Compartir o Ver en sitio web
28/09/2012#99
 
 
 

Aprendizaje para asociar: café y turismo

   
 
 
 
 

Una comitiva integrada por nueve caficultores y miembros de una empresa exportadora, que en su conjunto representan a más de 900 caficultores nacionales,–atendidas por el PAF Cadenas Productivas- realizaron, esta semana, una gira técnica por Costa Rica, con el objetivo de conocer experiencias exitosas en el manejo integral de la cadena agroproductiva del café y fortalecer sus conocimientos en el tema agroturístico, como un canal de comercialización y promoción de imagen en el mercado del café.

El recorrido por tres fincas cafetaleras, ubicadas en Heredia y Alajuela, permitió a los participantes visitar plantaciones en las que se emplean prácticas de cultivo sostenible, observación de procesos desde la recolección del almácigo hasta recolección del grano maduro, tostado de café y de beneficiado. Al mismo tiempo, la agenda incluyó demostraciones de catado y técnicas de barismo y la visita al beneficio húmedo más antiguo de Costa Rica.

El diálogo con los anfitriones de las distintas estaciones de la gira permitió la socialización de buenas experiencias, métodos tradicionales de cultivo del grano y conocer sobre la importancia del café en la evolución económica de Costa Rica.

De esta manera, durante los tres días de duración de la gira, el aprendizaje de los participantes giró en torno al manejo agronómico del café, transformación, pos cosecha, tipos de empaque y estrategias de comercialización y agroturismo, conocimientos que permitirán fortalecer sus capacidades técnicas y gerenciales en el manejo de sus fincas, aumentar la productividad, mejorar la calidad de sus productos y obtener nuevas visiones sobre el acceso sostenible a los mercados.

Incorporar los conocimientos generados a través de esta experiencia en los planes estratégicos de sus respectivas organizaciones y Centros de Acopio y Servicios (CAS) ha sido uno de los compromisos adquiridos por los participantes.

“Luego del recorrido, si se trae una visión diferente, nosotros ya descubrimos que en el casco de la finca de la cooperativa podemos – en un cierto tiempo – darle curso a un proyecto turístico”, comentó José Balmore Landaverde, Vicepresidente de la Cooperativa El Refugio.

A través de giras internacionales, el Programa PAF Cadenas Productivas, promueve el intercambio de experiencias, con el fin de que los productores amplíen sus conocimientos, aprendan nuevas tecnologías e innovaciones que puedan ser replicadas en sus respectivas actividades productivas.

 

Análisis de modelo sincrético de innovación

   
Manuel Mirana, Especialista Hemisférico en Extensión Agrícola del IICA, comparte resultados de gira por iniciativas productivas
Manuel Mirana, Especialista Hemisférico en Extensión Agrícola del IICA, comparte resultados de gira por iniciativas productivas
 
 
 
 

Con el objetivo de sistematizar la experiencia del Programa de Agricultura Familiar (PAF), impulsado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), en lo referente al PAF Cadenas Productivas, desde la perspectiva del modelo sincrético de innovación implementado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Especialista Hemisférico en Extensión Agrícola de la Sede Central, Manuel Miranda, realizó un recorrido de varios días por diferentes iniciativas atendidas por el PAF Cadenas Productivas en todo el territorio.

Miranda sostuvo un acercamiento directo y vivencial con los productores, actores claves del proceso, lo cual le permitió conocer directamente el cambio actitudinal y la transformación tecnológica que se ha generado el Programa a lo largo de su implementación; asimismo, realizó encuentros con el personal técnico y directivo de las cadenas.

La jornada de visitas e interrelación con los protagonistas del PAF Cadenas Productivas permitió conocer la evolución del trabajo realizado en las áreas de comercialización, emprendedurismo, fortalecimiento institucional, así como en buenas prácticas, inocuidad, manejo higiénico de los alimentos y negociación, entre otros.

La consolidación de la información generada a partir de este ejercicio servirá de base para países como Haití, República Dominicana, Guatemala, Honduras y Belice que están interesados en replicar el modelo con sus propios productores. “La implementación de este programa en El Salvador es la máxima expresión de la innovación en aspectos de intervención”, explica Miranda.

El producto final del trabajo de sistematización incorporará los diferentes enfoques con los que hoy día el IICA desarrolla su cooperación técnica para hacer frente a los desafíos y retos de la agricultura.

 

La lupa puesta en las buenas experiencias

   
 
 
 
 

Con el fin de definir, evaluar y dirigir acciones que aseguren el cumplimiento de los objetivos del Proyecto RedSicta, y plantear ajustes en los planes de trabajo para implementarlos de una manera eficiente en el plazo que resta del proyecto, se realizó, del 17 al 18 de septiembre, una actividad de monitoreo y evaluación de medio término del desarrollo del Proyecto en la región centroamericana, por parte de Ramiro Ortiz, consultor guatemalteco de RedSicta.

A través de entrevistas puntuales e intercambios de información con los actores clave de la ejecución y los beneficiarios directos del proyecto, y visitas a campo, el consultor pudo conocer los avances que en los primeros seis meses de 2012 ha tenido el Proyecto en El Salvador.

Como acción puntual, se realizó una evaluación sobre el papel del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) en la conformación de la Red de Innovación Tecnológica, la institucionalización del consorcio de actores en la consolidación de su operación y sobre la implementación del plan de trabajo del Proyecto, acciones que permitieron evaluar y detectar los principales cuellos de botella que impiden el proceso e intercambiar y proyectar posibles acciones para superar las problemáticas operativas.

Ortiz, acompañado por el enlace y punto focal del Proyecto RedSicta visitaron diferentes parcelas y Centros de Desarrollo Productivo (CDP) del PAF Cadenas Productivas MAG/CENTA/IICA en el occidente del país donde se están implementando tecnologías innovadoras, como el uso de inoculante en semilla de frijol. “Las actividades que RedSicta está desarrollando en El Salvador tienen que estar de alguna manera complementando y apoyando los esfuerzos del Plan de Agricultura Familiar, pues ambos proyectos comparten una orientación hacia la innovación; por tanto es razonable sumar esfuerzos y no trabajar iniciativas diferentes”, expresó el consultor.

Los insumos recabados a partir de esta visita, así como de las evaluaciones similares realizadas en los otros países de la región donde opera el Proyecto, serán utilizados para regionalizar las buenas experiencias en la ejecución del mismo y tomar decisiones para impulsar el alcance de las metas propuestas.

La tercera fase del Proyecto RedSicta se ejecuta actualmente con el apoyo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), y su vigencia es de enero 2011 a diciembre 2013. Durante esta fase se apoya y propicia la creación de Redes Nacionales de Innovación en Belice, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y El Salvador, con el fin de mejorar la condición de vida de los pequeños agricultores de maíz y frijol a través de facilitarles tecnologías innovadoras a lo largo de las cadenas productivas.

 

Trabajando por un sueño apícola

   
Jorge Martínez productor apícola, socio de ACAPILL
Jorge Martínez productor apícola, socio de ACAPILL
 
 
 
 

Jorge Martínez se considera un hombre afortunado, con visión de la vida y mucho entusiasmo. Así se define a sí mismo. Es una persona amena y de fácil expresión cuando narra el sinfín de anécdotas y experiencias de su vida. Le brillan los ojos, sonríe disimuladamente, como si ya todo lo tuviera calculado y todo lo que se propuso lo hubiera logrado.

Sus deseos de no depender de nadie y de cumplir su consigna “en vez de que a uno lo manden, prefiero yo mandar” lo llevaron a renunciar a varios trabajos en El Salvador y buscar oportunidades en Long Island, Nueva York, desde donde tejió todo su proyecto apícola.

Ahora, Jorge funge como representante legal y presidente de la Asociación Cooperativa de Apicultores de La Libertad (ACAPILL), cargo que le fue otorgado por la Junta Directiva para tres años, desde octubre de 2011; “Mi objetivo dentro de la Asociación es llevarla cada vez más alto a la búsqueda de nuevos mercados”.

“La fiebre del sueño americano estaba de moda cuando decidí irme”, cuenta Jorge. Ya tenía a mis cuatro hijos y trabajaba de manera rústica en las colmenas, “Me iba para los montes y aplaudiendo y golpeando los panales llamaba a las abejas; las metía en cajones que yo mismo fabricaba rústicamente, sin aplicar ninguna norma, con madera de pino y aguacate, y las vendía”.

Sin embargo, las paredes, el techo de su casa de adobe y láminas se debilitaban poco a poco, pues no alcanzaban a alimentarse de sus ganancias, “solo para irla medio pasando ganaba” cuenta Jorge. Mientras, sus hijos demandaban educación y salud. “Juntaba hasta ocho colmenas y las vendía, me quedaba solo con la mitad; y ese era mi ritmo de vida”. Cuenta que logró juntar 43 colmenas y sacaba una buena producción; pero “el deseo de irme para el norte pesó más”.

Vendí las 43 colmenas a la niña Julia; me dio $1,509 dólares por ellas. De eso, $409 “nos lo comimos”; $300 le dejé a mi señora y con $800 “agarré camino para Nueva York”.

_¿Qué quién me esperaba? ¡Nadie! Ni tíos, ni hermanos, ningún familiar. Iba a aventurarme. Nada de hablar inglés… ¡ni en sueños!.

Pero la suerte y la fortuna siempre lo han acompañado; y luego de 35 días de camino, 16 de ellos viajando en los techos de los trenes y atravesando ríos, llegó a su destino. La ley de amnistía o ley NACARA hacia salvadoreños, nicaragüenses y cubanos permitió que Jorge transitara, al menos durante un mes, sin dificultad por todo Long Island, estadía que se convirtió en cuatro años. Pintando casas, arreglando jardines y luego lavando platos en un restaurante a tiempo completo, Jorge lograba su manutención y la de su familia en El Salvador, además de la compra y mantenimiento de las colmenas.

“Una noche recibí la llamada de mi hijo mayor diciéndome que un señor vendía 50 colmenas y que quería comprarlas “costaban $2,000 dólares y los mandé. Así, poco a poco fuimos comprando hasta juntar 208 colmenas”.

Su relación con ACAPILL se remonta desde 1989, donde comercializaba la miel que producía en sus 8 colmenas; “Siempre la Cooperativa me dio la oportunidad de venderles mi miel, nunca me rechazaron y esa visión me quedó grabada en la mente; debemos acoger al pequeño productor, porque de todos necesitamos”.

Con sus colmenas establecidas, “ya tenía trabajo seguro; no iba a regresar a lo mismo, además tenía que operarme un ojo”. A su regreso, él y su familia se dedicaron por completo a la apicultura de donde han obtenido grandes ganancias y estabilidad económica; por otro lado, la relación con ACAPILL le ha acarreado retos profesionales y satisfacciones personales.

Actualmente, Jorge, al igual que todos los miembros de ACAPILL, es poseedor de muchísimo conocimiento sobre apicultura, conoce sobre temas de seguridad industrial, manejo higiénico de los alimentos, buenas prácticas apícolas, sobre inocuidad, así como de negocios y comercialización, que han sido transmitidos por el equipo PAF MAG/CENTA del PAF Cadenas Productivas a través de asistencia técnica directa y que les ha permitido el aumento de la producción de miel de alta calidad.

La miel de ACAPILL ha sido calificada como Miel Grado A, por parte de la empresa Deustche Honig Import GmbH & Co. KG, principal compradora de la miel de la Asociación. La máxima calificación fue otorgada gracias al nivel de confiabilidad, integridad y pureza del producto entregado y por su gestión a nivel empresarial. Durante la cosecha noviembre-mayo de 2011, ACAPILL exportó 10,500 quintales de miel, generando divisas por más de $1 millón de dólares, donde cada uno de los socios percibe utilidades hasta por $25 mil dólares.

Las proyecciones a futuro de Jorge son grandes, su meta para el próximo año es llegar a poseer 600 colmenas y cada vez aumentar; piensa heredarlas a sus hijos y nietos, junto al conocimiento técnico adquirido a través del PAF Cadenas Productivas. “Quiero heredarles el regalo completo”, finaliza.

 

Cacao salvadoreño continúa despertando interés internacional

   
 
 
 
 

El cacao fino de aroma de El Salvador es un cultivo con orígenes precolombinos. Su importancia agrícola, histórica, cultural y ambiental y su amplio potencial para convertirse en un producto competitivo – tanto en el mercado nacional, como en el internacional – ha despertado el interés de la Fundación Warren Buffett.

En el mes de octubre, representantes de dicha Fundación realizarán una visita al país para conocer experiencias productivas de cacao en la zona occidental, dialogar con productores y continuar los acercamientos con autoridades ministeriales para la evaluación de posibles apoyos relacionados con el cultivo.

La Fundación Warren Buffett, de origen americano, es una entidad sin fines de lucro, que orienta sus esfuerzos al apoyo de diversas obras sociales a nivel mundial.

 
Si desea más información o quiere compartir comentarios o sugerencias, escriba al correo cindy.hernandez@iica.int
Comité Editorial
Dr. Gerardo Escudero
Cindy Hernández
Elba Márquez
Claudia Gaitán
Luis Flores
 
Suscríbase Contáctenos www.iica.int
© IICA Oficina El Salvador promueve el uso justo de este documento.
Se solicita que sea citado apropiadamente cuando corresponda