivel nacional, regional y global- entre todas las instituciones involucradas en el tema, como los Gobiernos, entidades públicas, privadas y organismos internacionales.

Estos aportes fueron brindados por Mariano Ruíz Funes, Subsecretario de Agricultura de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), de México; Nuria Urquía, Representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) en México; Gino Buzzetti, Representante del IICA en México y Mauricio Lastra, Presidente de la Coordinadora Nacional de las Fundaciones Produce (COFRUPO).

 

Modernización del Sistema de Información de Mercados Agrícolas

La semana entrante, a iniciativa del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), el especialista en Agronegocios y Comercialización de la Oficina del IICA en Miami, Frank Lam, realizará una visita a El Salvador con el objetivo de proporcionar cooperación técnica en relación a la propuesta de modernización del Sistema de Información de Mercados Agrícolas (SIMA), elaborada por la Dirección General de Economía Agropecuaria (DGEA) del MAG.

La agenda de trabajo, del 17 al 20 de abril, incluirá una serie de sesiones con funcionarios de la DGEA, personal del Área de Investigación de precios de mercado y de la División de Estadísticas Agropecuarias –todas dependencias del MAG- participarán especialistas del IICA. También, se han calendarizado visitas al mercado mayorista “La Tiendona” y a la plaza de granos básicos “Calle Gerardo Barrios”, ambos lugares de la capital.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Flores
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda